Tagged: pirates

Piratas de Pittsburgh: Hora de su Propio Salon de la Fama

roberto-clemente-1970

Una de las franquicias más tradicionales del béisbol mayor son los Piratas de Pittsburgh. No hay esquina en el planeta de los amantes del deporte del guante y el bate que no tenga conocimiento de la franquicia bucanera en la llamada ciudad del acero en el oeste del Estado de Pennsylvania.

Fueron los Piratas de 1903 los primeros representantes de la Liga Nacional en la historia de lo que usted lector conoce hoy como la Serie Mundial. Puede que no sean tantos campeonatos mundiales como otras organizaciones pero nadie olvida sus reinados por sus momentos especiales de 1960, 1971 y 1979. El primero el jonronazo de Bill Mazeroski que dejó en el terreno a la maquinaria de los Yankees de Nueva York en el Forbes Field; en 1971 la serie que finalmente le dio el toque a Roberto Clemente del reconocimiento de super estrella en todas las mayores y en 1979 los llamados “La Familia” liderados por Willie Stargell.

La crónica de esta organización es inmensa pero en estos días ha vuelto a resurgir entre los suyos en especial gracias a la unión de todos los medios de comunicación que cubren el conjunto para que después de tres siglos de historia esta organización tenga finalmente su propio salón de la fama.

Hoy día 16 de las organizaciones de las 30 que componen el béisbol organizado tiene su propia forma de honrar para la eternidad sus grandes en alguna forma de pabellón de la fama.

Es cierto que los Piratas tienen un sin número de reconocimientos, honores y hasta estatuas en su actual hogar el PNC Park a sus grandes Honus Wagner, Maz, Clemente y Stargell pero no tienen su propio salón que reconozca a los suyos en un propio lugar.

En tiempos recientes miembros de la prensa de Pittsburgh se han unido para que este sueño sea realidad en el propio PNC Park. En realidad si usted viaja hoy a Pittsburgh todo aquello de destaque de la franquicia la puede encontrar en una sección dedicada a los Piratas en el Heinz History Center y si es un “fan” de Roberto Clemente el lugar a ir es el Museo Roberto Clemente localizado en el corazón de Lawrenceville en Pittsburgh.

Por cierto, en el PNC Park además de las estatuas antes mencionadas a sus cuatro grandes, en el lado derecho del estadio hay una sección con rótulos de sus números retirados y en honor a “The Great One” toda la varda derecha es dedicada totalmente al número 21.

En esta idea que esta dando vueltas una vez más no hay duda que de hacerse realidad la primera clase será el grupo de nueve que ellos reconocen al presente como sus grandes. En ese grupo esta Roberto Clemente. 

Para futuras clases de un salón propio estoy seguro que la prensa local tendrá sus favoritos pero por aquello de darles una mano de nuestro lado no deben faltar en ese proyecto grandes de América Latina y de sangre hispana que gloria y notoriedad le dieron a Pittsburgh en determinados momentos en su historia.

En nuestro granito de arena de ser realidad este salón de la fama de los Piratas de Pittsburgh en la segunda clase deben ser exaltados de entrada inmediata Manny Sanguillén y  John Candelaria.  En futuras clases deben tener consideración de estudio por sus aportaciones Tony Peña, Omar Moreno, Bobby Bonilla y Mateo Alou.

Enhorabuena que los Piratas de Pittsburgh estén considerando su propio pabellón para sus propios inmortales. Que sea realidad y eso solo el tiempo nos lo dirá.

Advertisements

El 21 de Roberto Clemente: Respeto en las Grandes Ligas

Clemente 21

Hace 50 años atrás en 1969 Roberto Clemente entre tantos logros en su carrera se convertiria en esa temporada en el segundo boricua y a su vez segundo latinoamericano en ser líder en triples en la Liga Nacional. El primero lo fue Luis ‘El Jibaro’ Rodríguez Olmo en la temporada de 1945 con los Dodgers de Brooklyn.

Estamos seguros que a menos no sea uno de esos super entusiastas del béisbol se acordara que fueron 12 los tripletazos de Clemente que por cierto fue su última ocasión que fue líder de un departamento ofensivo en el circuito nacional.

Si ponemos el 12 al reves ese si es el número que todos se acuerdan en sus memorias el 21. Mismo que utilizó en sus 18 años en la franela de los Piratas de Pittsburgh. El número que engalanó en 15 Juegos de Estrellas, dos Series Mundiales y hoy en el Salón de la Fama en Cooperstown.

Precisamente, hoy es hoy y con tantas estrellas boricuas que iluminan las mayores cuando se les pregunta porque no utilizan el número 21 la respuesta la mayoria de las ocasiones la palabra más común es respeto a la memoria de Clemente.

El último que vimos en un terreno de juego vestir el 21 en su uniforme lo fue en el 2018 el prospecto de ascendencia boricua Christian Arroyo de los Rays de Tampa Bay. Por cierto, el antesalista borincano natural del propio Tampa regresó esta temporada al número 22 cual utilizó en su debut en las mayores en el 2017 con los Gigantes de San Francisco.

Increiblemente, el primero borincano que utilizó el 21 en su uniforme en las Grandes Ligas lo fue Luis Rodríguez Olmo en sus primeras tres campañas de 1943 a 1945 con los Dodgers. Puede que mucha casualidad como comenzamos este escrito pero la historia más escuchada es que el 21 fue el escogido por “The Great One” porque son la suma de su nombre completo Roberto Clemente Walker.

Mucho escuchamos una canción popular en que todos los puertorriqueños “aquí todos llevamos en la espalda el número 21”. Ciertamente con mucho orgullo y referencia de honor y memoria a Clemente pero para conocer más de historia o para simples curiosos aquí les ofrecemos todos los sangre boricua en utilizar en algun instante el número 21 en las Grandes Ligas y ellos son:

EL 21 ANTES DE ROBERTO CLEMENTE
Luis Rodríguez Olmo, Dodgers de Brooklyn
Saturnino ‘Nino’ Escalera,  Rojos de Cincinnati
José “Palillo” Santiago, Atléticos de Kansas City
Santiago Rosario, Atléticos de Kansas City

EL 21 DESPUES DE ROBERTO CLEMENTE
Christian Arroyo,  Rays de Tampa Bay
Joey Cora, Medias Blancas de Chicago
Edwin Correa, Rangers de Texas
José ‘Cheo’ Cruz, Yankees de Nueva York
Carlos Delgado, Azulejos de Toronto / Mets de Nueva York
Irving Falú, Cerveceros de Milwaukee
Raúl González, Mets de Nueva York
Guillermo Hernández, Tigres de Detroit
Ricky Ledee, Dodgers de Los Angeles
Cándido Maldonado, Gigantes de San Francisco / Rangers de Texas
Luis Matos, Nacionales de Washington
Wil Nieves, Phillies de Philadelphia
Eduardo Pérez, Angelinos de California
Randy Ruiz, Azulejos de Toronto
Eduardo ‘Volanta’ Rodríguez, Cerveceros de Milwaukee
Jorge Roque, Cardenales de San Luis
Rafael Santo Domingo, Rojos de Cincinnati
Rubén Sierra, Rangers de Texas / Atléticos de de Oakland / Tigres de Detroit / Marineros de Seattle / Gemelos de Minnesota
Dickie Thon, Padres de San Diego / Phillies de Philadelphia
Rusty Torres, Yankees de Nueva York / Medias Blancas de Chicago
Ozzie Virgil, Azulejos de Toronto

1994: La Temporada Olvidada de las Grandes Ligas

 

Hace 25 años atrás las Grandes Ligas en ocasiones muchos olvidan pasaban por su peor momento. 1994 fue una temporada que no tuvo un campeón mundial, un itinerario completo y muchas interrogantes de que pudo haber sido.

En la Liga Nacional parecía que los Expos de Montreal, hoy Nacionales de Washington, iban a buen paso para llegar ser a su primer Clásico de Otoño en su historia. Por otro lado en el circuito de la Americana, los Yankees de Nueva York iban con buen ritmo para arribar a su primera Serie Mundial desde 1981.

El mejor recuerdo de algunos de esa acortada temporada lo fue el Juego de Estrellas en el desaparecido Estadio Tres Ríos en Pittsburgh. Fue previo a ese partido de las luminarias que se develo la estatua de Roberto Clemente la misma que hoy está en una de las entradas del PNC Park.

Desde que salimos de aquel Juego de Estrellas ese año lo más que se chachareaba y escribía era sobre los aires de paro laboral de parte de los peloteros. En aquel entonces, el Sindicato de Jugadores de las Grandes Ligas decidió declararse a la huelga el 12 de agosto para presionar a los dueños a firmar un nuevo acuerdo colectivo de trabajo. Lo que nadie esperaba fue que justo un mes y dos días después el comité de propietarios anunció que cancelaba el resto de la campaña regular, series post-temporada y por consiguiente la Serie Mundial. El resto es historia.

Para recordar y no olvidar revisitamos nuestras columnas escritas de aquella época para reconocer lo mejor de lo mejor de nuestros peloteros latinoamericanos de aquella infame campaña de 1994. Esta fue nuestra selección en aquel entonces de los más destacados de América Latina y ellos fueron:

Latino Más Destacado Liga Americana: Julio Franco, Medias Blancas de Chicago

Latino Más Destacado Liga Nacional: Moisés Alou, Expos de Montreal

Latino Lanzador Más Destacado Liga Americana: Wilson Alvárez, Medias Blancas de Chicago

Latino Lanzador Más Destacado Liga Nacional: Pedro Martínez, Expos de Montreal

Latino Novato Más Destacado Liga Americana: Manny Ramírez, Indios de Cleveland

Latino Novato Más Destacado Liga Nacional: Raúl Mondesí, Dodgers de los Angeles

Latino Regreso del Año Liga Americana: José Canseco, Rangers de Texas

Latino Regreso del Año Liga Nacional: Andrés Galarraga, Rockies de Colorado

Dirigente del Año de la Liga Nacional: Felipe Alou, Expos de Montreal

Equipo Latino Todos-Estrellas Temporada 1994:
C-Iván Rodríguez (Texas); 1B-Andrés Galarraga (Colorado); 2B- Roberto Alomar (Toronto); 3B-Bobby Bonilla (Mets de Nueva York); SS-Wilfredo Cordero (Montreal); OF-Moisés Alou (Montreal); OF-Raúl Mondesí (Los Angeles); OF-Rubén Sierra (Oakland); DH-José Canseco (Texas); P-Pedro Martínez (Montreal); PR-Mel Rojas (Montreal)

Roberto Clemente: Su 21 El Primero en las Grandes Ligas

Clemente 21-1972

Un 6 de Abril de 1973 en el Estadio Tres Rios una concurrencia marca de sobre 51 mil fanaticos ese día celebraron la vida de Roberto Clemente al sus Piratas de Pittsburgh retirar para la posteridad el número 21 de su uniforme.

Hoy es hoy y hasta años atrás la revista Sports Illustrated escogió a Roberto Clemente como el mejor pelotero y deportista de todos los tiempos en el mundo en vestir en una franela el número 21.

La vida de Roberto Clemente es más allá conocida en los diamantes por sus luchas y trabajos por su humanismo y no importa que discusión o debate sigue siendo la imagen no solo del pelotero puertorriqueño sino la figura premier beisbolera de América Latina.

Muy cierto, el béisbol organizado reconoce al apodado como ‘The Great One’ con la entrega del Premio Roberto Clemente a aquel pelotero que ejemplifique su honra fuera y dentro de un terreno de pelota al final de cada campaña y en el mes de septiembre anualmente se celebra en grande en todos los estadios el Día de Roberto Clemente.

Por años, diversos grupos han dado variadas ideas de como reconocer el 21 de Roberto Clemente. Desde hace mucho tiempo hemos estado escribiendo una resolución que deberian tomar las Grandes Ligas y porque no finalmente realizarla desde la temporada 2020. Es cada 6 de Abril las 30 franquicias escogan al menos un jugador de su preferencia latinoamericano que vista ese día en especifico el número 21. En el caso de los Piratas de Pittsburgh sea todo el conjunto el que vista ese número en su camisa en tal día de dignidad a su mejor en su historia.

Entre otros hoy presentes  Francisco Cervelli, Erik González, Starling Marte, Gregory Polanco y entre lanzadores Felipe Vazquez estamos muy seguros seria de gran decoro y honra. 

En los demás 29 conjuntos que grandioso seria entre tantas luminarias del patio borincano ver con el 21 por un día entre otros Javier Baez, Carlos Correa, Kike Hernández, Francisco Lindor, Yadier Molina, Michael Pérez, Eddie Rosario y Christian Vazquez. Similar entre otros Miguel Cabrera, Robinson Canó, Martín Prado y Albert Pujols.

El tiempo pasa y el 21 de Roberto Clemente sea celebrado como debe ser. Los calendarios nos lo dirán que nuestra idea repuntadada una y otra vez sea una realidad. Veremos.

 

Roberto Clemente: La Puerta de los Latinos en las Grandes Ligas

Roberto Clemente media

Mucho se dice y se ha escrito que la prensa es el cuarto poder y es una realidad que si hay un deporte que ha sido indagado y bien seguido desde sus principios en todos sus angulos es el béisbol organizado. Mucho se ha inquirido que Babe Ruth fue construcción de los medios de aquella época de la década de los 20’ en hacerlo la primera celebridad deportiva convirtiendolo en un super ídolo. De ahí es que el deporte del bate y el bate tomó un mayor significado de ser el pasatiempo nacional.

Es muy cierto que cuando llegó Roberto Clemente a las ligas mayores en la segunda mitad de la década de los 50’ nueva años antes Jackie Robinson habia quebrantado la linea racial y un número de latinoamericanos ya habian jugado en las Grandes Ligas pero mucho se replica que el boricua aunque su relación con la prensa de Pittsburgh no era la mejor fue el nacimiento de la primera super estrella latina en el llamado mejor béisbol del mundo. 

Mucho se ha discutido que por tal ilación Clemente perdió tener en su resumé dos honores de Jugador Más Valioso en Serie Mundial. Todavia hoy se debate que el llamado hoy “The Great One” debió ser el escogido ‘MVP’ de la Serie Mundial de 1960 que sus Piratas vencieron en siete partidos a los Yankees de Nueva York. Como también debió ser un año después el Jugador Más Valioso del Juego de las Estrellas de 1961 celebrado en el Candlestick Park en San Francisco. 

No fue hasta 1966 después de 10 partidos de las luminarias, seis Guante de Oro y tres campeonato de bateo que finalmente lo reconocieron como Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Puede que a regañadientes porque mucho se debate que fue finalmente tregua cuando demostró su grandeza y ser el Más Valioso en la Serie Mundial de 1971 frente a los Orioles de Baltimore.

Hoy es hoy y los medios de comunicación con el internet y al presente las redes sociales han cambiado muchisimo la cobertura del béisbol. Antes de la llegada del cable TV en la década de los 80’ las llamadas estrellas eran edificadas y derribadas por periodicos, revistas, la radio y la televisión.

Tal como nos dijo tiempo atrás Manny Sanguillén que nadie dude que fue Roberto Clemente el que le abrió las puertas a los latinos en todos los sentidos de la expresión incluyendo también la relación del presente de los peloteros con los medios de comunicación estadounidense.

Como antes expuesto, los medios han cambiado pero la revista o el “magazine” desde muchos calendarios atrás en el siglo pasado se puede decir era la conexión del béisbol con su fanaticada nacional. Desde que Beto Avila fue el primero en una portada de Baseball Digest, Luis Aparicio en Sports Illustrated, Clemente en The Sporting News y otras ya desaparecidas el latinoamericano tomó una nueva identidad de envergadura e importancia en el béisbol mayor. 

Cuando damos una vuelta por los últimos 60 años por las principales revistas deportivas especializadas en el deporte del guante y el bate en los Estados Unidos fuese una relación de amor u odio la mayor cubierta era a los superestrellas más seguidos que cosas que hoy son salón de la fama.

Muchos peloteros obtuvieron buenas cubiertas en su tiempo por alguna buena temporada o varias campañas pero cuando se habla de consistencia mediatica siempre erán muy bien seguidos en su instantes los Roberto Clemente, Luis Aparicio, Orlando Cepeda, Juan Marichal, Roberto Alomar, Iván Rodríguez, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero.

Sí nos llevaramos por cubierta de medios de las principales revistas de los 90’ y principios de los 2000 Mariano Rivera y Edgar Martínez deben ser este invierno de la nueva clase de los inmortales en Cooperstown.

Si bien analizamos el revestimiento de los actuales medios por su cubierta por tantos años  podriamos tener una buena percepción que cuando terminen sus carreras activas Albert Pujols, Miguel Cabrera y Yadier Molina tienen muy buenas coyunturas de ser futuros salón de la fama.

Les falta mucha pelota por jugar pero los dos jugadores mas favorecidos por los actuales medios son José Altuve y Francisco Lindor. Sín duda, ambos las credenciales están puestas en sus resumé y quien sabe al ritmo que llevan hasta cuan lejos llegarán sus super estrellas.

Roberto Clemente abrió las puertas pero es responsabilidad de los peloteros latinoamericanos nunca olvidar que hay una imagen y representación que nunca debe ser olvidada. Por otro lado, los medios de comunicación han variado y es nuestro compromiso de continuar más que por pasión llevando la exhibición a todas las esquinas posibles el poder latino. Más allá seguimos en el tiempo.

 

Manny Sanguillen: El Gran Hermano de Roberto Clemente y Puerto Rico

Sanguillen Clemente 1971

Hoy día cuando tienes la oportunidad de ir a un partido de los Piratas como local en el PNC Park en Pittsburgh una de las paradas obligatorias debe ser Manny’s BBQ. En los predios detrás del jardin central excelente comida pero más tendrás la oportunidad de ver y conocer en persona a uno que fue el segundo mejor receptor en la Liga Nacional en la década de los 70’, Manny Sanguillén.

‘Sangui’ como bien le conocen en la ciudad de los bucaneros comenzamos reiterando sus credenciales porque no importa cuantas veces te sientes a charlar con el siempre su tema es su inolvidable amigo Roberto Clemente.

Para estas fechas de cierre de año para Sanguillén es recordar una y otra vez aquel 31 de Diciembre de 1972 cuando su hermano mayor cual así era su amistad con Roberto murió en aquel accidente aereo que llevaba ayuda a los daminificados de un terremoto en Nicaragua. Manny fue de los primeros que cuando llegó a la playa en Loiza donde cayó el avión se unió al grupo de buzos para buscar el cuerpo del astro del béisbol. El resto es historia.

Hoy es hoy y cuan grande es el número de historias le hemos escuchado de su confratrenidad con Clemente desde que fue su mentor en 1966 un año antes cuando arribó al gran circo en la franela de los Piratas. Desde su llegada lo palió para que en corto tiempo fuese el receptor regular de la novena bucanera y más adelante uno de los mejores bates del terruño panameño todavia al presente después de Rod Carew.

Más allá de Clemente, el propio Sanguillén fue probablemente su mejor pupilo. La historia esta escrita que fue con los Piratas un tres veces Todo Estrella; pieza importante en los campeonatos mundiales de 1971 y 1979 de Pittsburgh; y terminó su resumé grandes liga con exactamente 1,500 hits. Que cosas, misma mitad de 3,000 indiscutibles para un cierre de .296 de promedio de bateo.

Fue considerado tres veces para Jugador Más Valioso de la Liga Nacional y su mejor campaña fue en 1970 cuando arribó tercero en bateo con .325 de promedio en su circuito nacional. También en 1971 terminó entre primeros en bateo con .318 y en la Serie Mundial contra los Orioles de Baltimore conectó 11 inatrapables uno menos que los 12 conectados por Clemente que fue el reconocido como Jugador Más Valioso de ese Clásico de Otoño.

Vale añadir, que después de la Serie Mundial el momento menos de su olvido de esa temporada de 1971 fue cuando el Dirigente Danny Murtaugh de los Piratas pusó en el terreno el primero de septiembre el primer ‘lineup’ en la historia de las Ligas Mayores compuesto por sólo peloteros negros y latinos.

Para alguien que tanto nos ha chachareado y departido sobre “Momem” por tantas ocasiones y años es uno de esos peloteros que deberia ser agasajado en grande en Puerto Rico. Además de su resumé en las mayores siempre fue mano derecha de Clemente y llegó a jugar para su hermano en la temporada 1970-71 con los Senadores de San Juan.  

Hubiesen jugado juntos una vez más en la franela de San Juan en 1973 pero ya conocemos porque no sucedió. Sanguillén más adelante en su carrera jugó dos campañas con los Vaqueros de Bayamón y una con los Leones de Ponce que fue hasta su dirigente por varios partidos esa temporada.

Clemente Sanguillen 1971

Gracias a muchas de sus anéctodas e historietas es que conocemos de Clemente su deidad por Willie Mays y quien sabe cuan lejos hubiese llegado en tiempo en el béisbol en busqueda de la marca de hits conectados en las mayores. Quien sabe si hubiese sido el primer latinoamericano todavía al presente en jugar en 20 temporadas para una misma franela en las mayores y hasta el primer latinoamericano de tez negra en dirigir en el béisbol grande.

Cuantas veces ha sido Sanguillén enfático que Clemente fue la semilla y hasta como el mismo dice el mismo el Jackie Robinson de lo que en el presente es la importancia de los latinos en las Grandes Ligas.

Sanguillén es de esos hijos de Borinquén que no debe ser olvidado. Hasta quien sabe como es el destino que el año que fue inmortalizado al Salón de la Fama del Béisbol Latino uno de sus co-exaltados lo fue el posible salón de la fama para esta venidera clase Edgar Martínez.

Enhorabuena que no fue boxeador y prefirió el béisbol. Más allá de Clemente hay que reconocer quien es y escucharlo por mucho tiempo más a un grande, Manny Sanguillén.

Roberto Clemente y Su Salón de la Fama: Honor Premio Roberto Clemente

Clemente 1967

“Cuando tienes la oportunidad de mejorar cualquier situación, y no lo haces, estás malgastando tu tiempo en la Tierra.” Frase celebre de Roberto Clemente. Sencilla, simple, directa, humilde y muy probable en el momento dicha de corazón y espontánea. Es tan así su relevancia que todo jugador que demuestra más allá su excelencia en el terreno de juego y despliega su valor de ayudar a los demás y compromiso a su comunidad es considerado a uno de los máximos reconocimientos que confiere las Grandes Ligas. El Premio Roberto Clemente.

Ese enunciado es de tal trascendencia que recientemente en conversaciones con colegas de SABR —por su acrónimo en inglés, Society for American Baseball Research — en la ciudad de Pittsburgh se disertaba como ir más allá con la figura de Roberto Clemente y darle mayor envergadura al Premio Roberto Clemente.

Hoy es hoy y entre ideas parece ser que sea realidad ambos planteamientos unidos estará en el llamado Salón de la Fama de Roberto Clemente.

Para muchos no es un ideario lozano porque para los que conocen de béisbol en el presente usted puede visitar el Museo de Ted Williams que hoy día esta localizado en el Tropicana Field hogar de los Rays de Tampa Bay.

Por cierto, tuve la dicha en el 2000 de cubrir en aquel entonces para El Vocero de Puerto Rico la exaltación de Roberto Clemente a dicho museo que en aquel tiempo se encontraba en el norteño pueblo de Hernando en el Estado de Florida.

Además de Clemente en el Museo Ted Williams hoy la sangre latina esta representada en este recinto por Roberto Alomar, Santos Alomar, padre e hijo, Tony Oliva, Tany Pérez, Alex Rodríguez y el activo Miguel Cabrera de los Tigres de Detroit.

En el plan para el Salón de la Fama de Roberto Clemente es reconocer en un solo lugar el compromiso de todos aquellos que se ejemplifican por su trabajo no solo en el diamante de juego sino también fuera de los parques con una vida ejemplar comunitaria.

En el contexto original de dicho recinto están contemplados ser exaltados a la primera clase los 17 salón de la fama que han sido reconocidos con el Premio Roberto Clemente. Ellos son Willie Mays, Brooks Robinson, Al Kaline, Willie Stargell, Lou Brock, Rod Carew, Phil Niekro, Gary Carter, John Smoltz, Jim Thome, Tony Gwynn, Kirby Puckett, Ozzie Smith, Dave WinfieldBarry Larkin, Cal Ripken Jr. y Craig Biggio.

Como todo proyecto que hemos escrito a través de los años entendemos su mayor éxito es que sea a largo plazo y todo lo que sea inmortalizar lo mejor de lo mejor es siempre bienvenido.

Las reglas de quienes y como serán exaltados para futuras clases este por verse pero un granito de arena no viene mal.

Si la primera clase al Salón de la Fama de Roberto Clemente es como expuesta anteriormente entonces la segunda clase deben ser considerados más allá de Rod Carew todos los latinoamericanos que a estas fechas han sido reconocidos con el Premio Roberto Clemente que son Sammy Sosa (1998); Edgar Martínez (2004); Carlos Delgado (2006), Albert Pujols (2008); David ‘Big Papi’ Ortiz (Boston) y Carlos Beltrán (2013). En tal segunda también es hora deben ser homenajeados sus ex-compañeros Steve Blass y Manny Sanguillén de los Piratas de Pittsburgh.

A futuras clases deben ser considerados en algún tipo de orden todos los restantes actuales recipientes del Premio Roberto Clemente como también por su servicio a la comunidad los salón de la fama Roberto Alomar, Orlando Cepeda, Vladimir Guerrero, Juan Marichal, Tany Pérez e Iván Rodríguez. Como también no olvidar entre otros a Juan González, Mike Lowell, Dennis Martínez, Jorge Posada, Mariano Rivera y Bernie Williams. A buen futuro entre otros todavía hoy activos a Miguel Cabrera, Félix Hernández, Yadier Molina y Martín Prado.

El Salón de la Fama de Roberto Clemente, al escribir estas lineas, desconocemos su hogar final pero si conocemos que la actividad de la exaltación de la primera clase será celebrada el 11 de Noviembre en una actividad en San Juan de Puerto Rico.

Quedamos a las ordenes y más del Salón de la Fama de Roberto Clemente eso el tiempo nos lo dirá.