El Pelotero Latinoamericano en la Historia de los Estados Unidos

Clemente Sanguillen Pittsburgh

A mitad en el calendario del 2020 la infinidad de adjetivos que definen el año en curso son inacabables. El COVID 19 sumado a los sucesos actuales en los Estados Unidos ha tomado una linea en la historia que no tiene dirección alguna y luz que está bien, bien distante.

Al presente hay gran diversidad de opiniones y muchos olvidan que alrededor del 20 por ciento de la nación es hispana o latina o como usted le desee o quiera llamar. Sea por nacimiento o ascendencia por inmigración cuanto venimos desde hace mucho tiempo pregonando el poder de sobre 60 millones en los USA. 

Cuando se examina a detalle la crónica de los Estados Unidos no tara el tema del béisbol. Como que se le llama todavía hoy “The National Pastime”. Ty Cobb, Babe Ruth, Joe DiMaggio, Jackie Robinson, Mickey Mantle, Lou Gehrig, Willie Mays, Ted Williams, Hank Aaron, Reggie Jackson, Cal Ripken Jr. son parte de la autobiografía de la nación fundada en sus anhelos en 1776 y realidad en 1789.

Cada cual con la historia de Esteban Bellán, Rafael Almeida y Armando Marsans. Que super temporada la del lanzador Adolfo Luque en 1923 con los Rojos de Cincinnati pero cuando se habla de la historia del béisbol mayor la primera gran referencia latinoamericana que se inscribió para la posteridad fue la atrapada de Sandy Amoros.

Si alguien ha olvidado su legado fue una super en la sexta entrada de un batazo de Yogi Berra en el séptimo juego de la Serie Mundial de 1955 que cambió el juego y fue clave para que los “Bums” de Brooklyn ganaran el campeonato mundial ante su nemesis los Yankees de Nueva York.

Para esas fechas, Amoros puso finalmente a los latinos con una simple jugada en el mapa nacional del béisbol aunque en Chicago un señor llamado Minnie Miñoso venia poniendo pauta en la franela de los Medias Blancas desde principios de la década de los 50’. Quien sabe otras circunstancias pero Miñoso debió ser el primer seleccionado en la historia de las mayores en haber sido Novato del Año y Jugador Más Valioso. Muchos concuerdan en el presente debió ser reconocido como la primera estrella latinoamericana.

Si vamos a los libros de historia de los Estados Unidos no es hasta Roberto Clemente que el latinoamericano finalmente se labro hasta el presente. Más allá del diamante de juego el llamado “The Great One” no se quedó callado. Fue vocal en todos los sentidos y habló de infinidad de temas sociales en una década que no era una nada de fácil. Fue oral del ser latinoamericano no solo en el béisbol sino en el diario vivir en los Estados Unidos. Tal como siempre nos ha recalcado su hermano Manny Sanguillén que en todos los sentidos de la vida Clemente fue la puerta de los latinos a la nación estadounidense.

Clemente nadie olvide que no importando fue campeón bate en cuatro ocasiones y el primer latino en ser seleccionado Jugador Más Valioso en la Liga Nacional en la década de los 60′ no fue hasta su heroísmo en la Serie Mundial de 1971 que se le reconoció finalmente como la luminaria que era. El resto es historia.

Desde Clemente tomó tiempo de no verse en el béisbol mayor una afición verdadera hacia un latinoamericano hasta que llegó la “Fernandomanía”. En 1981 un joven llamado Fernando Valenzuela tomó riendas desde la lomita de los suspiros en el uniforme de los Dodgers de Los Angeles y puso una vez más en la palestra el ser latinoamericano más allá con su propia historia.

Ese 1981 Valenzuela acogió una nación entera. Fue abridor del Juego de Estrellas de ese año, ganó todos sus partidos de post-temporada que sus Dodgers fueron los campeones mundiales y a nivel individual fue el ganador del Premio Cy Young y Novato del año de la Liga Nacional.

En las décadas de los 80’ y 90’ muchos nombres podemos mentar. Nombres que en tiempo en especifico cautivaban a todos los “fans” entre otros José Canseco, Roberto Alomar, Liván Hernández, Juan González  y muchos otros que tuvieron grandes momentos en partidos de las estrellas y series mundiales pero ciertamente no fue hasta 1998 que Sammy Sosa paralizó a todos los Estados Unidos. Su guerrilla de cuadrangulares contra Mark McGwire. “Slammin’ Sammy” más allá de los “friendly confines” del Wrigley Field de los Cachorros de Chicago era el a seguir por una nación entera. Puede que no habló tanto como Clemente pero su trabajo social e imagen con una bandera estadounidense justo después de los sucesos del 11 de Septiembre nunca ha sido olvidada.

Para esas mismas fechas otro que se asentó en la historia de los Estados Unidos no importando los uniformes vestidos lo fue Pedro Martínez. Cierto, en momentos controversial y hablador en temas sociales cuando lo tenia que ser pero hasta todavía hoy en debates muchos entendidos lo dan en la lista de uno de los lanzadores más dominantes en toda la historia del béisbol organizado y hasta en la Galería Nacional en Washington DC esta su retrato junto a Roberto Clemente.

En el 2013 más allá del guante y el bate se realzaron en términos de historia de los Estados Unidos tres figuras Mariano Rivera, David Ortíz y José Fernández. 

La historia de Mariano Rivera más allá de su figura dominante salvadora de los Bombarderos del Bronx es una de alteza de la figura del latinoamericano desde su llegada de Panamá a suelo newyorquino.

“Big Papi” Ortiz más allá de su bate su trabajo social y el nunca olvidado su “Boston Strong” definió el palenque latinoamericano en la nación. Ortíz tiempo atrás conversando dejo saber que aprendió de su ídolo Roberto Clemente dos cosas. Que cuando un pelotero llega al nuevo terruño americano del norte es parte de los Estados Unidos y nunca olvidar que primero es su gente y su pueblo.

José Fernández más allá de sus Marlins trascendió la frontera de Miami de tal forma que tres años más tarde no hubo quien no tiro su lagrima cuando su trágica muerte. En su corta carrera demostró similar que su gente primero. No había actividad social para la comunidad que siempre estaba presente.

Que cosas ese 2013 Mariano Rivera cerró su carrera como Regreso del Año de la Liga Americana; David Ortiz fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de sus campeones Medias Rojas de Boston y José Fernández fue seleccionado como Novato del Año de la Liga Nacional. Quien diría que Fernández era el primer lanzador latinoamericano en ser honrado con tal galardón de novel del año en su circuito desde que lo obtuvo Fernando Valenzuela.

Hoy es hoy y podemos contender como futuros al Salón de la Fama los nombres de Albert Pujols y Miguel Cabrera. No se puede disputar que hay querendones latinos en sus ciudades donde juegan entre otros Ronald Acuña Jr., José Altuve, Yadier Molina y Juan Soto. No hay duda que como “rock stars” no importa donde van lo son Javier Báez y Francisco Lindor como Aaron Judge y Mike Trout en las Grandes Ligas. No obstante, ser alguien de nivel histórico tiene sus responsabilidades.

Trascender en la historia de un país no es fácil. Menos en tierra foránea. Más allá del terreno del béisbol dejar huellas permanentes e imborrables que nunca serán olvidadas.

Nadie ha dicho que les fue fácil pero cuando se demuestra sin colores que hijos de Cuba, Puerto Rico, México, Panamá y República Dominicana pueden en tierra de los Estados Unidos eso es poder. Poder que hay que seguir cosechando y manteniéndolo y así al latino no se le para al frente nadie. Mejores días tienen que venir y así es la historia. El tiempo dirá.

2 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s