Category: Roberto Alomar

Roberto Alomar: Un Verdadero Salon de la Fama Por Su Puerto Rico

Roberto Alomar 1992

Hace cuatro décadas atrás en una entrega para la Revista Sábado Deportivo del diario El Vocero de Puerto Rico envíe una columna sobre Roberto Alomar con título De Roberto a Roberto. En mi memoria el editor Don Rai García (QEPD) su mayor cuestionamiento fue el título no la columna. Después de mi firme respuesta así se publicó. De un comenzar profesional como Criollo de Caguas y un Padre de San Diego a hoy Salón de la Fama del Béisbol los triunfos de Roberto Alomar son largos y tendidos. Ahora su nueva ventura es propietario de una franquicia en la Liga de Profesional de Puerto Rico. Seguramente de lo que le hemos conocido tiene bien puesta su vista en la bola. En una franquicia triunfante.

Para muchos en su Isla del Encanto puede que tomó de sorpresa a muchos la apuesta de su conjunto RA12 que será realidad esta campaña 2020-2021 pero pocos parece que no conocían de su PR 12 que celebró los pasados dos años en la ciudad de San Juan. El año pasado en el diamante del Estadio Hiram Bithorn en equipos identificados por colores vimos sobre 140 jóvenes tener la oportunidad de enseñar sus habilidades a escuchas de las mayores que una gran mayoría eran desconocidos por cualesquiera razón. Más allá la idea de Roberto era proyectar el enorme talento beisbolero que hay presente en la isla.

Roberto Alomar cuando llegó al béisbol grande corrió diferente suerte. “Robbie” era de sangre de familia beisbolera e hijo de uno de mejores de Borinquén, Santos Alomar, padre. Un año antes de su firma como “pro” su hermano Santitos había sido estampado por los Padres de San Diego. Y su llegada fue con muy diferente fortuna a hoy día. Más allá de su enorme talento, los puertorriqueños no estaban sujetos al sorteo de novatos y viajando a 1985 recordamos cuando Roberto se convirtió en el boricua en recibir el mayor bono hablando en dólares por rubricar su firma con la organización de San Diego. Bien recordamos parte de la historia como fue cuando trabajamos con los Marlins de Florida con un señor llamado Jack McKeon.

En travesía al tiempo por cosas de la vida trabajando para USA TODAY fue que realmente comenzamos a seguir a Roberto. Buen consejo recibí de una persona de mucho de mi respeto que Roberto tenia una pared para protegerse propiamente pero que era gran persona. Muy cierto. En aquel entonces mucha de la atención entre boricuas era para Bobby Bonilla y Rubén Sierra pero desde su llegada a las huestes de Toronto era hombre caballero a seguir.

Alomar sabiamos que vivía en el propio SkyDome (hoy Rogers Centre) pero su oficina era en el terreno de juego. Desde su llegada en 1991 comenzamos a seguirlo de cerca en la franela de los Azulejos y en tres temporadas en un abrir y cerrar de ojos se convirtió en una super estrella. Fue en ese 1991 que empezaron sus Guantes de Oro, Bate de Plata, reconocimientos y honores. Vale no fallar a la memoria que fue en ese entre el 91’ al 93’ que llegó en tres temporadas consecutivamente sexto en la votación para Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Fue en dos de sus cinco campañas con Toronto que llegó a sus únicas apariciones en Serie Mundial que por cierto fueron de campeonato mundial. La menos olvidada es la de 1992 año que llegó al Clásico de Otoño como Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Por cierto era el primer puertorriqueño en aquel entonces en obtener tal distinción en serie de campeonato.

El tiempo transcurrió y con el pasar de los calendarios le vimos triunfar con los Orioles de Baltimore y los Indios de Cleveland. Su mayor honor en esos años fue Jugador Más Valioso en 1998 del Juego de Estrellas y en dos ocasiones con los del “Chief Wahoo” estuvo muy cercano en votos para Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

En el 2005 la esperanza de muchos era un año más con los Devil Rays de Tampa Bay. Alomar estaba a 276 hits del número mágico de 3,000 pero un 19 de Marzo dejo saber que su espalda, piernas y sus ojos no eran lo mismo y no iba más. Así dejo saber en St. Petersburg un 19 de marzo que su carrera era final.

Alomar tapiaba su carrera con .300 de promedio de bateo, 2,724 indiscutibles, 504 dobles, 210 cuadrangulares,1,134 carreras remolcadas y 474 bases estafadas. Fue al Juego de Estrellas en 12 ocasiones y obtuvo 10 Guantes de Oro y cuatro Bate de Plata.

Hoy es hoy, Alomar es uno de cinco boricuas inmortales en el Salón de la Fama en Cooperstown. Es también miembro del Salón de Excelencia de la Fama de los Azulejos de Toronto, el Salón de la Fama del Béisbol de Canadá, el Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño y el Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe. Su número 12 esta retirado para la eternidad por los Azulejos de Toronto.

En su Borinquén donde ahora es dueño de equipo jugó en 13 temporadas siendo todo una estrella en las Grandes Ligas. En vuelo rápido por los calendarios sus tres más recordadas son con los Senadores de San Juan. En la campaña 1994-1995 ademas de campeón nacional fue el Jugador Más Valioso de la Serie del Caribe del 95’ que fue miembro de aquel nunca olvidado equipo de ensueño de Puerto Rico. En las temporadas 1995-96 y 1996-1997 fue campeón bate de la liga de forma consecutiva y en la última mencionada fue Jugador Más Valioso de la liga.

Roberto Alomar esta en su medida personal. Triunfar. Así lo percibimos en la segunda mitad de los 80’ y al presente si hay temporada de la liga profesional en Puerto Rico esos mayores éxitos solo el tiempo nos lo dirá.

Despues de Roberto Alomar Quien Al Salon de la Fama?

 

Alomar

Este domingo no solo Puerto Rico estará de fiesta. Lo debe estar también toda América Latina. Este fin de semana Roberto Alomar será finalmente exaltado entre los gigantes del béisbol organizado al Salón de la Fama en Cooperstown.

El mismo que es casa desde hace muchos calendarios de grandes entre otros Luis Aparicio, Rod Carew, Orlando Cepeda, Roberto Clemente, Juan Marichal y Tany Pérez.

Muchos que saben bien la historia del deporte del guante y el bate entienden que el intermedista puertorriqueño sin duda alguna fue el mejor intermedista de su época. El 12 veces Todo Estrella, a la defensiva, fue catalogado como el mejor segunda base en su momento y bien lo demostraron sus 10 Guantes de Oro.

Por otro lado, con su madero terminó su carrera con números muy respetables. Un promedio de bateo de por vida de .300 y entre una larga lista de reconocimientos conectó más hits y carreras impulsadas en su carrera que los miembros del Salón de la Fama Joe Morgan y Ryne Sandberg.

Alomar al momento de retirarse terminó su ilustre carrera con .300 promedio de bateo, 2,724 indiscutibles, 210 cuadrangulares, 504 dobles, 1,134 carreras impulsadas y 474 bases robadas.

Entre innumerables galardones, honores y reconocimientos fue Jugador Más Valioso en 1992 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana; Jugador Más Valioso en 1998 del Juego de Estrellas y obtuvo cuatro Bates de Plata.

Hoy día es también miembro del Salón de Excelencia de la Fama de los Azulejos de Toronto, el Salón de la Fama del Béisbol de Canadá y del Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe.

Ahora bien, después de Alomar la interrogante de muchos en especial entre latinos es quienes serán los próximos a ser electos al gran pabellón en Cooperstown.

En nuestra opinión tal como escribí un sin número de columnas en estos pasados años sobre Alomar uno que bien debe ser visto sus méritos lo es Edgar Martínez.

Con los Marineros de Seattle, a quien le fue leal por 18 campañas y nunca vistió otro uniforme, es todavía hoy su lider de todos los tiempos en partidos jugados, turnos al bate, carreras impulsadas, dobles y bases por bolas. En su carrera obtuvo dos títulos de bateo en la Liga Americana; fue un siete veces Todo Estrella; cinco veces Bate de Plata y cinco veces bateador designado del año.

Simplemente fue su destreza en ese trabajo que hoy muchos le consideran el mejor bateador designado de todos los tiempos. Incluso el mismo béisbol organizado le dio su nombre para la perpetuidad a partir del 2005 al galardón de bateador designado del año.

Para algunos su rol de bateador designado a tiempo completo será de discusión ya que si los sueños de Edgar se convierten en realidad seria el primero en la historia en tal puesto a tiempo completo en ser electo al Salón dela Fama.

Otro boricua que hay que echarle el ojo es Carlos Delgado. El dos veces Todo Estrella cerró su carrera de 17 temporadas con .280 de promedio con 473 cuadrangulares, 1,512 carreras impulsadas, 3.976 total de bases recorridas y 974 hits de extra-base jugadas con los Azulejos de Toronto, Marlins de Florida y los Mets de Nueva York.

Entre galardones y reconocimientos recibió en el 2000 el Premio Hank Aaron y Jugador del Año en las Mayores por The Sporting News; el Premio Roberto Clemente en el 2006 y fue tres veces seleccionado como un Bate de Plata en la Liga Americana. Hoy día sigue su nombre como líder de todos los tiempos en un sin número de categorias ofensivas de los Azulejos de Toronto.

En este momento, a disfrutar del gran momento con Roberto Alomar. El tiempo dirá.

Roberto Alomar y Su Numero 12 en Toronto

bluejays_alomar

“Mi orgullo siempre fue el de ser un pelotero puertorriqueño y todo lo que di en el terreno lo hice por la gente de Puerto Rico”.

“Todo lo que hago, lo hago por mi isla. Estar al lado de nuestra leyenda Roberto Clemente y Orlando Cepeda es algo impresionante. No puedo esperar llegar a Puerto Rico y estar con ellos mis puertorriqueños”.

Estas fueron algunas de las palabras que dijo Roberto Alomar en su gran día. Su exaltación al Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown. Palabras citadas en la ciudad de Toronto donde Alomar los representará para la posteridad en su placa utilizando la gorra de los Azulejos.

Nadie olvide que fue en la ciudad canadiense donde comenzó su leyenda y guió a los Azulejos a dos campeonatos en 1992 y 1993 de Serie Mundial.

Para estas fechas, no hay esquina dentro de los 100 por 35 en la Isla de Encanto que no conozca a quien fuese probablemente la mejor segunda base en la historia de las ligas mayores y finalmente esta inmortalizado finalmente entre los gigantes del deporte del guante y el bate.

Finalmente, porque lo que ocurrió este pasado 5 de enero debió haber sucedido el año pasado. Bien demostrado que hubo justicia en esta ocasión al recibir el 90% de los votos emitidos por 581 electores de la Asociación de Escritores de Baseball de América. Por cierto, una marca para un pelotero en su segundo año de elegibilidad.

En total 523 electores apoyaron su ingreso al gran pabellón siendo el tercer pelotero en la historia con más votos recibidos. Los que tienen la marca de mayor cantidad de votos obtenidos en una elección lo fueron ambos en el 2007 Cal Ripken Jr. y Tony Gwynn.

Ahora, este lunes, 10 de enero, cuando Alomar reciba su gran recibimiento y homenaje en el Museo del Deporte de Puerto Rico en la ciudad de Guaynabo todavía falta algo más en su resume. Es el turno al bate de todo Puerto Rico.

Tal como escribí en una reciente columna, el conocido en el norte como ‘Robbie’ debe tener una exaltación más. Su exaltación al Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe.

Por reglas del pabellón este año los exaltados de la Clase del 2011 deben ser hijos de Borinquén. Este venidero mes de febrero la pequeña serie mundial caribeña tomará escena en el Isidoro “Cholo” Garcia en Mayaguez.

Alomar fue uno de los puntales en la Serie del Caribe de 1995 de sus Senadores de San Juan. Aquel equipo que tanta gente lo denominó como el Equipo de Ensueño boricua del Siglo 20. Fue el campeón bate de la serie con .560 de promedio, conectó 7 cuadrangulares y fue lider en empujadas con 10 carreras remolcadas.

En ese torneo disparó para una marca de siete indiscutibles consecutivos. Ademas con su guante empató la marca de asistencias realizadas en un partido para un segunda base. Por sus proezas fue electo en esa serie como el Jugador Más Valioso y miembro del Equipo Todos Estrellas.

No todas sus grandes actuaciones en Serie del Caribe fueron con aquel conjunto de San Juan. También tuvo buenas demostraciones en las series de 1987 con los Criollos de Caguas y en 1996 con los Lobos de Arecibo. Alomar en tres Series del Caribe bateó colectivamente para .347 de promedio.

Otro gran regalo, seria por el propuesto buen amigo Jorge Colón Delgado que la Liga Profesional de Puerto Rico retire el número 12 que utilizó en sus años de pelota invernal en su tierra.

Por cierto, aprovecho esta columna que la idea de retirar su número no debe ser solo en su terruño.

Seria grandioso este año que Roberto sea el primer jugador en la historia de la franquicia de los Azulejos que se le retire su número de franela. El único número retirado actualmente por la franquicia es el 42 de Jackie Robinson por mandato del béisbol de las Grandes Ligas.

Seria un gran momento por la organización de Toronto para honrar también a otro gran borincano que pasó por sus filas y ese lo es Carlos Delgado. En esa gran oportunidad Delgado debería ser exaltado al Salón de Excelencia de la Fama de los Azulejos de Toronto. Alomar es miembro del mismo desde el 2008  y del Salón de la Fama del Béisbol de Canadá.

Como dirían en Puerto Rico, que continue los regalos de reyes en las octavitas. Roberto Alomar se lo merece.

 

Roberto Alomar: Doble Regalo de Reyes de Salon de la Fama


Este próximo 5 de enero el Salón de la Fama del béisbol mayor anunciará sus exaltados a la inmortalidad en el pequeño pueblo de Cooperstown. 
Por segundo año consecutivo muchos asiduos y seguidores del deporte del guante y el bate entienden que Roberto Alomar por su arduo trabajo durante su carrera sea recompensado por la Asociación de Escritores de Béisbol de América con su exaltación al pabellón de los grandes. El mismo que es hogar hace mucho tiempo de gigantes de América Latina entre otros Luis Aparicio, Rod Carew, Orlando Cepeda, Roberto Clemente, Juan Marichal y Tany Pérez.


Este año muchos entienden no deben existir excusas para su promoción. El año pasado Alomar se quedó corto por ocho votos para el requerido 75 por ciento para ser electo al gran pabellón del béisbol.

 

Con tantas columnas escritas en estos días no voy a entrar en discusión que el boricua probablemente es el mejor segunda base en haber jugado pelota. El propio Joe Morgan considerado el icono como el mejor de todos los tiempos desde hace muchos calendarios entregó su corona. Morgan en un sin número de entrevistas que se le ha abordado sobre su opinión siempre ha aceptado que Alomar al menos es el mejor segunda base defensivo en la historia de las Mayores. Punto.

 

Tampoco en esta columna voy a entrar en números específicos pero por sí alguien necesita una pequeña guía Alomar probó la aseveración de Morgan con sus 10 Guantes de Oro cual es el número de más ganados por un intermedista en la historia de las Grandes Ligas. Alomar terminó su ilustre carrera con .300 de promedio de bateo, 2,724 indiscutibles, 210 cuadrangulares, 504 dobles, 1,134 carreras empujadas y 474 bases estafadas. Fue seleccionado al Juego de Estrellas en 12 ocasiones.

 

Entre innumerables galardones, honores y reconocimientos fue Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato en 1992 de la Liga Americana;  en 1998 fue seleccionado el Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas y obtuvo cuatro Bates de Plata. Hoy día es miembro del Salón de Excelencia de la Fama de los Azulejos de Toronto.

 

Para estas fechas, Alomar debe también ser exaltado al Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe. Por reglas del Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe este año los exaltados de la Clase del 2011 deben ser hijos de Borinquén. Este venidero mes de Febrero la pequeña serie mundial caribeña tomará escena en la Isla del Encanto en la ciudad de Mayaguez.

 

Alomar fue uno de los puntales de aquel llamado equipo de ensueño de los Senadores de San Juan en la Serie del Caribe de 1995. Fue el campeón bate de la serie con .560 de promedio, conectó 7 vuelacercas y fue lider en impulsadas con 10 carreras remolcadas.En ese torneo disparó para una marca record de siete indiscutibles consecutivos en juegos frente a República Dominicana y México.

Ademas con su guante empató la marca de asistencias realizadas en un partido para un segunda base. Por todas sus proezas fue electo en esa serie como el Jugador Más Valioso y miembro del Equipo Todos Estrellas.

 

No todas sus grandes actuaciones fue con aquel conjunto de San Juan. Alomar también tuvo buenas demostraciones en las series caribeñas de 1987 con los Criollos de Caguas y en 1996 con los Lobos de Arecibo. Alomar en tres Series del Caribe bateó colectivamente para .347 de promedio.

 

No solo en Puerto Rico pero en toda América Latina el día de los Santos Reyes Magos es un día de alegria y regalos y que mejor tiempo para tan merecidos reconocimientos.


Estaremos pendientes que pasará en los próximos dias. Veremos cuantos más triunfos más para Roberto Alomar. El tiempo nos dirá.

Roberto Alomar: Proximo en el 2011 al Salon de la Fama del Beisbol

 


Con la ceremonia de exaltación de Andre Dawson y el ex-dirigente Whitey Herzog  al Salón de la Fama, año tras año uno de los debates que más sobresale entre fanaticos en nuestra América Latina es quienes serán los próximos a ser electos al gran pabellón en Cooperstown.

Dando un paso inmediato a la proxima elección en el mes de diciembre el primero que debe ser de seria consideración lo es Roberto Alomar.

Muchos que saben muy bien la historia del deporte del guante y el bate entienden que el intermedista puertorriqueño debió estar presente en la ceremonia de este fín de semana  en su primer año de elegibilidad.

Alomar sin duda alguna fue el mejor intermedista de su época. El 12 veces Todo Estrella, a la defensiva fue catalogado como el mejor segunda base en su momento y bien lo demuestran sus 10 Guantes de Oro.

Por otro lado con su madero terminó su carrera con números muy respetables. Un promedio de bateo de por vida de .300 y entre una larga lista de reconocimientos conectó más hits y carreras impulsadas en su carrera que los miembros del Salón de la Fama Joe Morgan y Ryne Sandberg.

Alomar al momento de retirase terminó su carrera con promedio de bateo de .300, 2,724 indiscutibles, 210 cuadrangulares, 504 dobles, 1,134 carreras impulsadas y 474 bases robadas.

Entre otros innumerables galardones, honores y reconocimientos fue el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en 1992;  Jugador Más Valioso en 1998 del Juego de Estrellas y obtuvo cuatro Bates de Plata.

 Hoy día es miembro del Salón de Excelencia de la Fama de los Azulejos de Toronto.

Otro que una vez más los votantes deben estar mirando de cerca su resumé lo es el de Edgar Martínez.

Con los Marineros de Seattle, a quienes les fue leal por 18 campañas y nunca vistió otro uniforme, es todavía hoy su líder de todos los tiempos en partidos jugados, turnos al bate, hits, carreras impulsadas, dobles y bases por bolas.

En su carrera obtuvo dos títulos de bateo en la Liga Americana; fue un siete veces Todo Estrella; cinco veces Bate de Plata y cinco veces bateador designado del año.

Simplemente fue su destreza en ese trabajo que hoy muchos le consideran el mejor bateador designado de todos los tiempos. Incluso el mismo béisbol organizado le dio su nombre para la perpetuidad a partir del 2005 al galardón de bateador designado del año.

Para algunos su rol de bateador designado a tiempo completo será nuevamente de discusión ya que si los sueños de Edgar se convierten en realidad seria el primero en la historia en tal puesto a tiempo completo en ser electo al Salón de la Fama.

Otro que será interesante ver como es evaluado este próximo invierno lo es el curriculum de Rafael Palmeiro.

Muy cierto que Palmeiro se equivocó grandemente con el asunto de los esteroides pero sus números ofensivos son sín duda de miembro del gran salón.

Entre peloteros activos todavia falta mucho tiempo pero bien apunte los nombres de Alex Rodríguez, Iván Rodríguez y Omar Vizquel para ser en un futuro inmortalizados en el salón. Como igual por sus proezas desde la lomita lo deben ser Pedro Martínez y Mariano Rivera.

Por el momento, a esperar primero por Roberto Alomar. El tiempo dirá.

Roberto Alomar Merece Honor en el Pabellon de la Fama de la Serie del Caribe

 


Este venidero mes de febrero cuando se levante el telón de la cita caribeña en Isla Margarita dos de la patria de Simón Bolivar pasarán a la gloria del béisbol. 
Este año Wilson Alvarez y Oscar Azócar fueron exaltados al máximo pedestal como miembros de la Clase 2010 del Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe. Ambos serán encumbrados por sus proezas con la vinotinto en una ceremonia el próximo 3 de febrero el día inaugural de la Serie del Caribe 2010.

Según informado, todos los puertorriqueños que emiten sus votos en el comité de exaltación votaron a favor del duo de Alvarez y Azócar. Y desde ahora tanto los votantes boricuas como los demás que empiecen afilar sus lápices para el 2011. Para la próxima serie pautada a celebrarse en Mayaguez en Puerto Rico por reglas del Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe deben ser los próximos exaltados hijos de Borinquén.

Sí de verdad existe el deseo de comenzar hacer justicia a Roberto Alomar para estas fechas el año que viene debe ser anunciado su nombre a su inmortalización en el béisbol caribeño.

En la Serie del Caribe de 1995 Alomar fue puntal del conjunto borinqueño. Fue el campeón bate de la serie con .560 de promedio, conectó 7 vuelacercas y fue líder en impulsadas con 10 carreras remolcadas. En ese torneo disparó para una marca record de siete indiscutibles consecutivos en juegos frente a República Dominicana y México. Ademas con su guante empató la marca de asistencias realizadas en un partido para un segunda base.

Por todas sus proezas fue electo el Jugador Más Valioso y miembro del Equipo Todos Estrellas.

No todas sus grandes actuaciones fue con aquel equipo de ensueño de los Senadores de San Juan.

Alomar también tuvo buenas demostraciones en las series de 1987 con los Criollos de Caguas y en 1996 con los Lobos de Arecibo. Alomar en tres Series del Caribe bateó colectivamente para .347 de promedio.

Otros tres boricuas retirados del béisbol, junto a Alomar, que deben ser considerados para el Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe lo deben ser Hector Villanueva, Carlos Baerga y Bernie Williams.

Villanueva fue pieza clave en varias series pero en su resumé  resalta que fue miembro de las series de 1990 y 1993 del Equipo Todos Estrellas; fue en 1993 el campeón en jonrones y el campeón en 1992 y 1993 en carreras impulsadas. Su mejor actuación fue en la serie de 1993 en la franela de los Cangrejeros de Santurce que fue electo como el Jugador Más Valioso del torneo.

Baerga, mejor recordado por sus dias con los Indios de Cleveland, tuvo excelentes participaciones y sus mejores quedaron plasmadas en 1994 y 1995. En ambas terminó siendo seleccionado a sus Equipos Todos Estrellas.

Williams, el nunca olvidado número 51 de los Yankees de Nueva York, tuvo excelentes numeros también en estas series. Su mejor fue en 1995 que terminó como campeón en cuadrangulares y miembro del Equipo Todos Estrellas. El hoy músico de jazz también fue seleccionado en la serie de 1996 al Equipo Todos Estrellas.

En el caso de Williams que tanto a dado por su Isla del Encanto demostrandolo como miembro del equipo nacional en los Clásicos Mundial de Béisbol es hora también se le reconozca entre los grandes.

Para los que siguen la historia de los boricuas Edgar Martínez fue exaltado en el 2007 a la inmortalidad del Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe.

Al igual que Martínez , espero que al menos Alomar sea considerado para tan gran honor como igual que en el 2011 deben ser exaltados ambos en Cooperstown.

A mi entender y aprovecho estas lineas también para que los electores del Pabellón de la Fama del Deporte de Puerto Rico tomen nota y le den al menos su sitial de inmortales en tan importante grupo  a Alomar, Martínez y Williams. Este trio sus estadisticas en el béisbol boricua como en las Grandes Ligas como decia el slogan de una cerveza boricua lo dice todo.

Por algún sitio hay que comenzar a tomar acción. No solo se debe quedar en palabras escritas que es hora Roberto Alomar reciba el respeto y honor de pelotero que fue en su momento. Estaremos pendientes que pasará en el 2011. Veremos. El tiempo dirá.

EXTRA DEL AUTOR:
A estas fechas comenzaron las finales en las ligas invernales.

En el pais anfitrión habrá un nuevo campeón y la batalla será campal entre sus más tradicionales franquicias entre los Navegantes de Magallanes y los Leones de Caracas. El ganador tendrá la responsabilidad de defender el título obtenido en el 2009 por los Tigres de Aragua en Mexicali.

En República Dominicana habrá tambien un nuevo campeón de liga y la guerra esta entre los Leones del Escogido y los Gigantes del Cibao. Igual en Puerto Rico comenzaron las serie semifinales y habrá un nuevo campeón ya que fueron eliminados los defensores Leones de Ponce.

En México la final comenzó entre los Venados de Mazatlan y los Naranjeros de Hermosillo.

La Serie del Caribe 2010 tomará escena el 3 de febrero en el Estadio Nueva Esparta en Venezuela

El Robo a Roberto Alomar del Salon de la Fama

Ciertamente fue una sorpresa mayúscula. Este pasado 6 de enero, Roberto Alomar por su arduo y buen trabajo durante su carrera como pelotero se suponía fuese recompensado por la Asociación de Escritores de Béisbol de América ser exaltado al Salón de la Fama en Cooperstown.

Ni porque fue el día que los latinoamericanos celebran los Santos Reyes Magos los votantes consideraron que el segunda base puertorriqueño merecía ser inmortalizado en su primera oportunidad al gran pabellón.

Cada persona tendrá su opinión pero de los que no creyeron en Alomar me pregunto yo que béisbol conocen para que se quedara corto por ocho votos para el requerido 75 por ciento para ser electo al Salón.

Cuando se le vio a Alomar con tristeza a través de imagénes fotográficas y por televisión en mi opinión el sentimiento puede o tiene que haber sido por indignación, enojo, enfado o cualquier otro sinónimo. Justamente con mucha razón.

No hay critico que realmente sepa del deporte del guante y el bate y que bien conozca que Alomar probablemente es el mejor intermedista en haber jugado pelota y hasta mejor que los 19 que están ya glorificados en Cooperstown.

El propio Joe Morgan considerado el icono como el mejor de todos los tiempos desde hace mucho tiempo atrás en la década de los 90′ dio su trono. Morgan en un sin número de entrevistas que se le abordó sobre su opinión del boricua siempre aceptó que Alomar es el mejor segunda base defensivo en la historia de las Mayores. Punto.

En esta columna no voy a entrar en números específicos pero por si acaso Alomar probó la aseveración de Morgan con sus 10 Guantes de Oro cual es el número de más ganados por un segunda base en la historia de las Grandes Ligas.

Alomar al momento de retirase terminó su ilustre carrera con promedio de bateo de .300, 2,724 indiscutibles, 210 cuadrangulares, 504 dobles, 1,134 carreras impulsadas y 474 bases robadas.

Fue seleccionado para participar en el Juego de Estrellas en 12 ocasiones. Entre innumerables galardones, honores y reconocimientos fue el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en 1992; también el Jugador Más Valioso en 1998 del Juego de Estrellas y obtuvo cuatro Bates de Plata. Hoy día está en el Salón de Excelencia de la Fama de los Azulejos de Toronto.

Es muy cierto que Alomar tendrá su oportunidad nuevamente de exaltación tan pronto como en el 2011. Tal como la tuvieron en su momento los hoy inmortales Juan Marichal, Luis Aparicio y Tany Pérez. Vale recorder que solamente Roberte Clemente y Rod Carew son losַ únicos latinos que fueron escogidos en la primera boleta.

Los otros siete latinos que están en el Salón entraron por via del Comité de Veteranos o en votaciones especiales.

La interrogante que crea la no elección de Alomar es que pasará con los latinoamericanos en el futuro.

Sí Alomar es considerado el más grande de los segunda base en la historia y no fue electo en su primera oportunidad entonces cuales son los criterios que buscan los escritores votantes.

Desde que se retiró de los diamantes Edgar Martínez ha sido el hombre más nombrado como el mejor en toda la historia en el rol de bateador designado. Con todo y ese reconocimiento  la mayoría de los escritores votantes este año, al igual que Alomar, llegaron a la conclusión mediante el voto que Martínez no merecía tampoco el honor en su primer turno en ser exaltado al gran Salón. Increible, el galardón oficial de las Ligas Mayores al bateador Designado del Año lleva el nombre de Edgar Martínez.

Hoy día se se habla entre otros que Iván Rodríguez es el mejor receptor en la historia. Igual se dicen palabras de Mariano Rivera como el mejor relevista y Omar Vizquel entre los mejores campocorto de todos los tiempos.

La pregunta entonces es que juicio se tomará en cuenta para que estos puedan ser electos en su primera vuelta de elección el día que les toque para ir al Salon de la Fama.

Otra pregunta es que pasará sí los escritores aceptan a Mark McGwire y Barry Bonds. Entonces podrán ser elegidos Rafael Palmeiro y Sammy Sosa. Y que pasará entre otros como Pedro Martínez y Manny Ramírez.

Es cierto que ningún grande en la historia ha logrado un consenso de un 100 por cierto para entrar al Salón de la Fama . Siempre opiniones existen pero cuando un grande como Alomar no entró en su primera oportunidad hay que escribirlo así como incomprehensible, inexplicable y dEificil de entender.

Sín duda,  Roberto Alomar le fue robado un día en la historia. Esperaremos que pasará en enero del 2011. El tiempo nos lo dirá.

 

Roberto Alomar: Debe Estar en el Salon de la Fama


No hay que tener una bola de cristal para ver que Roberto Alomar debe ser exaltado al Salón de la Fama en Cooperstown tan pronto como en la primera boleta que fue recibida por los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América. Punto y esa no es solo mi opinión.

 

El conocido como Robbie Alomar en los nortes de la gran carpa simplemente en 17 campañas trabajó de tal forma que demostró ser el mejor intermedista de su época.

 

El boricua al momento de retirase terminó su ilustre carrera con promedio de bateo de .300, 2.724 indiscutibles, 210  cuadrangulares y 474 bases estafadas. Fue electo al Juego de Estrellas en 12 ocasiones y ganó 10 Guantes de Oro.

 

Entre otros innumerables galardones, honores y reconocimientos fue Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en 1992; Jugador Más Valioso en 1998 del Juego de las Estrellas y obtuvo cuatro Bate de Plata.

 

Hoy día el ex intermedista  boricua esta en el Salón de Excelencia de la Fama de los Azulejos de Toronto.

 

En Puerto Rico estarán muy pendientes el próximo 6 de enero también si otro de los suyos Edgar Martinez finalmente se le reconoce como el mejor bateador designado de todos los tiempos.

 

El “Señor Marinero” demostró números ofensivos que le merecen también ser inmortalizado entre los grandes.

 

Obtuvo los títulos de bateo en 1992 y 1995 en la Liga Americana, fue siete veces un Todo Estrella, una super post-temporada en el año 1995 y le dió una nueva definición de excelencia al rol de bateador designado.

 

 En sus días de jugador activo obtuvo en cinco ocasiones el premio del bateador designado del año en su circuito americano. También fue un cinco veces Bate de Plata y en el 2004 obtuvo el prestigioso Premio Roberto Clemente.

 

Con Seattle, a quienes les  fue leal por 18 campañas y nunca vistió otro uniforme, es todavía hoy su lider de todos los tiempos en partidos jugados, turnos al bate, hits, carreras impulsadas, dobles y bases por bolas.

 

El Día de Reyes sabremos.

 

ABUNDANCIA DE LATINOS

No hay que tener una bola de cristal tampoco para predecir que la economía de los Estados Unidos en el 2010 no tendrá grandes cambios en ruta a mejorar. Lo siento pero esa no solamente es mi opinión. Como cualquier negocio o industria el béisbol de las Grandes Ligas bien este punto lo sabe y no es la excepción.

 

Los gerentes generales de todos los equipos, contrario a otros años, saben bien que sus jefes propietarios no están en el clima de abrir sus billeteras y bailar la danza de los millones.

 

Con tantos jugadores libres los gerenciales de todas las franquicias están buscando la mejor compra posible y a la vez ayudar a sus conjuntos a ser competitivos el año próximo.

 

Hasta los campeones mundiales Yankees de Nueva York que necesitan pitcheo y un posible nuevo jardinero izquierdo han dejado saber públicamente que no entraran en ninguna guerra de billetes verdes.

 

La actual austeridad económica se está viendo ya y comenzaremos a ver en los próximos dos meses la gran cantidad de peloteros que cambiaran de uniforme.

 

La infinidad de latinoamericanos que están ya a estas fechas cambiando de camisas se está observando temprano entre otros Omar Vizquel, Placido Polanco, Marco Scutaro y Alex González.

 

No deseo dar ninguna predicción pero está por verse donde terminaran entre otros los Vladimir Guerrero, Carlos Delgado, Adrián Beltre, Pedro Feliz y Miguel Tejada. Esta por observarse sí todavía tendrán vida como peloteros figuras como Iván Rodríguez, Kelvim Escobar y Pedro Martínez.

 

Esta por observarse también si entre otros nombres como Hanley Ramirez, Carlos Beltran, Felix Hernandez, Miguel Cabrera, Rafael Soriano, Alfonso Soriano y Mike Lowell sean despachados por razones económicas.

 

En estos días mucho se leera de lo que fue la década de los 2000 al 2009. Disfrute esos articulos porque muchas nuevas se verán en el 2010. Don Dinero al momento hará que se realicen muchos cambios en especial en los rosters.

 

El tiempo dirá. Veremos.

 

Roberto Alomar and Edgar Martinez: First Ballot Hall of Famers ?


Once upon a time Puerto Ricans used to chat about just two boricuas Roberto Clemente and Orlando Cepeda being in baseball Hall of Fame. If dream comes true like a fairy tale story this same time around next year we can be praising two more.

That fantasy could be reality next December when members of the Baseball Writers Association of America will receive ballots that list candidates eligible for induction into the Hall of Fame in 2010.

With historical and stats records furnished to them and with their own perception of greatness to back up their judgement, there should be great hope in Puerto Rico the writers wii consider our own Roberto Alomar and Edgar Martinez.

In my opinion, their career records should assure them of gaining acceptance and earning plaques in Cooperstown and why not in their first year of eligibility.

Roberto Alomar was one of the biggest stars and arguably the best second baseman in the history of the game. He was a 12-time All-Star, 11 consecutive seasons from 1991-2001, in 17 major league seasons.   In the same career time he won 10 Gold Gloves, the most by a second baseman ever. In his prime he was doing everything right at second base a la Ozzie Smith did at shortstop or Brooks Robinson at third base.

Going strictly by his offense, his numbers are hall of fame too. He finished his career with a .300 batting average and among hall-of-fame comparisons he had more career hits and RBI than two other Hall-of-Fame second basemen Joe Morgan and Ryne Sandberg. Not enough ? In Alomar’s case, the most basic statistics should serve. Among all second basemen, Alomar ranks sixth in hits, seventh in runs scored,  10th in RBIs and fourth in steals. When he called it quits he was just 276 hits shy of 3,000 hits.

Among his hardware let’s not forget he was an American League Championship Series MVP (1992); All Star Game MVP (1998), two-time World Series member (1992,1993) and a four-time Silver Slugger Award. A three-time Toronto’ Player of the Year, franchise that inducted him into their Blue Jays Level of Excellence group last year and a two-time Cleveland Indians’ Player of the Year.

On the other hand, Edgar Martinez accolades are very,very long. To start, when as soon Martinez retired Major League Baseball recognized him as the greatest designated hitter of all time and renamed its yearly Designated Hitter Award as the Edgar Martinez Award. And its qualifications are his own numbers.

The 18-season veteran is only one of six in all history to have finished its career to have a batting average of .300 or more, on-base percentage of .400 or more, a slugging percentage of .500 or more, 2000 hits, 300 home runs, 500 doubles, and 1000 walks.

He is the Mariners’ all-time leader in hits (2,247), doubles (514), walks (1,283), and games played (2,055). He is also among the top 10 in other categories including at-bats (7,213), runs (1,219), home runs (309), RBI (1,261), total bases (3,718) and extra base hits (838).

He was among many recognitions a 7-time All Star, 5-time Silver Slugger, 2-time American League batting champion (1992, 1995) and won the Roberto Clemente Award (2004). He was also a two-time Mariners Player of the Year.

By the way, let’s not forget Edgar is “Señor Mariner”” not only in Seattle but in the whole Pacific Northwest. He was so cherished the Mariners waived the waiting period so they could induct him into the team hall of fame after his 2004 retirement and on the south side of Safeco Field named a street after him. Moreover, the Mariners have not issued Martínez’ #11 jersey since he retired.

Hope December arrives soon.

Roberto Alomar y Edgar Martinez: Proximos al Salon de la Fama ?

 

Con la ceremonia de exaltación de Jim Rice y Rickey Henderson al Salón de la Fama, año tras año uno de los debates que más sobresale es quienes serán los próximos a ser electos en un futuro al pabellón en Cooperstown.

Entre latinoamericanos siempre surge el tema dado han pasado muchos calendarios en que ninguno ha sido electo.

Dando un paso inmediato a la próxima elección el proximo mes de diciembre  los dos primeros que deben ser de seria consideración por los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América  lo son Roberto Alomar y Edgar Martínez. Ambos boricuas estarán en la misma papeleta y ambos deberán recibir gran atención.

Robbie Alomar  sin duda alguna fue el mejor intermedista de su época. El 12 veces Todo Estrella, a la defensiva fue catalogado como el mejor segunda base en su momento y bien lo demuestran sus 10 Guantes de Oro.

Por otro lado con su madero terminó su carrera con números muy respetables. Un promedio de bateo de por vida de .300 y entre una larga lista de reconocimientos conectó más hits y carreras impulsadas en su carrera que los miembros del Salón de la Fama Joe Morgan y Ryne Sandberg. Además nadie debe olvidar sus galardones de Más Valioso en Juego de Estrellas y en series post-temporada.

Edgar Martínez o como le conocen muchos  “El Señor Mariner” , apodo que le bautizaron sus seguidores en el Estado de Washington,  tuvo una gran carrera con los Marineros de Seattle.

Con los Marineros, a quienes les fue leal por 18 campañas y nunca vistió otro uniforme, es todavía hoy su líder de todos los tiempos en partidos jugados, turnos al bate, hits, carreras impulsadas, dobles y bases por bolas.

Martínez obtuvo dos títulos de bateo, un sin número de ocasiones fue un Todo Estrella, una super post-temporada en el año 1995 y le dio una nueva definición de excelencia al rol de bateador designado. En sus días de jugador activo obtuvo en cinco ocasiones el premio del bateador designado del año en su circuito americano.

Fue su destreza en ese trabajo que hoy muchos le consideran el mejor bateador designado de todos los tiempos. Incluso el mismo béisbol organizado le dio su nombre para la perpetuidad a partir del 2005 a tal galardón.

Su persona es tan y tan querida en Seattle que si usted hoy va a comprar su boleto por el lado sur del estadio Safeco Field usted esta caminando por el Edgar Martínez Drive.

Para algunos su rol de bateador designado a tiempo completo será de discusión ya que si los sueños de Edgar se convierten en realidad  seria el primero en la historia en tal puesto en ser electo al Salón de la Fama.

En realidad no debería ver discusión alguna porque todavía hoy es el líder de todos los tiempos en promedio de bateo, jonrones y carreras empujadas en el rol de bateador designado a tiempo completo en la historia de la Liga Americana.

Más es uno de solo seis jugadores en la historia en cerrar su carrera con sobre .300 de promedio de bateo, sobre .400 de promedio en ocasiones en base, sobre .500 de promedio de slugging, sobre 300 cuadrangulares y sobre 500 dobles conectados.
Por el momento, a esperar que pasará con Roberto Alomar y Edgar Martinez. El tiempo dirá.