Tagged: john candelaria

Piratas de Pittsburgh: Salon de la Fama Casa de sus Grandes Latinos

Roberto Clemente 1970

Una de las franquicias más tradicionales del béisbol mayor son los Piratas de Pittsburgh. No hay esquina en el planeta de los amantes del deporte del guante y el bate que no falle en tener  conocimiento de la franquicia bucanera acentuada en la llamada ciudad del acero en el oeste del Estado de Pennsylvania.

Fueron los Piratas de 1903 los primeros representantes de la Liga Nacional en la historia de lo que usted lector conoce hoy como la Serie Mundial. Puede que no sean tantos campeonatos mundiales como otras organizaciones pero nadie olvida sus reinados por sus momentos especiales de 1960, 1971 y 1979. El primero el jonronazo de Bill Mazeroski que dejó en el terreno a la maquinaria de los Yankees de Nueva York en el Forbes Field; en 1971 la serie que finalmente le dio el toque a Roberto Clemente del reconocimiento de super estrella en todas las mayores y en 1979 los llamados “La Familia” liderados por Willie Stargell.

La crónica de esta organización es inmensa pero en estos días ha resurgido entre los suyos en especial gracias a la unión de todos los medios de comunicación que cubren el conjunto para que después de tres siglos de historia esta organización tenga finalmente su propio salón de la fama.

Hoy día 16 de las organizaciones de las 30 que componen el béisbol organizado tiene su propia forma de honrar para la eternidad sus grandes en alguna forma de pabellón de la fama.

Es cierto que los Piratas tienen un sin número de reconocimientos, honores y hasta estatuas en su actual hogar el PNC Park a sus grandes Honus Wagner, Maz, Clemente y Stargell pero no tienen su propio salón que reconozca a los suyos en su propio lugar.

En tiempos recientes miembros de la prensa de Pittsburgh se han unido para que este sueño sea realidad en el propio PNC Park. En realidad si usted viaja hoy a Pittsburgh todo aquello de destaque de la franquicia la puede encontrar en una sección dedicada a los Piratas en el Heinz History Center y si es un asiduo “fan” de Roberto Clemente el lugar a ir es el Museo Roberto Clemente localizado en el corazón de Lawrenceville en Pittsburgh.

Por cierto, en el PNC Park además de las estatuas antes mencionadas a sus cuatro grandes, en el lado derecho del estadio hay una sección con rótulos de sus números retirados y en honor a “The Great One” toda la varda derecha es dedicada totalmente al número 21.

En esta idea que esta dando vueltas una vez más no hay duda que de hacerse realidad la primera clase será el grupo de nueve que ellos reconocen al presente como sus grandes. En ese grupo esta Roberto Clemente. 

Para futuras clases de un salón propio estoy seguro que la prensa local tendrá sus favoritos pero por aquello de darles una mano de nuestro lado no deben faltar en ese proyecto grandes de América Latina y de sangre hispana que gloria y notoriedad le dieron a Pittsburgh en determinados momentos en su historia.

En nuestro granito de arena de ser realidad este salón de la fama de la fama de los Piratas de Pittsburgh de inicio en la segunda clase deben ser exaltados de entrada inmediata Manny Sanguillén y  John Candelaria.  En futuras clases deben tener consideración de estudio por sus aportaciones Tony Peña, Omar Moreno, Bobby Bonilla y Mateo Alou.

Enhorabuena que los Piratas de Pittsburgh estén considerando su propio pabellón para sus propios inmortales. Que sea realidad eso el tiempo nos lo dirá.

Advertisements

Bartolo Colon: Maximo Ganador Latino en las Grandes Ligas

Bartolo Colon Texas

Puede que para algunos fans del béisbol organizado fue un partido más en el calendario este Martes, 7 de Agosto en las Grandes Ligas. No para América Latina y ni en terruño dominicano. Fue una de esas noches de orgullo latino sobre todo de “Platano Power”.

Bartolo Colón se convirtió esta noche en el máximo lanzador ganador latinoamericano en la historia de las Grandes Ligas con el triunfo de sus Rangers de Texas sobre los Marineros de Seattle en el Globe Life Field en Arlington.

A su vez se consolidó como el lanzador activo con más partidos ganados en este instante en el béisbol organizado con el gran ahora mágico número de 246 victorias.

Para Colón le tomó 21 campañas para llegar a convertirse en el rey latinoamericano en partidos ganados. Pocos puede que no han sacado la matemática pero el hijo de Quisqueya junto a su compañero de equipo y compatriota Adrian Beltré son los únicos dos jugadores en la actualidad en que se puede rubricar jugaron en el Siglo 20.

Por si las cuentas son largas en el calendario no debe olvidarse que fue un cuatro veces Todo Estrella y fue en el 2005 que fue el recipiente del Premio Cy Young de la Liga Americana y Lanzador del Año por la publicación The Sporting News.

Quien diría su logro fue conquistado el mismo día que los Rangers conmemoraron con una estatua  en la plaza norte del Estadio Globe Life Field en Arlington su primera visita en su historia a una Serie Mundial. En esa estatua los dos bronceados para la posteridad lo son el dominicano Neftalí Félix y el boricua Bengie Molina.

Enhorabuena gran logro de Bartolo Colón y como dirían en Texas que continue su tiempo de “Big Sexy” con mas triunfos en su ilustre carrera. Felicidades y más victorias solo el tiempo nos lo dirá.

Para los amantes de la historia y todos aquellos seguidores aquí les ofrecemos los diez máximos lanzadores triunfantes latinoamericanos en la historia de las Grandes Ligas y ellos son:

Bartolo Colón, República Dominicana: 246 

Dennis Martínez, Nicaragua: 245

Juan Marichal, República Dominicana: 243

Luis Tiant, Cuba: 229

Pedro Martínez, República Dominicana: 219

Adolfo Luque, Cuba: 194

Mike Cuellar, Cuba: 185

Liván Hernández, Cuba: 178

John Candelaria, Puerto Rico: 177

Camilo Pascual, Cuba: 174

John Candelaria: Siempre Pirata de Puerto Rico y Pittsburgh

John Candelaria 2

Hace 46 calendarios atrás John Candelaria dejo un anhelo de muchos deportistas de ir a unos Juegos Olímpicos por firmar como pelotero realizando un sueño que para muchos en su perspectiva se convertiría junto a Juan “Terín” Pizarro en uno de los dos mejores lanzadores zurdo boricua en la historia en las Grandes Ligas.

“The Candy Man” que tenia la oportunidad de integrar la selección nacional de baloncesto de Puerto Rico en esa olimpiada en Munich decidió el 15 de Agosto de 1972 prefirió canjear su camisa de los Piratas de Quebradillas del basket superior puertorriqueño por la franela de los Piratas de Pittsburgh. 

En aquel entonces no fue asombro para muchos porque en el mes de Junio los Piratas lo habían escogido en la segunda ronda en el sorteo de novatos de las Grandes Ligas. Más, el escucha que lo siguió fue Danny Murtaugh, el mismo que un año antes dirigió los Piratas para ganar la Serie Mundial de 1971 frente a los Orioles de Baltimore.

Ese mismo día de Agosto, además del bono de $30 mil que recibió de la franquicia bucanera, estampó su firma con los Senadores de San Juan de la liga invernal borincana. Quien hubiese dicho que en ese momento las dos franquicias donde jugaba Roberto Clemente.

Candelaria PR Bayamon

Con presentaciones de calidad entre 1973 y 1975 con los Senadores y los Vaqueros de Bayamón en Puerto Rico y gran dominancia en el sistema menor de los Piratas, Candelaria fue subido al circo grande y debutó el 8 de Junio del ’75 contra los Gigantes de San Francisco. Precisamente fueron ocho victorias esa primera campaña en su carrera.

Un solo año después, Candelaria le tomaría poco para arribar temprano al estrellato en el nombrado mejor béisbol del mundo. Ese día lo fue el 9 de Agosto de 1976. 

Esa noche fue el comienzo de su legado. Quien sabe si casualidad o presagio esa noche en el Estadio Tres Rios era “Candy Night Bar” y el partido era transmitido en lo que aquella época era un icono el “ABC Monday Night Baseball”. Con un “sinker” que era notable ya en las mayores dejó sin hits ni carreras a los Dodgers de Los Angeles. La hazaña lo convertía en el primer borincano en la historia y el primer latino desde Juan Marichal en 1963 en la Liga Nacional con un juego de “no hit-no run”.

Esa gesta le fue muy bien honrada y lo trocó ser el primer puertorriqueño en ser galardonado como Jugador de la Semana en la historia de la Liga Nacional en las mayores.

Tiempito atrás, Candelaria contó como su padre aunque feliz en corazón hubiese preferido un juego perfecto. En ese partido solo tres le llegaron en base pero no importando nunca ha sido olvidada su hazaña porque ese fue el primer juego de “no hit-no run”por un lanzador Pirata en el propio Pittsburgh y por consiguiente primero en el Estadio Tres Rios. Esa noche su primera llamada de su gran lid fue a su señora madre.

Candelaria esa campaña de 1976 terminó con marca de 16-7 con 3.15 de efectividad.

En 1977 su luminaria fue de mayor brillantez. Esa temporada de “Todo Estrella” cerró con marca de 20-5 convirtiéndose en el primer boricua en la historia con 20 ganados en las ligas mayores. Más que su hecho de 20 victorias, Candelaria terminó de líder de ganados y perdidos con .800 de promedio y su 2.34 de efectividad de la Liga Nacional.

Hoy todavía se debate que no fue justo su quinto lugar en el voto por el premio Cy Young que le fue conferido a Steve Carlton. Por cierto, para los historiadores obtuvo sus votos en el sufragio para Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Su siguiente gran momento en su carrera Pirata plasmada en dicho por el propio Candelaria lo fue su victoria en el sexto partido de la Serie Mundial de 1979 que mantuvo vivo a su conjunto para darle paso a su equipo de seguir vivos y jugar un séptimo contra Baltimore. La historia nos dicta que Pittsburgh volvió a vencer a los Orioles en un Clásico de Octubre y ese es hoy su ultimo campeonato mundial en su crónica.

Candelaria cerró su carrera el 9 de Julio de 1993 en el uniforme de Pittsburgh donde todo su historial comenzó en las mayores. Su carrera de 19 temporadas culminó con marca de 177- 122 con 3.33 de efectividad en ocho franquicias jugadas. Sus 19 temporadas a un punto eran la mayor cantidad por un boricua en las mayores hoy superadas a este instante por las 21 participadas por Iván “Pudge” Rodríguez.

Honor a quien merece honor. John Candelaria continua siempre en la memoria de los que le vieron jugar en Puerto Rico como baloncestista y ser uno de los mejores lanzadores en la historia en las Grandes Ligas. Nunca se olvide y eso el tiempo nos lo dirá.

Piratas de Pittsburgh: Grandes de America Latina

ClementeSanguillen

Los Piratas de Pittsburgh bien es conocido en América Latina que es una de las franquicias icónicas del béisbol organizado no importa que su ultimo mejor champagne en Serie Mundial fue en 1979 conquistados por aquellos llamados “La Familia”.

Hoy Francisco Cervelli anda gozando de una temporada que quien sabe si sea considerado a estar entre las luminarias el próximo mes de Julio en el partido de las estrellas en la ciudad de Washington.

En este momento, los Piratas tienen mucho mejor que demostrar en el terreno pero si bien que hemos compartido en el PNC Park entre otros Elías Díaz y Starling Marte esta es una organización con mucha historia, honra y orgullo.

Es en su estadio uno de los más renombrados al presente que no hay esquina donde nos encontramos con la memoria de Roberto Clemente y su número 21; compartimos con Manny Sanguillen en el Manny BBQ y muchas figuras de antaño que trabajan indirectamente con el conjunto o llegan al “North Shore” como simplemente espectadores. Para los que estamos en estas andanzas en los medios no hay día que Steve Blass siempre nos da un tiempo para conversar de béisbol sobretodo sus muchas historias con Clemente.

“The Great One”Clemente desde que logro ser la primera superestrella latinoamericana en las mayores se puede reseñar que dejo un legado a seguir en Pittsburgh. Entre colegas de los medios de comunicación que siguen día a día béisbol en Pittsburgh para aquellos curiosos o amantes de la historia, aquí están los latinoamericanos que son pura representación en la historia de la crónica de los Piratas de la ciudad acerera y ellos son:

C Manny Sanguillen
C Tony Peña
1B / OF Orlando Merced
2 Jose Lind
2B Rennie Stennett
3B / OF Bobby Bonilla
SS Jose Antonio Pagan
SS Franklin Taveras
OF Mateo Alou
OF Roberto Clemente
OF Omar Moreno
P John Candelaria

 

Piratas de Pittsburgh y Puerto Rico: 65 Años de Historia de Grandes Ligas

Roberto Clemente 1956

No hay quien en el planeta Tierra cuando se chacharea y escribe de la franquicia de los Piratas de Pittsburgh que el primer sinónimo que viene de inmediato a la mente de cualquiera aunque no sepa de béisbol es el nombre de Roberto Clemente.

La historia entre Clemente y la ciudad acerera dentro y fuera del deporte del guante y el bate es una extensa y con el pasar de los tiempos parece ser en ocasiones interminable.

Como todo en la vida hay un principio y en ocasiones hay momentos que pasan por desapercibidos. Más allá de las costas de Puerto Rico un grupo de “fans” en Pittsburgh están llevando el mensaje claro de que hay datos en la historia de esa franquicia que deben cambiar y ser honrados a favor de un boricua.

Hace exactamente 65 años atrás el primero nacido en la Isla del Encanto en vestir la franela de los Piratas lo fue Carlos Bernier. Esa temporada de 1953 fue su única en las Mayores. Todos sus 105 partidos fueron como guardabosques. Algunos asiduos lo recuerdan por su rapidez en las bases demostrado esa campaña llegando sexto en bases robadas y octavo en triples entre líderes en la Liga Nacional.

Precisamente, Bernier puso su huella rápido en el llamado mejor béisbol en Pittsburgh al ser el primer boricua en la historia con tres triples en un partido frente a los Rojos de Cincinnati. Clemente realizó tal hazaña de tres triples en un partido cinco años más tarde también frente a Cincinnati.

Por cierto, para añadir un poco más, Bernier esa temporada se convirtió en el tercer puertorriqueño en la historia en ser llamado guardabosque en las Grandes Ligas. Los primeros dos lo fueron Luis “El Jibaro” Rodríguez Olmo con los Dodgers de Brooklyn (1943) y Luis “Canena” Márquez con los Bravos de Boston (1951).

En pasado párrafo apuntó la palabra algunos porque buena lid está llevando un grupo de investigadores que es hora que se le reconozca a Bernier por un hecho olvidado más que sus números ofensivos. Bernier fue el primer pelotero de la raza negra en jugar para la franquicia de los Piratas. Según la enciclopedia de los Bucaneros, Curt Roberts es el hombre contemplado como el primer negro en jugar para ese conjunto en la historia. Roberts debutó en las mayores en la temporada de 1954 en rol de segunda base.

Según datos obtenidos, intentos anteriores de llevar a “El Cometa” Bernier a su sitial en la historia han sido improductivos. Para el béisbol organizado, en el listado histórico del primer negro por franquicia el único borincano reconocido en sus paginas lo fue en Saturnino “Nino” Escalera en 1954 con los Rojos de Cincinnati.

Tres años más tarde, en 1956 se puede bien transcribir que fue el primero que Clemente demnpezó a comenzar su marca beisbolera. Fue ese su mejor en números ofensivos en la década de los 50’ hasta su año de despunte en 1960. Volviendo atrás en el tiempo ese 1956 hay que resaltar que ese fue un año histórico más allá de Clemente para la historia. Esa campaña fue en la franela Pirata que Luis “Tite” Arroyo obtuvo su primer juego salvado en su carrera.

Fue su primer paso en una carrera de grandes éxitos.. Arroyo, quien lanzó por dos temporadas para los Piratas, más adelante fue el rey de los salvados en 1961 con los Yankees de Nueva York. Arroyo todavía hoy es el único puertorriqueño en ser líder en juegos salvados en el béisbol mayor.

La ´cada de los 60’ y 70’ le pertenece al Pirata mayor Roberto Clemente. En simple resumé se le reconoce como “The Great One” en Pittsburgh en los diamantes con mucho juicio y racionalidad por sus 15 Juegos de Estrellas; 12 Guantes de Oro; 4 títulos de bateo en el circuito nacional y entre tantos honores y reconocimientos por su Jugador Más Valioso en 1966 de la Liga Nacional y “MVP” en 1971 en Serie Mundial. 

Candelaria 1979

Clemente se nos fue en 1972 pero otro boricua que hoy entusiastas en Pittsburgh de la década de los 70’ están renaciendo su estrellato porque no es de olvidar es John Candelaria. El “Candy Man” en sus 12 campañas con los Piratas es propietario de grandes momentos de notoriedad en la historia del uniforme oro, negro y blanco Bucanero y consonante con Puerto Rico.

En resumén, Candelaria para los amantes de la historia del béisbol de Borinquén en 1976 fue el primer boricua con un juego “no hit-no run” en las Mayores en partido frente a los Dodgers de Los Angeles. Un año más tarde fue el primer boricua en ganar 20 partidos en las mayores y todavía hoy desde esa misma temporada de 1977 es el único boricua en ser líder en efectividad  (2.34) en la Liga Nacional y todo el beisbol mayor.

En 1979 fue una de las cartas triunfantes del campeonato mundial en 1979 de los Piratas y fue el primer boricua en obtener un triunfo en Clásico de Octubre desde 1954 cuando Rubén Gómez fue el primero en ganar uno de Serie Mundial con los Gigantes de San Francisco.

Mucho más se pudiese transcribir de los puertorriqueños con los Piratas de Pittsburgh. Es una franquicia que por donde usted viaje por Puerto Rico se encuentra una gorra con la afamada “P” y como dice una canción popular de hoy que es la tierra donde todos llevamos en la espalda el número 21. Más en esta historia entre Pittsburgh y Puerto Rico eso el tiempo nos lo dirá.

Lanzadores Latinos en las Grandes Ligas y la Sabermetria

Felix

La temporada 2018 está en todo su apogeo y muy cierta es la expresión en cualquier deporte de que todos los tiempos cambian. El béisbol organizado no es la excepción.

En tiempos de antaño en el siglo pasado seguramente nadie se hubiese imaginado que hasta donde iba llegar la utilización de lo que muchos hoy llaman números de “Sabermetrics”. Dirigentes de hoy entre otros Alex Cora, Clint Hurdle y Dave Martínez de los que bien puedo mencionar son fervientes con la utilización de las estadísticas modernas.

Muy similar como con los jugadores ofensivo en la “sabermetria” hay un sin número de nuevas fórmulas para determinar quiénes son lanzadores que pueden hacer de un equipo uno ganador y en el análisis objetivo que su actuación se traduzca en campeonato en Serie Mundial.

Hoy día cuanto a lanzadores ya no es suficiente el número de victorias, promedio de efectividad y ponchetes. Son un numero de promedios que determinan cuantas ocasiones un lanzador no importa su rol son factor en victorias para su conjunto.

Con estos asuntos de estadísticas cada cual con su opinión. Tiempo atrás siguiendo números de “sabermetria” les ofrecimos nuestro listado de los mejores 25 peloteros de sangre latinoamericana de orden ofensivo de todos los tiempos que incluía jugadores activos en las Grandes Ligas.

Para los amantes de la historia y simples curiosos les brindamos nuestro listado de 15 lanzadores de todos los tiempos que incluye varios brazos del presente que sobresalen siguiendo números de “sabermetria” y ellos son:

John Candelaria
Bartolo Colon
Mike Cuellar
Johnny Cueto
Félix Hernández
Juan Marichal
Dennis Martínez
Pedro Martínez
Camilo Pascual
José Rijo
Mariano Rivera
Johan Santana
Luis Tiant
Fernando Valenzuela
Javier Vázquez

Quien es Puertorriqueño en las Grandes Ligas

Reggie and Giancarlo

Es tiempo de comienzo de los entrenamientos primaverales y no importa de dónde usted tome sus páginas deportivas en Dominicana, México o Venezuela está esa nota de quienes son sus posibles grandes liga ya está rubricada de quienes podrán ser los suyos esta venidera temporada. Puerto Rico no es la excepción.

Un diario de la Isla del Encanto recién publico una lista de los llamados boricuas que estarán participando esta primavera en búsqueda de un trabajo de liga mayor y otro diario de importancia publico una similar pero con números diferentes. Este tirijala borinqueño viene desde hace tiempo y como su diáspora cada vez mas sigue aumentando es un buen instante para revisitar esta trama de quienes merecen el término de ascendencia de puertorriqueño en materia de historia de las Grandes Ligas.

Es un tema que guste o no pero lo real es que cada día vemos más y más peloteros en los diamantes nacidos en suelo estadounidense y muchos sueñan cada uno a su forma de corazón ser reconocidos en la tierra de la sangre de sus descendientes.

Este pasado Diciembre cuando recibí la edición de ESPN Deportes La Revista de cierre del 2017 con su portada ‘Los 25 Latinos del Año’ el segundo escogido por sus editores lo fue Giancarlo Stanton. En el recuadro así dice la nota “Sangre puertorriqueña corre por sus venas. Es el máximo jonronero de la Liga Nacional y de las Grandes Ligas. Lo avalan 59 cuadrangulares y 132 carreras impulsadas en la temporada regular. Fue elegido MVP de la Liga Nacional”.

El sexto en su lista en tan publicación lo es Nolan Arenado. Su calce dice así “Al cabo de su tercera temporada regular, este jugador de ascendencia cubano-boricua acumuló más de 30 cuadrangulares en cada una: 42 en 2015, 41 en 2016 y 37 en 2017”.

Como dirían en Borinquén, Wepa! Desde que ambos debutaron en las mayores mucho se ha chachareado sobre la llamada elegibilidad “boricua” y bien cada uno en su tono nunca nos han negado su sangre borincana.

En el caso de Puerto Rico hay mucha animosidad sobre el susodicho argumento por su situación política de quién es quién pero con el pasar del tiempo hay que entender que sobre 5.1 millones de seres se llaman puertorriqueños en los Estados Unidos y son mucho más de los nacidos en el propio suelo de la Isla del Encanto.

Interesante es que ambos Stanton y Arenado podrían ser si fuesen aceptados junto a entre otros Carlos Correa, Francisco Lindor y Yadier Molina el quinteto de los mejores boricuas en las Mayores. Ambos por esas cosas de la vida como vistieron la camisa “USA” ya saben la expresión que les tiraron ese número de pelota de billar.

Mismo caso con el lanzador Marcus Stroman que por cierto no puede ser más claro su tatuaje de la mono estrellada en su codo izquierdo. Otro lanzador que con bombos y platillos se dijo que era boricua cuando sus dos no-hitters y su Cy Young es Jack Arrieta pero desde aquellos triunfos después como que se ha entumecido su elegibilidad.

Por cierto, no podemos olvidar a George Springer quien fue el Jugador Más Valioso de la pasada Serie Mundial. Su madre es de Utuado y en sin número de ocasiones siempre habla muy bien de su amor por Puerto Rico. Como similar lo hace de su también ascendencia panameña.

El tema puro puertorriqueño es interesante. Mas cuando la cuestión de algunos es por nacimiento puro y limpio como un batazo. Edgar Martínez, quien es considerado coquí como Roberto Alomar, Orlando Cepeda, Roberto Clemente e Iván “Pudge” Rodríguez, nació en la Ciudad de la Gran Manzana en Nueva York.

Cuando viajamos por diferentes épocas podemos ir a través del tiempo tan atrás sobre reconocidos como “boricuas” entre tantos y tantos Jim “El Jungle” Rivera, Arnie Portocarrero, Julio Cruz, Nelson Figueroa, Von Hayes, Dickie Thon, Bobby Bonilla, Eduardo Pérez, John Valentín y Alexis Ríos. Hoy activos Mike Avilés, TJ Rivera y Seth Lugo no tienen nada de diferente a Christian Arroyo, Michael Givens, Emilio Pagan y Rafael López.

Recientemente en un conversatorio con el considerado mejor zurdo en la historia Juan ‘Terin’ Pizarro fue claro que en esa palestra con el nadie olvide el nombre de John Candelaria. Si alguien ha olvidado el Pirata de Quebradillas y después Pirata de Pittsburgh primero en ganar 20 partidos su cuna de nacimiento es la Ciudad de la Gran Manzana.

Complicado es el panorama ahora también es hasta de los dirigentes. En este momento de discusión a nueva temporada claro está el primero lo fue Edwin Rodríguez; segundo Santitos Alomar y tercero Alex Cora. El cuarto lo es Dave Martínez quien será el capataz de los Nacionales de Washington y desde sus días con los Metros de San Juan y después entre varias franquicias entre otras los Expos de Montreal, Cachorros de Chicago y Devil Rays de Tampa Bay siempre fue fiel a su identificación boricua.

La historia se dice que es quien la cuente y/o la escriba y este dilema se sabe va mas allá del béisbol. Cuantos hoy en día no importa industria o servicio cada vez que tienen éxito y sale a relucir su ascendencia como sea rápido se le reconoce como un orgullo boricua.

A principios de esta columna mencione a Giancarlo Stanton pero si quiere ir más lejos en este tema entonces que alguien me diga porque en todas las exhibiciones oficiales que instalan las Grandes Ligas de la historia de los latinos en las Grandes Ligas en el calce de Reggie Jackson siempre está acentuado su hispanidad por su Martínez que corre por su sangre boricua por su abuela paterna.

Es hora una vez más que Borinquén continúe el seguir de sus oriundos así como dicen en la Isla del Encanto hayan nacido en la luna. Cuanto soneamos con Marc Anthony y nos movemos con Jennifer López y bien entienda esta recta lanzada.

El béisbol no es una excepción de quienes son Puertorriqueños en las Grandes Ligas.