Category: Tony Taylor

Tony Taylor: Nunca Olvidado en Cuba, Puerto Rico y Philadelphia

Tony Taylor

Cada franquicia de las Grandes Ligas tiene se puede bien decir un grupo selecto de lo que son sus jugadores favoritos en su historia. Puede que algunos hayan olvidado pero cuando se chacharea de los Phillies de Philadelphia de la ciudad de “Brotherly Love” todavía uno que recibe mucho amor lo es Tony Taylor.

Taylor lo conocí en sus años de coach de los Marlins de Florida y veces que tuvimos oportunidad de conversar más que los propios Marlins siempre recuerdo en esas pocas oportunidades rememoraba de su año de encanto en Puerto Rico con los Senadores de San Juan.

Después de varios veranos en las ligas menores con la organización de los Gigantes de Nueva York y los Cachorros de Chicago, Taylor llegó en 1958 a las Grandes Ligas con los “Cubbies” de la ciudad de los vientos para quedarse en lo que fue una carrera de 19 años en las mayores.

En ese uniforme mucho se parlotea que el que más apoyo le ofreció a un joven Taylor en lo fue Ernie Banks. El hoy salón de la fama veía al entonces joven cubano como una estrella naciente no solo por su guante sino también con su bate. En 1959 Taylor aterrizaba en el béisbol mayor como campeón bate de la liga invernal cubana y uno de los héroes de su patria con el club Almendares quienes campeones de la Serie del Caribe. 

En 1960 los Phillies de Philadelphia necesitaban grandemente una segunda base y fue canjeado a esta organización por Ed Bouchee y Don Cardwell. Referencias de aquel momento entendían que no era equitativo el cambio pero quien iba a predecir el futuro.

Taylor se convirtió en uno de los jugadores favoritos en la ciudad de la declaración de la independencia estadounidense. En sus 19 temporadas en el béisbol mayor 15 fue con los Phillies donde bateó para .261 de promedio, 51 jonrones con 461 remolcadas pero en esas campañas fue su guante lo que lo hizo intachable y hoy junto a Chase Utley son considerados los dos mejores intermedistas en la crónica de tal franquicia. 

Mucho se debate hoy día sobre su legado y si vamos aquellos tiempos jugó a la sombra de otro gran favorito del momento llamado Bill Mazeroski. No importando el arrojo de Taylor en el otro lado del estado de Pennsylvania “Maz” en el uniforme de los Piratas de Pittsburgh era el hombre considerado año tras año al Juego de Estrellas y al reconocimiento de Guante de Oro.

A finales de 1967 los Phillies le dieron permiso a Taylor jugar en la liga invernal de Puerto Rico en parte con miras a practicar en la tercera base que iba ser su nueva posición defensiva a partir de 1968 con los Phillies.

Taylor esa campaña con la novena de San Juan volvió a demostrar que le quedaba madero y terminó como campeón bate de la liga boricua con .3418. Su reinado lo logró por fracción matemática sobre el eventual Jugador Más Valioso de ese torneo el borincano José Antonio Pagán.

Taylor a mi memoria mucho crédito de ese logro esa temporada se lo daba a su compañero de de equipo de los Senadores Roberto Clemente y su compatriota Tany Pérez. Para no olvidar esta campaña 1967-1968 el defensor campeón bate lo era Pérez quien todavía hoy es considerado una de las leyendas de los Cangrejeros de Santurce. El año anterior Pérez había sido el Jugador Más Valioso de la liga invernal en un año que su bate fue fuego como “champion bat” con .333 de promedio y líder en hits, dobles, triples y carreras impulsadas.

Por cierto, para los amantes de la historia, Taylor ese año se inscribió como el cuarto cubano esa década en quedarse con la monarquía de bateo de la liga invernal de Puerto Rico. Antes de Taylor y Pérez habían conquistado el título de bateo en Borinquén Miguel de la Hoz (Senadores de San Juan / 1961-1962) y Tony Oliva (Lobos de Arecibo / 1963-1964). 

Quien hubiese dicho que cuatro décadas después Taylor iba ser el coach de primera base de Tany Pérez como dirigente en las Grandes Ligas. Por cierto, para rememorar eso fue en el 2001 en la franela de los Marlins de Miami. Para refrescar cuando Pérez sustituyó a John Boles como manda más de la novena floridiana Taylor ya era el coach de bullpen y Tany lo cambió a ser su coach de la primera almohadilla.

Taylor en viaje al tiempo cerró su carrera activa como pelotero activo en 1976 con los Phillies y como entrenador cerró su pagina con los Marlins en el 2004 como coach del bullpen bajo el dirigente Jack McKeon.

Taylor en el 2002 recibió finalmente en Philadelphia su gran reconocimiento al ser exaltado al Pabellón de la Fama de los Phillies de Philadelphia siendo en aquel momento el primer latinoamericano en ser enaltecido por esta organización a tan gran honor.

El año pasado Taylor justamente el día después de haber participado en una ceremonia de celebración de grandes en Philadelphia en el Citizens Park sufrió un paro cardíaco que le debilitó su salud. Hoy día Taylor reside en la ciudad de Miami.

Hoy Tony Taylor no es olvidado y de corazón tributo a un grande.