Category: Felo Ramirez

Felo Ramirez: Voz de America Latina del Beisbol Grandes Ligas

tony-y-felo-2-3

Como él lo quería ! Tal como describió con una frase el hit 3,000 de Roberto Clemente hace 45 años atrás, Felo Ramírez ha realizado su vida sin pare alguno detrás de un micrófono llegando a diferentes generaciones de fans del deporte del guante y el bate a través de los Estados Unidos y América Latina y hoy por circunstancias de salud todos lo tienen en su corazón.

Mucho antes que se le conociera con su enunciado ‘Y…están ganando los Marlins !’ muchos ya conocíamos al que simplemente lo conocemos como Felo.

Para los asiduos de la franquicia de los Marlins ha sido la voz en español desde su nacimiento en 1993 y ha sido voz de sus campeonatos en 1997 y el 2003; cinco partidos de cero carreras- cero hit (Al Leiter, Kevin Brown, A.J. Burnett, Aníbal Sánchez y Henderson Alvarez); el hit número 3,000 de Ichiro y otro sín número de grandes momentos pero para los que no conocen al natural de Bayamo de Cuba ese “viejito” de hoy 93 años de edad tiene más historias beisboleras de las que nadie se imagina.

Rafael Ramírez comenzó en la brega narrativa trabajando todos los juegos en el estadio de su pueblo natal conocido como “La Lechera” con un amplificador dentro el parque y su estilo gusto tanto que su nombre comenzó a conocerse a través de su tierra. En 1945 el sueño de su padre de que fuese abogado se fue como un jonrón.

Ese año en su segunda audición para Radio Salas convenció a tantos que se ganó su primer trabajo de play by play y esa misma primera campaña detrás del micrófono le ganó ser el Narrador del Año de la Asociación de la Crónica Radial e Impresa de Cuba. Más adelante trabajó con otros grandes de la crónica de su tiempo en Radio Coco y después en la CNC y la CMQ antes de llegar la revolución

En 1961 cambió su vida al tener que irse de su patria tomando ruta primero a Venezuela y después se estableció en Puerto Rico. En ambos terruños dejó su huella con los Navegantes del Magallanes en la pelota vinotinto y en la Isla del Encanto en el béisbol en especial con los Senadores de San Juan, Cangrejeros de Santurce y Criollos de Caguas. En Puerto Rico también se le conocido por su trabajo en el boxeo local y hasta participación en Juegos Panamericanos y Olímpicos. En ambas tierras pertenece hoy a sus salones de la fama del deporte.

En el béisbol caribeño también tiene en su resumé dos temporadas en Nicaragua; invitaciones realizadas en República Dominicana y Series del Caribe pero en el norte estadounidense se le conocía mucho antes que fuese la voz de los hoy de Miami.

Desde 1950, Felo fue voz del Juego de la Semana de las Grandes Ligas transmitiendo una infinidad de partidos de las mayores y estuvo en más de 30 Series Mundiales pero siempre el ha sido claro que sus tres momentos más inolvidables en su carrera fueron el narrar el partido perfecto lanzado por Don Larsen en la Serie Mundial de 1956; el indiscutible número 3,000 de Roberto Clemente y el cuadrangular 715 de Hank Aaron.
Todas las grabaciones originales al presente están en Cooperstown.

Más que sus legendarias narradas, su gran momento le llegó en Agosto del 2001 cuando la Asociación de Escritores de América le confirió el Premio Ford C. Frick para que finalmente su carrera fuera recompensada e inmortalizada en el Salón de la Fama del Béisbol.

Felo fue de los que me dió de esas primera oportunidad en radio en la década en los 80’,(sin olvidar a Luis Rodríguez Mayoral) en la versión boricua de aquel entonces de la Nueva Cabalgata Gillette y Palco de Prensa con su siempre partner René Molina, Raí García y Eduardo Valero en en la antigua AM-81 en Puerto Rico. Más incluirme en su equipo de trabajo de radio y televisión en la Liga Profesional de Béisbol de Puerto Rico. Varios años de esos destinos de la vida después nos re-encontramos trabajando juntos para los Marlins de Florida y sin entrar en lo sentimental el resto es historia.

Felo bien se reconoce por su “se va elevando… se va elevando… y la bola, se llevó la cerca” y muchos esperamos podamos disfrutar ese estribillo una vez más. Muchos como este que escribe esta columna espera que este por más tiempo con nosotros porque tal como dijo su buen amigo Buck Canel en la vida “no se vayan que esto se pone bueno”.