Tagged: Piratas de Pittsburgh

Piratas de Pittsburgh y Puerto Rico: 65 Años de Historia de Grandes Ligas

Roberto Clemente 1956

No hay quien en el planeta Tierra cuando se chacharea y escribe de la franquicia de los Piratas de Pittsburgh que el primer sinónimo que viene de inmediato a la mente de cualquiera aunque no sepa de béisbol es el nombre de Roberto Clemente.

La historia entre Clemente y la ciudad acerera dentro y fuera del deporte del guante y el bate es una extensa y con el pasar de los tiempos parece ser en ocasiones interminable.

Como todo en la vida hay un principio y en ocasiones hay momentos que pasan por desapercibidos. Más allá de las costas de Puerto Rico un grupo de “fans” en Pittsburgh están llevando el mensaje claro de que hay datos en la historia de esa franquicia que deben cambiar y ser honrados a favor de un boricua.

Hace exactamente 65 años atrás el primero nacido en la Isla del Encanto en vestir la franela de los Piratas lo fue Carlos Bernier. Esa temporada de 1953 fue su única en las Mayores. Todos sus 105 partidos fueron como guardabosques. Algunos asiduos lo recuerdan por su rapidez en las bases demostrado esa campaña llegando sexto en bases robadas y octavo en triples entre líderes en la Liga Nacional.

Precisamente, Bernier puso su huella rápido en el llamado mejor béisbol en Pittsburgh al ser el primer boricua en la historia con tres triples en un partido frente a los Rojos de Cincinnati. Clemente realizó tal hazaña de tres triples en un partido cinco años más tarde también frente a Cincinnati.

Por cierto, para añadir un poco más, Bernier esa temporada se convirtió en el tercer puertorriqueño en la historia en ser llamado guardabosque en las Grandes Ligas. Los primeros dos lo fueron Luis “El Jibaro” Rodríguez Olmo con los Dodgers de Brooklyn (1943) y Luis “Canena” Márquez con los Bravos de Boston (1951).

En pasado párrafo apuntó la palabra algunos porque buena lid está llevando un grupo de investigadores que es hora que se le reconozca a Bernier por un hecho olvidado más que sus números ofensivos. Bernier fue el primer pelotero de la raza negra en jugar para la franquicia de los Piratas. Según la enciclopedia de los Bucaneros, Curt Roberts es el hombre contemplado como el primer negro en jugar para ese conjunto en la historia. Roberts debutó en las mayores en la temporada de 1954 en rol de segunda base.

Según datos obtenidos, intentos anteriores de llevar a “El Cometa” Bernier a su sitial en la historia han sido improductivos. Para el béisbol organizado, en el listado histórico del primer negro por franquicia el único borincano reconocido en sus paginas lo fue en Saturnino “Nino” Escalera en 1954 con los Rojos de Cincinnati.

Tres años más tarde, en 1956 se puede bien transcribir que fue el primero que Clemente demnpezó a comenzar su marca beisbolera. Fue ese su mejor en números ofensivos en la década de los 50’ hasta su año de despunte en 1960. Volviendo atrás en el tiempo ese 1956 hay que resaltar que ese fue un año histórico más allá de Clemente para la historia. Esa campaña fue en la franela Pirata que Luis “Tite” Arroyo obtuvo su primer juego salvado en su carrera.

Fue su primer paso en una carrera de grandes éxitos.. Arroyo, quien lanzó por dos temporadas para los Piratas, más adelante fue el rey de los salvados en 1961 con los Yankees de Nueva York. Arroyo todavía hoy es el único puertorriqueño en ser líder en juegos salvados en el béisbol mayor.

La ´cada de los 60’ y 70’ le pertenece al Pirata mayor Roberto Clemente. En simple resumé se le reconoce como “The Great One” en Pittsburgh en los diamantes con mucho juicio y racionalidad por sus 15 Juegos de Estrellas; 12 Guantes de Oro; 4 títulos de bateo en el circuito nacional y entre tantos honores y reconocimientos por su Jugador Más Valioso en 1966 de la Liga Nacional y “MVP” en 1971 en Serie Mundial. 

Candelaria 1979

Clemente se nos fue en 1972 pero otro boricua que hoy entusiastas en Pittsburgh de la década de los 70’ están renaciendo su estrellato porque no es de olvidar es John Candelaria. El “Candy Man” en sus 12 campañas con los Piratas es propietario de grandes momentos de notoriedad en la historia del uniforme oro, negro y blanco Bucanero y consonante con Puerto Rico.

En resumén, Candelaria para los amantes de la historia del béisbol de Borinquén en 1976 fue el primer boricua con un juego “no hit-no run” en las Mayores en partido frente a los Dodgers de Los Angeles. Un año más tarde fue el primer boricua en ganar 20 partidos en las mayores y todavía hoy desde esa misma temporada de 1977 es el único boricua en ser líder en efectividad  (2.34) en la Liga Nacional y todo el beisbol mayor.

En 1979 fue una de las cartas triunfantes del campeonato mundial en 1979 de los Piratas y fue el primer boricua en obtener un triunfo en Clásico de Octubre desde 1954 cuando Rubén Gómez fue el primero en ganar uno de Serie Mundial con los Gigantes de San Francisco.

Mucho más se pudiese transcribir de los puertorriqueños con los Piratas de Pittsburgh. Es una franquicia que por donde usted viaje por Puerto Rico se encuentra una gorra con la afamada “P” y como dice una canción popular de hoy que es la tierra donde todos llevamos en la espalda el número 21. Más en esta historia entre Pittsburgh y Puerto Rico eso el tiempo nos lo dirá.

Advertisements

Roberto Clemente: Orgullo de America y Puerto Rico

10897120_10205301710800270_784399636300660563_n

Roberto Clemente un día como hoy 31 de Diciembre partió en vida hace 42 calendarios atrás en una misión de ayudar a los damnificados de un terremoto en Nicaragua. A estas fechas, no solo en su Puerto Rico sino en América Latina entera es una de esas figuras emblemáticas que muchos conocen y se estudia por el gran ser humano que fue.

En el terreno de béisbol, Clemente con todo sus atributos, honores y reconocimientos por 18 temporadas no fue realmente que se le reconoció como un grande en el norte hasta el 30 de septiembre de 1972 en una tarde fría y nublada en el Estadio Tres Ríos de la Ciudad de Pittsburgh donde el ídolo de la Isla del Encanto conectó su indiscutible número 3,000 en su carrera. Un doble entre el bosque izquierdo y central frente al lanzador Jon Matlack de los Mets de Nueva York.

Por cosas de la vida fue su último imparable en campaña regular en su carrera. Esa temporada conectó solamente cuatro indiscutibles en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional frente a los Rojos de Cincinnati. El resto es historia. Clemente le fue retirado su número 21 por la organización de los Piratas; fue exaltado en 1973 al Salón de la Fama y el béisbol organizado entrega anualmente un galardón que lleva su nombre aquel pelotero que se exalta dentro y fuera del terreno de juego.

En estos días observaba a través de artículos del internet como su figura sigue siendo reconocida para estas fechas de cierre del mes de Diciembre en varias ciudades de los Estados Unidos y en Nicaragua. Triste que en su propio Borinquén es de esas figuras patrias que por la razón que sea luce ser olvidada.

image_530.jpg.resize.800x450

Puede que Clemente eso de los homenajes si estuviese vivo quien sabe pero estoy seguro que en cuanto a béisbol estaría afligido viendo las pobres asistencias que siguen hoy día la liga profesional y por más que se hable en la calle del deporte del guante y el bate la realidad es que el interés por Cangrejeros, Criollos, Gigantes, Indios y Senadores es mínimo en especial por la juventud. Más prueba que las asistencias a los estadios no hay nada que discutir.

La temporada de la liga invernal entra en enero en su fase de post-temporada y poco se escucha de deseos de un venidero campeón. Más se oye sobre el futuro de la liga y que pasará con las franquicias de San Juan y Ponce.

Es cierto que esta campaña por vez primera en mucho tiempo puede que se haya visto la venidera cosecha de los futuros grandes liga de Borinquén pero ni siendo la Serie del Caribe 2015 en las huestes del Estadio Hiram Bithorn en San Juan es muy pobre el entusiasmo y frenesí que este evento con lleva en la región.

Más aún que es el 20 aniversario de la serie de 1995 que Puerto Rico se lució con aquel afamado equipo de ensueño que sin duda el propio Clemente hubiese estado orgulloso. Un conjunto que hasta medios de comunicación de los Estados Unidos lo marcaron como uno de los mejores equipos de béisbol del Siglo 20.

No importando como dice el boricua que las cosas están malas, Clemente muy seguramente tendría fe en su terruño porque si alguien vivió tiempos difíciles en vida fue el pero esta de la presente generación borincana volver hacer su persona uno que perdure para la eternidad.

Si en toda América la figura de Roberto Clemente es de orgullo, que pasa en su propio Puerto Rico donde es el primer punto de partida donde debe ser el que le diga al mundo que jamas debe ser olvidado.

Pedro Alvarez: Despertar en Pittsburgh?

Pedro+Alvarez+Atlanta+Braves+v+Pittsburgh+xSGman0Yt59l

Este pasado jueves el tercera base Pedro Alvárez impulsó todas las carreras—cinco en total— con un jonrón solitario, un doble y un sencillo que fueron suficientes para darle a sus Piratas de Pittsburgh una victoria sobre los Rojos de Cincinnati.

Para el joven antesalista dominicano no es la primera vez que tiene en su carrera un partido con tal número de remolcadas pero en estos momentos es de suma importancia el surgimiento de su madero.

Alvárez en las ultimas tres semanas anda bateando para su mejor mes de Junio en su carrera incluyendo seis vuelacercas y 17 carreras empujadas. Para más decir, en sus últimos 52 partidos desde mediados de Abril ha conectado 16 bambinazos y remolcado 47 carreras que aunque su promedio de bateo no es de lo mejor es la razón porque esta entre líderes en ambos departamentos de poder en la Liga Nacional.

Su bate es una de las razones porque sus Bucaneros están en batalla detrás de los Cardenales de San Luis y los Rojos de Cincinnati en su división central y en posición de ‘wild card’ en su Liga Nacional.

Falta mucho béisbol pero para la tropa de Clint Hurdle el bateo de Alvárez que siempre ha sido uno prometedor pero de altas y bajas es de suma repercusión sí es que sus Piratas desean por vez primera en 21 campañas arribar a series post-temporada. Eso el tiempo nos lo dirá.

El 21 de Roberto Clemente: Karma para los Piratas de Pittsburgh ?

andrew-mccutchen-starling-marte-ap2

El mes de Mayo está por irse a la vuelta de la esquina y sí hay una gran sorpresa en el béisbol organizado en estos momentos son los Piratas de Pittsburgh.

El mismo conjunto que no conoce el adjetivo ganar hace muchos años. No solo anda de segundo en su banderín central detras de los Cardenales de San Luis sino tiene la segunda mejor marca en toda la Liga Nacional.

Esta es la misma franquicia Bucanera que el año pasado terminó su campaña número 20 consecutiva con marca perdedora, y es el conjunto en todos los principales deportes profesionales de los Estados Unidos con la racha de temporadas con números negativos más holgados en el presente.

Simplemente por vigésima temporada consecutiva, los Piratas dirigidos por Clint Hurdle terminaron con más derrotas que ganados en las Grandes Ligas.

Ahora bien, a estos momentos, su quinteto de lanzadores abridores va con paso de menos de 3.40 de efectividad; su grupo de relevistas ha lanzado de forma estelar y su bateo colectivo comandado por su estrella Andrew McCutchen está dando que hablar en muchas esquinas.

Un jugador que tambien está dando que charlar es Starling Marte quien haciendo ajustes en su bateo en los proximos meses puede colarse en la carrera para Novato del Año de la Liga Nacional.

Quien diria que esta franquicia era una a contar año tras año en la década de los 70’ y revivió a principios de los 90’ bajo la tutela de Jim Leyland.

Hoy los asiduos Piratas siguen a figuras como Starling Marte y Pedro Alvárez pero para los que han olvidado esta fue la franela de grandes entre otros Roberto Clemente,  Bobby Bonilla,  Manny Sanguillén, John Candelaria, José Lind, Tony Peña, Mateo Alou, Omar Moreno y Rennie Stennett. Fue en Pittsburgh donde Clemente hizo ese número 21 uno que cada latinoamericano quie vestir en su camisola.

Será el 21 el cierre del desliz que llevan desde 1993 los Piratas ? Eso lo sabremos en el otoño.