Tagged: pirates

Roberto Clemente y Su Salón de la Fama: Honor Premio Roberto Clemente

Clemente 1967

“Cuando tienes la oportunidad de mejorar cualquier situación, y no lo haces, estás malgastando tu tiempo en la Tierra.” Frase celebre de Roberto Clemente. Sencilla, simple, directa, humilde y muy probable en el momento dicha de corazón y espontánea. Es tan así su relevancia que todo jugador que demuestra más allá su excelencia en el terreno de juego y despliega su valor de ayudar a los demás y compromiso a su comunidad es considerado a uno de los máximos reconocimientos que confiere las Grandes Ligas. El Premio Roberto Clemente.

Ese enunciado es de tal trascendencia que recientemente en conversaciones con colegas de SABR —por su acrónimo en inglés, Society for American Baseball Research — en la ciudad de Pittsburgh se disertaba como ir más allá con la figura de Roberto Clemente y darle mayor envergadura al Premio Roberto Clemente.

Hoy es hoy y entre ideas parece ser que sea realidad ambos planteamientos unidos estará en el llamado Salón de la Fama de Roberto Clemente.

Para muchos no es un ideario lozano porque para los que conocen de béisbol en el presente usted puede visitar el Museo de Ted Williams que hoy día esta localizado en el Tropicana Field hogar de los Rays de Tampa Bay.

Por cierto, tuve la dicha en el 2000 de cubrir en aquel entonces para El Vocero de Puerto Rico la exaltación de Roberto Clemente a dicho museo que en aquel tiempo se encontraba en el norteño pueblo de Hernando en el Estado de Florida.

Además de Clemente en el Museo Ted Williams hoy la sangre latina esta representada en este recinto por Roberto Alomar, Santos Alomar, padre e hijo, Tony Oliva, Tany Pérez, Alex Rodríguez y el activo Miguel Cabrera de los Tigres de Detroit.

En el plan para el Salón de la Fama de Roberto Clemente es reconocer en un solo lugar el compromiso de todos aquellos que se ejemplifican por su trabajo no solo en el diamante de juego sino también fuera de los parques con una vida ejemplar comunitaria.

En el contexto original de dicho recinto están contemplados ser exaltados a la primera clase los 17 salón de la fama que han sido reconocidos con el Premio Roberto Clemente. Ellos son Willie Mays, Brooks Robinson, Al Kaline, Willie Stargell, Lou Brock, Rod Carew, Phil Niekro, Gary Carter, John Smoltz, Jim Thome, Tony Gwynn, Kirby Puckett, Ozzie Smith, Dave WinfieldBarry Larkin, Cal Ripken Jr. y Craig Biggio.

Como todo proyecto que hemos escrito a través de los años entendemos su mayor éxito es que sea a largo plazo y todo lo que sea inmortalizar lo mejor de lo mejor es siempre bienvenido.

Las reglas de quienes y como serán exaltados para futuras clases este por verse pero un granito de arena no viene mal.

Si la primera clase al Salón de la Fama de Roberto Clemente es como expuesta anteriormente entonces la segunda clase deben ser considerados más allá de Rod Carew todos los latinoamericanos que a estas fechas han sido reconocidos con el Premio Roberto Clemente que son Sammy Sosa (1998); Edgar Martínez (2004); Carlos Delgado (2006), Albert Pujols (2008); David ‘Big Papi’ Ortiz (Boston) y Carlos Beltrán (2013). En tal segunda también es hora deben ser homenajeados sus ex-compañeros Steve Blass y Manny Sanguillén de los Piratas de Pittsburgh.

A futuras clases deben ser considerados en algún tipo de orden todos los restantes actuales recipientes del Premio Roberto Clemente como también por su servicio a la comunidad los salón de la fama Roberto Alomar, Orlando Cepeda, Vladimir Guerrero, Juan Marichal, Tany Pérez e Iván Rodríguez. Como también no olvidar entre otros a Juan González, Mike Lowell, Dennis Martínez, Jorge Posada, Mariano Rivera y Bernie Williams. A buen futuro entre otros todavía hoy activos a Miguel Cabrera, Félix Hernández, Yadier Molina y Martín Prado.

El Salón de la Fama de Roberto Clemente, al escribir estas lineas, desconocemos su hogar final pero si conocemos que la actividad de la exaltación de la primera clase será celebrada el 11 de Noviembre en una actividad en San Juan de Puerto Rico.

Quedamos a las ordenes y más del Salón de la Fama de Roberto Clemente eso el tiempo nos lo dirá.

Advertisements

Roberto Clemente: El Gran Ejemplo de los Latinos en las Grandes Ligas

Clemente World Series 1971

Para el guardabosque Gregory Polanco llego un día que tanto esperaba. Este Miércoles, 5 de septiembre es uno grande en el PNC Park el hogar de los Piratas de Pittsburgh. Es uno de gran celebración para todos los “fans” pero a su vez tal como se expresó Polanco como portavoz de los Bucaneros latinos es momento de conmemorar el legado del primer súper estrella latinoamericana. Es Día de Roberto Clemente.

El béisbol de las Grandes Ligas comienza los festejos del Mes de la Herencia Hispana en los Estados Unidos con el Día de Roberto Clemente y cada equipo entre actividades de recordatorio galardona los candidatos de su franquicia al premio que lleva el nombre de Clemente a todos aquellos que muy similar a quien fue llamado ‘The Great One’ se ejemplifican por su trabajo no solo en el diamante de juego sino también fuera de los parques con una vida ejemplar comunitaria.

En el 2002, el béisbol mayor decidió crear el Día de Roberto Clemente más allá de la ciudad de Pittsburgh para reconocer públicamente todos los nominados al Premio Roberto Clemente de cada franquicia.

Para no olvidar Clemente fue un múltiple seleccionado al Juego de Estrellas; 12 veces Guante de Oro; cuatro títulos de bateo en la Liga Nacional: dos sortijas de Serie Mundial y entre tantos honores Jugador Más Valioso en 1966 de la Liga Nacional y Jugador Más Valioso en 1971 de Serie Mundial. Fue el primer latinoamericano en arribar al exclusivo club de 3,000 hits y primero latinos entre los inmortales en el Salón de la Fama en Cooperstown.

Si bien su figura es bien recordada por su quehacer en los diamantes debe ser también bien que debe ser evocado por su cita “cuando tienes la oportunidad de mejorar cualquier situación, y no lo haces, estás malgastando tu tiempo en la Tierra”.

Para los latinoamericanos es de gran orgullo no solo porque agasaja la figura de Clemente sino fue el primer reconocimiento oficial que confiere las mayores con un nombre de un grande de América Latina. Hoy día también está el Premio Edgar Martínez al mejor bateador designado anualmente en la Liga Americana y en el mismo circuito se confiere el Premio Mariano Rivera al mejor relevista anualmente.

Un sin número de estrellas han recibido el Premio Roberto Clemente desde 1971 y es buen momento de destacar los latinoamericanos que han sido reconocidos como ganadores del gran galardón. Ellos son Rod Carew (1977); Sammy Sosa (1998); Edgar Martínez (2004); Carlos Delgado (2006), Albert Pujols (2008); David ‘Big Papi’ Ortiz (Boston) y Carlos Beltrán (2013).

Esta temporada entre los 30 candidatos son hijos de América Latina los candidatos José Abreu de los Medias Blancas de Chicago; Carlos Carrasco de los Indios de Cleveland; Nelson Cruz de los Marineros de Seattle; Yadier Molina de los Cardenales de San Luis y Martin Prado de los Marlins de Miami.

Quien sabe quién será el eventual ganador este 2018 cuando sea anunciado el Premio Roberto Clemente este próximo Octubre durante la celebración de la Serie Mundial pero no viene mal en este momento recordar todos aquellos nominados para tan honor.

Para los amantes de la historia o simples curiosos aquí les ofrecemos todos los sangre latina reconocidos desde el 2002 nominados al Premio Roberto Clemente. Cuanto más larga esta lista eso solo el tiempo nos lo dirá y ellos son:
CUBA
2016 José Abreu Chicago White Sox
2017 José Abreu Chicago White Sox
2018 José Abreu Chicago White Sox

REPUBLICA DOMINICANA
2002 Vladimir Guerrero Montreal Expos
2003 José Vizcaino Houston Astros
2003 Albert Pujols St. Louis Cardinals
2003 Alex Rodríguez Texas Rangers
2004 José Lima Los Angeles Dodgers
2005 Albert Pujols St. Louis Cardinals
2006 David Ortiz Boston Red Sox
2006 Robinson Canó New York Yankees
2006 Ramón Ramírez Colorado Rockies
2006 Albert Pujols St. Louis Cardinals
2007 David Ortiz Boston Red Sox
2007 Vladimir Guerrero Los Angeles Angels
2008 Albert Pujols St. Louis Cardinals
2008 Carlos Peña Tampa Bay Rays
2009 Jhonny Peralta Cleveland Indians
2009 Hanley Ramírez Florida Marlins
2009 Albert Pujols St. Louis Cardinals
2010 Albert Pujols St. Louis Cardinals
2011 David Ortíz Boston Red Sox
2011 Albert Pujols St. Louis Cardinals
2014 Adrián Beltré Texas Rangers
2015 Jose Bautista Toronto Blue Jays
2015 Adrián Beltré Texas Rangers
2016 Robinson Canó Seattle Mariners
2017 Robinson Canó Seattle Mariners
2018 Nelson Cruz, Seattle Mariners

MEXICO
2009 Adrián González San Diego Padres
2010 Adrián González San Diego Padres
2012 Ricky Romero Toronto Blue Jays
2013 Adrián González Los Angeles Dodgers
2015 Adrián González Los Angeles Dodgers
2016 Adrián González Los Angeles Dodgers

PUERTO RICO
2002 José Valentín Chicago White Sox
2002 Iván Rodríguez Texas Rangers
2002 Carlos Delgado Toronto Blue Jays
2002 José Valentín Chicago White Sox
2002 Roberto Hernández Kansas City Royals
2003 Jose Valentín Chicago White Sox
2003 Carlos Delgado Toronto Blue Jays
2004 Jose Valentin Chicago White Sox
2004 Edgar Martínez Seattle Mariners
2005 Jorge Posada New York Yankees
2006 Carlos Delgado New York Mets
2007 Jorge Posada New York Yankees
2010 Angel Págan New York Mets
2012 David de Jesús Chicago Cubs
2013 Hector Santiago Chicago White Sox
2013 Carlos Beltrán St. Louis Cardinals
2015 George Springer Houston Astros
2015 Hector Santiago Los Angeles Angels
2015 Javier López San Francisco Giants
2017 Marcus Stroman Toronto Blue Jays
2017 T.J. Rivera New York Mets
2018 Yadier Molina, St. Louis Cardinals

VENEZUELA
2004 Bobby Abreu Philadelphia Phillies
2006 Omar Vizquel San Francisco Giants
2007 Miguel Cabrera Florida Marlins
2008 Melvin Mora Baltimore Orioles
2008 Magglio Ordoñez Detroit Tigers
2009 Johan Santana New York Mets
2010 Carlos Guillén Detroit Tigers
2011 Felix Hernández Seattle Mariners
2012 Miguel Cabrera Detroit Tigers
2012 Felix Hernández Seattle Mariners
2012 Johan Santana New York Mets
2013 José Altuve Houston Astros
2013 Miguel Cabrera Detroit Tigers
2014 Felix Hernández Seattle Mariners
2015 Miguel Cabrera Detroit Tigers
2015 Carlos Carrasco Cleveland Indians
2016 Carlos Carrasco Cleveland Indians
2016 Carlos González Colorado Rockies
2016 Miguel Cabrera Detroit Tigers
2017 Jose Altuve Houston Astros
2017 Carlos Carrasco Cleveland Indians
2017 Miguel Cabrera Detroit Tigers
2018 Carlos Carrasco Cleveland Indians
2018 Martin Prado Miami Marlins

Roberto Clemente: Su Nombre Debio Ser Nombre Estadio Piratas de Pittsburgh

Roberto Clemente 1971

La historia es como es y así esta estampada pero hace 20 calendarios exactos para estas fechas cuando en Pittsburgh por una serie de decisiones monetarias la franquicia de los Piratas decidió tomar acción para reemplazar el Estadio Tres Rios por un nuevo hogar la firma financiera PNC tomó un gran momento comercial a su favor.

En 1998 en un momento dado la franquicia de los Piratas estuvo en medio de un huracán en su propia ciudad donde por razones financieras no había acuerdos como sufragar los costos de un nuevo parque tal como deseado por la franquicia.

La firma financiera PNC puso $44 millones en la mesa de negociaciones y en buen termino de béisbol Playball ! El resto es historia. Eran aquellos tiempos que los estadios comenzaban a tomar todos esos nombres corporativos cuales muchos todavía están vigentes en el presente. En aquel instante la firma PNC tomó una buena ola ya que estaban de moda acuerdos similares por firmas financieras que andaban firmandose  como lo hicieron franquicias entre otras los Cascabeles de Arizona y los Rojos de Cincinnati.

Lo que se llevó la historia y hoy pocos recuerdan o conocen es que en aquel entonces en un sin número de encuestas y sondeos el nombre más favorecido para la futura casa Bucanera a reemplazar el Tres Rios era Roberto Clemente Park.

Hoy es hoy y a estas fechas de la celebración de lo que hubiese sido el cumpleaños número 84 que grandioso hubiese sido para la familia de Roberto Clemente con gran gloria y honra que su nombre en el presente fuese el lauro del actual estadio.

Veinte años después hoy realizamos que aunque el deseo de una gran mayoría de los asiduos en Pittsburgh no fue realidad hay que reconocer que los Piratas cumplieron que la memoria de Clemente viviese por todas partes en el estadio tal como se puede ver hoy día.

Aquel ideal de muchos comenzó a tomar forma desde el primero de Octubre del 2000 cuando se celebró el ultimo juego en el Tres Rios. Entre sin números de anuncios la franquicia bucanera dejo saber que la estatua de Roberto Clemente pasaría al nuevo estadio como parte de una de las entradas principales de la nueva facilidad a inaugurarse en Abril del 2001.

Si alguien ha olvidado la estatua actual originalmente fue develada para las festividades del Juego de Estrellas de 1994 y estaba localizada en la entrada A del Estadio Tres Rios. La obra creada por Susan Wagner titulada “The Great One” como prometido es probablemente la pieza central de mayor atención al presente.

Vale señalar es tan centrada su importancia que ir a un partido de los Piratas desde el “downtown” se llega cruzando hacia el estadio a través del Puente Roberto Clemente; llegas a la entrada por el jardín izquierdo donde esta ubicada la estatua su estatua y al entrar al estadio de las primeras vistas que notas es que toda la verja a lo largo del predio del jardín derecho tiene 21 pies en honor al que todavía todos los seguidores le reconocen como el gran inmortal que jugó toda su carrera en el oro y negro de los Piratas.

El acuerdo de la firma PNC de los derechos de nombre del parque termina en el 2020 y quien sabe que el tiempo dirá. Eso si, en este momento de fecha del natalicio de Roberto Clemente cuando vemos la importancia y el reconocimiento que tiene para toda la gente en Pittsburgh hay que aplaudirlos en grande y una vez más esperamos Puerto Rico finalmente despierte tal como lo hacen los norteños Piratas de la importancia que se le debe dar a Roberto Clemente.

Nadie olvide. La historia es cultura e identidad. Clemente fue un verdadero grandes liga en todos los sentidos de la palabra y una vez más otro mes de Agosto que esta columna le pertenece al que el mundo no debe olvidar.

Piratas de Pittsburgh: Salon de la Fama Casa de sus Grandes Latinos

Roberto Clemente 1970

Una de las franquicias más tradicionales del béisbol mayor son los Piratas de Pittsburgh. No hay esquina en el planeta de los amantes del deporte del guante y el bate que no falle en tener  conocimiento de la franquicia bucanera acentuada en la llamada ciudad del acero en el oeste del Estado de Pennsylvania.

Fueron los Piratas de 1903 los primeros representantes de la Liga Nacional en la historia de lo que usted lector conoce hoy como la Serie Mundial. Puede que no sean tantos campeonatos mundiales como otras organizaciones pero nadie olvida sus reinados por sus momentos especiales de 1960, 1971 y 1979. El primero el jonronazo de Bill Mazeroski que dejó en el terreno a la maquinaria de los Yankees de Nueva York en el Forbes Field; en 1971 la serie que finalmente le dio el toque a Roberto Clemente del reconocimiento de super estrella en todas las mayores y en 1979 los llamados “La Familia” liderados por Willie Stargell.

La crónica de esta organización es inmensa pero en estos días ha resurgido entre los suyos en especial gracias a la unión de todos los medios de comunicación que cubren el conjunto para que después de tres siglos de historia esta organización tenga finalmente su propio salón de la fama.

Hoy día 16 de las organizaciones de las 30 que componen el béisbol organizado tiene su propia forma de honrar para la eternidad sus grandes en alguna forma de pabellón de la fama.

Es cierto que los Piratas tienen un sin número de reconocimientos, honores y hasta estatuas en su actual hogar el PNC Park a sus grandes Honus Wagner, Maz, Clemente y Stargell pero no tienen su propio salón que reconozca a los suyos en su propio lugar.

En tiempos recientes miembros de la prensa de Pittsburgh se han unido para que este sueño sea realidad en el propio PNC Park. En realidad si usted viaja hoy a Pittsburgh todo aquello de destaque de la franquicia la puede encontrar en una sección dedicada a los Piratas en el Heinz History Center y si es un asiduo “fan” de Roberto Clemente el lugar a ir es el Museo Roberto Clemente localizado en el corazón de Lawrenceville en Pittsburgh.

Por cierto, en el PNC Park además de las estatuas antes mencionadas a sus cuatro grandes, en el lado derecho del estadio hay una sección con rótulos de sus números retirados y en honor a “The Great One” toda la varda derecha es dedicada totalmente al número 21.

En esta idea que esta dando vueltas una vez más no hay duda que de hacerse realidad la primera clase será el grupo de nueve que ellos reconocen al presente como sus grandes. En ese grupo esta Roberto Clemente. 

Para futuras clases de un salón propio estoy seguro que la prensa local tendrá sus favoritos pero por aquello de darles una mano de nuestro lado no deben faltar en ese proyecto grandes de América Latina y de sangre hispana que gloria y notoriedad le dieron a Pittsburgh en determinados momentos en su historia.

En nuestro granito de arena de ser realidad este salón de la fama de la fama de los Piratas de Pittsburgh de inicio en la segunda clase deben ser exaltados de entrada inmediata Manny Sanguillén y  John Candelaria.  En futuras clases deben tener consideración de estudio por sus aportaciones Tony Peña, Omar Moreno, Bobby Bonilla y Mateo Alou.

Enhorabuena que los Piratas de Pittsburgh estén considerando su propio pabellón para sus propios inmortales. Que sea realidad eso el tiempo nos lo dirá.

John Candelaria: Siempre Pirata de Puerto Rico y Pittsburgh

John Candelaria 2

Hace 46 calendarios atrás John Candelaria dejo un anhelo de muchos deportistas de ir a unos Juegos Olímpicos por firmar como pelotero realizando un sueño que para muchos en su perspectiva se convertiría junto a Juan “Terín” Pizarro en uno de los dos mejores lanzadores zurdo boricua en la historia en las Grandes Ligas.

“The Candy Man” que tenia la oportunidad de integrar la selección nacional de baloncesto de Puerto Rico en esa olimpiada en Munich decidió el 15 de Agosto de 1972 prefirió canjear su camisa de los Piratas de Quebradillas del basket superior puertorriqueño por la franela de los Piratas de Pittsburgh. 

En aquel entonces no fue asombro para muchos porque en el mes de Junio los Piratas lo habían escogido en la segunda ronda en el sorteo de novatos de las Grandes Ligas. Más, el escucha que lo siguió fue Danny Murtaugh, el mismo que un año antes dirigió los Piratas para ganar la Serie Mundial de 1971 frente a los Orioles de Baltimore.

Ese mismo día de Agosto, además del bono de $30 mil que recibió de la franquicia bucanera, estampó su firma con los Senadores de San Juan de la liga invernal borincana. Quien hubiese dicho que en ese momento las dos franquicias donde jugaba Roberto Clemente.

Candelaria PR Bayamon

Con presentaciones de calidad entre 1973 y 1975 con los Senadores y los Vaqueros de Bayamón en Puerto Rico y gran dominancia en el sistema menor de los Piratas, Candelaria fue subido al circo grande y debutó el 8 de Junio del ’75 contra los Gigantes de San Francisco. Precisamente fueron ocho victorias esa primera campaña en su carrera.

Un solo año después, Candelaria le tomaría poco para arribar temprano al estrellato en el nombrado mejor béisbol del mundo. Ese día lo fue el 9 de Agosto de 1976. 

Esa noche fue el comienzo de su legado. Quien sabe si casualidad o presagio esa noche en el Estadio Tres Rios era “Candy Night Bar” y el partido era transmitido en lo que aquella época era un icono el “ABC Monday Night Baseball”. Con un “sinker” que era notable ya en las mayores dejó sin hits ni carreras a los Dodgers de Los Angeles. La hazaña lo convertía en el primer borincano en la historia y el primer latino desde Juan Marichal en 1963 en la Liga Nacional con un juego de “no hit-no run”.

Esa gesta le fue muy bien honrada y lo trocó ser el primer puertorriqueño en ser galardonado como Jugador de la Semana en la historia de la Liga Nacional en las mayores.

Tiempito atrás, Candelaria contó como su padre aunque feliz en corazón hubiese preferido un juego perfecto. En ese partido solo tres le llegaron en base pero no importando nunca ha sido olvidada su hazaña porque ese fue el primer juego de “no hit-no run”por un lanzador Pirata en el propio Pittsburgh y por consiguiente primero en el Estadio Tres Rios. Esa noche su primera llamada de su gran lid fue a su señora madre.

Candelaria esa campaña de 1976 terminó con marca de 16-7 con 3.15 de efectividad.

En 1977 su luminaria fue de mayor brillantez. Esa temporada de “Todo Estrella” cerró con marca de 20-5 convirtiéndose en el primer boricua en la historia con 20 ganados en las ligas mayores. Más que su hecho de 20 victorias, Candelaria terminó de líder de ganados y perdidos con .800 de promedio y su 2.34 de efectividad de la Liga Nacional.

Hoy todavía se debate que no fue justo su quinto lugar en el voto por el premio Cy Young que le fue conferido a Steve Carlton. Por cierto, para los historiadores obtuvo sus votos en el sufragio para Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Su siguiente gran momento en su carrera Pirata plasmada en dicho por el propio Candelaria lo fue su victoria en el sexto partido de la Serie Mundial de 1979 que mantuvo vivo a su conjunto para darle paso a su equipo de seguir vivos y jugar un séptimo contra Baltimore. La historia nos dicta que Pittsburgh volvió a vencer a los Orioles en un Clásico de Octubre y ese es hoy su ultimo campeonato mundial en su crónica.

Candelaria cerró su carrera el 9 de Julio de 1993 en el uniforme de Pittsburgh donde todo su historial comenzó en las mayores. Su carrera de 19 temporadas culminó con marca de 177- 122 con 3.33 de efectividad en ocho franquicias jugadas. Sus 19 temporadas a un punto eran la mayor cantidad por un boricua en las mayores hoy superadas a este instante por las 21 participadas por Iván “Pudge” Rodríguez.

Honor a quien merece honor. John Candelaria continua siempre en la memoria de los que le vieron jugar en Puerto Rico como baloncestista y ser uno de los mejores lanzadores en la historia en las Grandes Ligas. Nunca se olvide y eso el tiempo nos lo dirá.

Carlos Bernier: Primer Pirata de Pittsburgh en la Historia de las Grandes Ligas

Carlos Bernier 2

En Pittsburgh un hombre sinónimo de la historia deportiva es Roberto Clemente pero dos años antes que llegara el que se convirtiera en “The Great One” el primero en vestir el uniforme de la franquicia Pirata en 1953 lo fue Carlos Bernier. Hoy 65 calendarios después, su nombre y apellido resuena en la ciudad del acero para una revisión histórica justa y necesaria. 

El boricua Bernier debe ser reconocido finalmente como el primer jugador que cruzó la linea racial como el primer jugador de tez negra en jugar para los Bucaneros de las Grandes Ligas.

En la enciclopedia del béisbol organizado y propia de los Piratas, el primero lo fue en 1954 el segunda base Curt Roberts. En los libros de las mayores los únicos latinoamericanos en ser reconocidos como los primeros que cruzaron de raza negra de una franquicia lo son Minnie Miñoso con los Medias Blancas de Chicago en 1951; Carlos Paula en 1954 con los Senadores de Washington en 1954; Saturnino “Nino” Escalera con los Rojos de Cincinnati en el 54’ y Ozzie Virgil, padre en 1958 con los Tigres de Detroit que a su vez se convirtió en el primer nativo de República Dominicana en las Grandes Ligas.

El reconocimiento a Bernier como el primer jugador afro americano o como se desee políticamente correcto establecer es muy misterio todavía en el presente porque no lo ni la organización de los Piratas ni las propias mayores ha contemplado su lugar en los anales del béisbol.

Muy cierto es que jugó una sola temporada en la franela de Pittsburgh y mucho se ha escrito y todavía se chacharea de lo que era su carácter y personalidad en esos debates del pasado pero también es muy certero que cuando llegó a los Bucaneros esa primavera del ’53 como una estrella en ciernes procedente de las ligas menores todas las crónicas escritas lo describían como jugador de color. Más aun es increíble que en esos artículos de aquel momento solo se reseñaba de su color y muy poco que era de origen latino y menos de Puerto Rico. Por cierto, algunos escritos de aquella época de la propia prensa de Pittsburgh lo denominan como un negro de Cuba.

En tales ante nombrados artículos de la época esta apuntado que hasta había mucha ansiedad entre los ‘fans’ Piratas de verle en el hoy desaparecido Forbes Field. Mucho se escribía  de su descripción como probablemente uno de los jugadores rápidos del momento a ver acción en el béisbol mayor.

Por aquello de, el café de Bernier en las mayores fue de 105 partidos y en lo positivo terminó esa campaña de 1953 sexto en triples y octavo en bases robadas en la Liga Nacional. Precisamente, Bernier fue el primer Pirata en lograr tres triples en un mismo juego el 2 de Mayo de ese temporada frente a los Piratas de Pittsburgh. Cinco años después esa misma lid de tres triples en un mismo partido la logró Roberto Clemente en 1958 también frente a Cincinnati.

Bernier Clemente 1955

Bernier estuvo presente por varios años en el sistema de las menores de Pittsburgh pero ese pase a las Mayores no lo volvió a ver. Su nombre volvió a resonar en 1955 en varios artículos de la prensa de Pittsburgh cuando se llegó a comenzar sobre un posible duo negro con un novato a verse de apellido Clemente.

Mucho se puede transcribir de lo que fue su personalidad pero ciertamente no eran tiempos fáciles para ningún latino y negro en los Estados Unidos. Hasta porque no le dieron mayor oportunidad de jugar en las mayores eso solo lo saben aquellos de aquel instante pero las pruebas están presentes. Prueba de que siempre se le describió como negro en un tiempo que no importaba su procedencia.

Es hora ya que Carlos Bernier tenga su lugar merecido en la historia de las Grandes Ligas. Comenzando por los propios Piratas de Pittsburgh, el tiempo dirá.

Piratas de Pittsburgh y Puerto Rico: 65 Años de Historia de Grandes Ligas

Roberto Clemente 1956

No hay quien en el planeta Tierra cuando se chacharea y escribe de la franquicia de los Piratas de Pittsburgh que el primer sinónimo que viene de inmediato a la mente de cualquiera aunque no sepa de béisbol es el nombre de Roberto Clemente.

La historia entre Clemente y la ciudad acerera dentro y fuera del deporte del guante y el bate es una extensa y con el pasar de los tiempos parece ser en ocasiones interminable.

Como todo en la vida hay un principio y en ocasiones hay momentos que pasan por desapercibidos. Más allá de las costas de Puerto Rico un grupo de “fans” en Pittsburgh están llevando el mensaje claro de que hay datos en la historia de esa franquicia que deben cambiar y ser honrados a favor de un boricua.

Hace exactamente 65 años atrás el primero nacido en la Isla del Encanto en vestir la franela de los Piratas lo fue Carlos Bernier. Esa temporada de 1953 fue su única en las Mayores. Todos sus 105 partidos fueron como guardabosques. Algunos asiduos lo recuerdan por su rapidez en las bases demostrado esa campaña llegando sexto en bases robadas y octavo en triples entre líderes en la Liga Nacional.

Precisamente, Bernier puso su huella rápido en el llamado mejor béisbol en Pittsburgh al ser el primer boricua en la historia con tres triples en un partido frente a los Rojos de Cincinnati. Clemente realizó tal hazaña de tres triples en un partido cinco años más tarde también frente a Cincinnati.

Por cierto, para añadir un poco más, Bernier esa temporada se convirtió en el tercer puertorriqueño en la historia en ser llamado guardabosque en las Grandes Ligas. Los primeros dos lo fueron Luis “El Jibaro” Rodríguez Olmo con los Dodgers de Brooklyn (1943) y Luis “Canena” Márquez con los Bravos de Boston (1951).

En pasado párrafo apuntó la palabra algunos porque buena lid está llevando un grupo de investigadores que es hora que se le reconozca a Bernier por un hecho olvidado más que sus números ofensivos. Bernier fue el primer pelotero de la raza negra en jugar para la franquicia de los Piratas. Según la enciclopedia de los Bucaneros, Curt Roberts es el hombre contemplado como el primer negro en jugar para ese conjunto en la historia. Roberts debutó en las mayores en la temporada de 1954 en rol de segunda base.

Según datos obtenidos, intentos anteriores de llevar a “El Cometa” Bernier a su sitial en la historia han sido improductivos. Para el béisbol organizado, en el listado histórico del primer negro por franquicia el único borincano reconocido en sus paginas lo fue en Saturnino “Nino” Escalera en 1954 con los Rojos de Cincinnati.

Tres años más tarde, en 1956 se puede bien transcribir que fue el primero que Clemente demnpezó a comenzar su marca beisbolera. Fue ese su mejor en números ofensivos en la década de los 50’ hasta su año de despunte en 1960. Volviendo atrás en el tiempo ese 1956 hay que resaltar que ese fue un año histórico más allá de Clemente para la historia. Esa campaña fue en la franela Pirata que Luis “Tite” Arroyo obtuvo su primer juego salvado en su carrera.

Fue su primer paso en una carrera de grandes éxitos.. Arroyo, quien lanzó por dos temporadas para los Piratas, más adelante fue el rey de los salvados en 1961 con los Yankees de Nueva York. Arroyo todavía hoy es el único puertorriqueño en ser líder en juegos salvados en el béisbol mayor.

La ´cada de los 60’ y 70’ le pertenece al Pirata mayor Roberto Clemente. En simple resumé se le reconoce como “The Great One” en Pittsburgh en los diamantes con mucho juicio y racionalidad por sus 15 Juegos de Estrellas; 12 Guantes de Oro; 4 títulos de bateo en el circuito nacional y entre tantos honores y reconocimientos por su Jugador Más Valioso en 1966 de la Liga Nacional y “MVP” en 1971 en Serie Mundial. 

Candelaria 1979

Clemente se nos fue en 1972 pero otro boricua que hoy entusiastas en Pittsburgh de la década de los 70’ están renaciendo su estrellato porque no es de olvidar es John Candelaria. El “Candy Man” en sus 12 campañas con los Piratas es propietario de grandes momentos de notoriedad en la historia del uniforme oro, negro y blanco Bucanero y consonante con Puerto Rico.

En resumén, Candelaria para los amantes de la historia del béisbol de Borinquén en 1976 fue el primer boricua con un juego “no hit-no run” en las Mayores en partido frente a los Dodgers de Los Angeles. Un año más tarde fue el primer boricua en ganar 20 partidos en las mayores y todavía hoy desde esa misma temporada de 1977 es el único boricua en ser líder en efectividad  (2.34) en la Liga Nacional y todo el beisbol mayor.

En 1979 fue una de las cartas triunfantes del campeonato mundial en 1979 de los Piratas y fue el primer boricua en obtener un triunfo en Clásico de Octubre desde 1954 cuando Rubén Gómez fue el primero en ganar uno de Serie Mundial con los Gigantes de San Francisco.

Mucho más se pudiese transcribir de los puertorriqueños con los Piratas de Pittsburgh. Es una franquicia que por donde usted viaje por Puerto Rico se encuentra una gorra con la afamada “P” y como dice una canción popular de hoy que es la tierra donde todos llevamos en la espalda el número 21. Más en esta historia entre Pittsburgh y Puerto Rico eso el tiempo nos lo dirá.