Tagged: Roberto Clemente

Roberto Clemente: Su Nombre Debio Ser Nombre Estadio Piratas de Pittsburgh

Roberto Clemente 1971

La historia es como es y así esta estampada pero hace 20 calendarios exactos para estas fechas cuando en Pittsburgh por una serie de decisiones monetarias la franquicia de los Piratas decidió tomar acción para reemplazar el Estadio Tres Rios por un nuevo hogar la firma financiera PNC tomó un gran momento comercial a su favor.

En 1998 en un momento dado la franquicia de los Piratas estuvo en medio de un huracán en su propia ciudad donde por razones financieras no había acuerdos como sufragar los costos de un nuevo parque tal como deseado por la franquicia.

La firma financiera PNC puso $44 millones en la mesa de negociaciones y en buen termino de béisbol Playball ! El resto es historia. Eran aquellos tiempos que los estadios comenzaban a tomar todos esos nombres corporativos cuales muchos todavía están vigentes en el presente. En aquel instante la firma PNC tomó una buena ola ya que estaban de moda acuerdos similares por firmas financieras que andaban firmandose  como lo hicieron franquicias entre otras los Cascabeles de Arizona y los Rojos de Cincinnati.

Lo que se llevó la historia y hoy pocos recuerdan o conocen es que en aquel entonces en un sin número de encuestas y sondeos el nombre más favorecido para la futura casa Bucanera a reemplazar el Tres Rios era Roberto Clemente Park.

Hoy es hoy y a estas fechas de la celebración de lo que hubiese sido el cumpleaños número 84 que grandioso hubiese sido para la familia de Roberto Clemente con gran gloria y honra que su nombre en el presente fuese el lauro del actual estadio.

Veinte años después hoy realizamos que aunque el deseo de una gran mayoría de los asiduos en Pittsburgh no fue realidad hay que reconocer que los Piratas cumplieron que la memoria de Clemente viviese por todas partes en el estadio tal como se puede ver hoy día.

Aquel ideal de muchos comenzó a tomar forma desde el primero de Octubre del 2000 cuando se celebró el ultimo juego en el Tres Rios. Entre sin números de anuncios la franquicia bucanera dejo saber que la estatua de Roberto Clemente pasaría al nuevo estadio como parte de una de las entradas principales de la nueva facilidad a inaugurarse en Abril del 2001.

Si alguien ha olvidado la estatua actual originalmente fue develada para las festividades del Juego de Estrellas de 1994 y estaba localizada en la entrada A del Estadio Tres Rios. La obra creada por Susan Wagner titulada “The Great One” como prometido es probablemente la pieza central de mayor atención al presente.

Vale señalar es tan centrada su importancia que ir a un partido de los Piratas desde el “downtown” se llega cruzando hacia el estadio a través del Puente Roberto Clemente; llegas a la entrada por el jardín izquierdo donde esta ubicada la estatua su estatua y al entrar al estadio de las primeras vistas que notas es que toda la verja a lo largo del predio del jardín derecho tiene 21 pies en honor al que todavía todos los seguidores le reconocen como el gran inmortal que jugó toda su carrera en el oro y negro de los Piratas.

El acuerdo de la firma PNC de los derechos de nombre del parque termina en el 2020 y quien sabe que el tiempo dirá. Eso si, en este momento de fecha del natalicio de Roberto Clemente cuando vemos la importancia y el reconocimiento que tiene para toda la gente en Pittsburgh hay que aplaudirlos en grande y una vez más esperamos Puerto Rico finalmente despierte tal como lo hacen los norteños Piratas de la importancia que se le debe dar a Roberto Clemente.

Nadie olvide. La historia es cultura e identidad. Clemente fue un verdadero grandes liga en todos los sentidos de la palabra y una vez más otro mes de Agosto que esta columna le pertenece al que el mundo no debe olvidar.

Advertisements

Piratas de Pittsburgh: Salon de la Fama Casa de sus Grandes Latinos

Roberto Clemente 1970

Una de las franquicias más tradicionales del béisbol mayor son los Piratas de Pittsburgh. No hay esquina en el planeta de los amantes del deporte del guante y el bate que no falle en tener  conocimiento de la franquicia bucanera acentuada en la llamada ciudad del acero en el oeste del Estado de Pennsylvania.

Fueron los Piratas de 1903 los primeros representantes de la Liga Nacional en la historia de lo que usted lector conoce hoy como la Serie Mundial. Puede que no sean tantos campeonatos mundiales como otras organizaciones pero nadie olvida sus reinados por sus momentos especiales de 1960, 1971 y 1979. El primero el jonronazo de Bill Mazeroski que dejó en el terreno a la maquinaria de los Yankees de Nueva York en el Forbes Field; en 1971 la serie que finalmente le dio el toque a Roberto Clemente del reconocimiento de super estrella en todas las mayores y en 1979 los llamados “La Familia” liderados por Willie Stargell.

La crónica de esta organización es inmensa pero en estos días ha resurgido entre los suyos en especial gracias a la unión de todos los medios de comunicación que cubren el conjunto para que después de tres siglos de historia esta organización tenga finalmente su propio salón de la fama.

Hoy día 16 de las organizaciones de las 30 que componen el béisbol organizado tiene su propia forma de honrar para la eternidad sus grandes en alguna forma de pabellón de la fama.

Es cierto que los Piratas tienen un sin número de reconocimientos, honores y hasta estatuas en su actual hogar el PNC Park a sus grandes Honus Wagner, Maz, Clemente y Stargell pero no tienen su propio salón que reconozca a los suyos en su propio lugar.

En tiempos recientes miembros de la prensa de Pittsburgh se han unido para que este sueño sea realidad en el propio PNC Park. En realidad si usted viaja hoy a Pittsburgh todo aquello de destaque de la franquicia la puede encontrar en una sección dedicada a los Piratas en el Heinz History Center y si es un asiduo “fan” de Roberto Clemente el lugar a ir es el Museo Roberto Clemente localizado en el corazón de Lawrenceville en Pittsburgh.

Por cierto, en el PNC Park además de las estatuas antes mencionadas a sus cuatro grandes, en el lado derecho del estadio hay una sección con rótulos de sus números retirados y en honor a “The Great One” toda la varda derecha es dedicada totalmente al número 21.

En esta idea que esta dando vueltas una vez más no hay duda que de hacerse realidad la primera clase será el grupo de nueve que ellos reconocen al presente como sus grandes. En ese grupo esta Roberto Clemente. 

Para futuras clases de un salón propio estoy seguro que la prensa local tendrá sus favoritos pero por aquello de darles una mano de nuestro lado no deben faltar en ese proyecto grandes de América Latina y de sangre hispana que gloria y notoriedad le dieron a Pittsburgh en determinados momentos en su historia.

En nuestro granito de arena de ser realidad este salón de la fama de la fama de los Piratas de Pittsburgh de inicio en la segunda clase deben ser exaltados de entrada inmediata Manny Sanguillén y  John Candelaria.  En futuras clases deben tener consideración de estudio por sus aportaciones Tony Peña, Omar Moreno, Bobby Bonilla y Mateo Alou.

Enhorabuena que los Piratas de Pittsburgh estén considerando su propio pabellón para sus propios inmortales. Que sea realidad eso el tiempo nos lo dirá.

Vladimir Guerrero : 2018 Su Momento Salon de la Fama y Despues ?

Guerrero Clemente

Cuando se habla y escribe este año de “HOF” el 2018 es propiedad de Vladimir Guerrero. Joya de pelotero del terruño quisqueyano que bien recordamos muchos hasta lo compararon por muchas temporadas con “The Great One” Roberto Clemente.

Quien diría que el hoy grande que vistió las franelas de Montreal, los Angelinos de Anaheim (hoy Los Angeles), Texas y Baltimore por esas cosas de la vida fue pasado por los Dodgers y fue en suelo canadiense que se dio a conocer en ruta a una extraordinaria carrera entre honores y reconocimientos con nueve apariciones en Juegos de Estrellas; ocho Bates de Plata; Jugador Más Valioso en el 2004 de la Liga Americana y en el 2010 ganador del Premio Edgar Martínez como mejor designado en el circuito americano.

Hoy es hoy y su nombre esta entre los llamados inmortales de su país Juan Marichal y Pedro Martínez.

En tierra dominicana debe ser de gran fiesta el día de su exaltación y más uno que marcará el que no será el último jugador ofensivo en entrar al pabellón de los inmortales en Cooperstown de su patria. En el futuro probable de la próxima década deben ser “hall of famers” David “Big Papi” Ortíz y los hoy todavía activos Adrián Beltré y Albert Pujols.

Para todos los latinoamericanos es de sumo orgullo el peldaño de Vladimir Guerrero pero como somos así de sangre cultural ya muchos están hojeando quienes llegarán en el 2019.

Mucho se puede escribir y chacharear pero para estas fechas de verano el año próximo los hombres deben serlo Mariano Rivera y Edgar Martínez.

El panameño Rivera debe ser electo en su primera boleta por una razón simple. El mejor relevista visto en la historia de las mayores a este instante. En sus 19 temporadas todas con los Yankees de Nueva York fue un 13 veces Todo Estrella y recibió un gran número de honores y reconocimientos.

Sobre el boricua Edgar Martínez muchas columnas hemos escrito a través de los años. Por aquello de repasar una vez más su carrera fue siete veces Todo Estrella; cinco ocasiones Bate de Plata y cinco veces Bateador Designado del Año. Más, un sin número más de loas por diferentes publicaciones en su tiempo como bateador designado. Entre galardones también fue en el 2004 el ganador del Premio Roberto Clemente y nadie debe olvidar que fue campeón bate par de ocasiones del circuito americano.

Enhorabuena Vladimir Guerrero ! Quienes más después eso solo el tiempo nos lo dirá.

Puerto Rico: La Generacion Olvidada Despues de Roberto Clemente

Dickie Thon

Cuando se estudia el béisbol de las Grandes Ligas se nos instruye que la primera super estrella puertorriqueña y de América Latina lo fue Roberto Clemente. Su legado vive todavía muchas décadas después pero en ocasiones hay capítulos en la historia en especial de Puerto Rico que se pierden por alguna razón o otra y no deben ni obviarse ni olvidarse.

Hay momentos que cuando se examina el béisbol borincano en ocasiones luce ser que lo mejor de lo mejor que su capitulo después de Clemente fue la llamada época dorada comenzada por aquel “equipo de ensueño” de los Senadores de San Juan ensamblados para la Serie del Caribe de 1995. Para no olvidar aquel ‘lineup’ dirigido por Luis ‘Torito’ Melendez era 2B Roberto Alomar, DH Edgar Martínez, 3B Carlos Baerga, C Carlos Delgado, LF Juan ‘Igor’ González, RF Rubén ‘El Indio’ Sierra, CF Bernie Williams, 1B Carmelo Martínez y SS Rey Sánchez.

Todos se debe reseñar tuvieron grandiosas carreras en las mayores en aquel instante de finales de la década de los 90’ y principios de los 2000 como también hay que añadirle a ese grupo magnificos nombres entre otros Mike Lowell, Jorge Posada e Iván Pudge “Rodríguez.

El capítulo béisbolero de ese instante da un brinco a los conjuntos sub-campeones del 2013 y 2017 en el Clásico Mundial de Béisbol pero por la razono que sea se quedó como una marca especial el de la segunda vuelta el llamado “Team Rubio”. Quienes muchos de este grupo al presente se escribe y mencionan en grande entre otros Javier Báez y Francisco Lindor como figuras con talla de “MVP” ; Yadier Molina con alzada de posible “hall of famer”; Carlos Correa con sus herramientas de luz de estrella y Eddie Rosario quien sabe cuan lejos puede llegar.

También los hoy entre otros José Berríos, Joe Jiménez y Edwin Díaz que por vez primera en muchísimo tiempo han traído a la palestra el chachareo de brazos boricuas. Han pasado muchos lapsos desde aquellos años que se hablaba entre otros de John Candelaria, Eduardo Figueroa, Guillermo Hernández y mucho más atrás de Rubén Gomez y Juan “Terín” Pizarro.

Jose Cheo Cruz

En el tiempo, justo después de la partida de Clemente, se levantó en Borinquén una camada de jugadores que por las razones que sea tienden ser olvidados. Una banda que mantuvo viva y vibrante la liga invernal boricua por casa más de dos décadas más lograban grandes triunfos en el béisbol mayor.

Por aquello de no postergarle juego al tiempo no debe haber una gran generación olvidada en su momento entre tantos Juan José Beniquez, José “Cheo” Cruz, Pedro García, Félix Millán, Guillermo Montañez, Jerry Morales, José Manuel Morales y Dickie Thon. Tampoco aquellos que llegaron justo después entre otros Santos Alomar Jr., Bobby Bonilla, Roberto Hernández, Javier López, José Lind y Benito Santiago. 

La historia debe ser lo más completa posible. Enhorabuena que bien es recordar en especial a las nuevas generaciones que vienen que el béisbol de Puerto Rico es mucho más allá de “The Great One” Roberto Clemente. Cuantas más luminarias eso el tiempo nos lo dirá.

Latinos Con Mas Participaciones Historia Juego de Estrellas Grandes Ligas

Clemente All Star Game 1970

El Poder Latino una vez más en el tradicional Juego de las Estrellas debe ser de orgullo para todos. Son 24 de sangre latinoamericana, al momento de redacción de esta columna, los que estarán presentes como “Todo-Estrella” en el Nationals Park en la ciudad capital de Washington.

En este Clásico de Verano son 17 del lado de la Liga Americana y los restantes siete en la franela de la Liga Nacional y para mayor altivez el cuadro interior abridor de la Liga Americana es puro latino. 

En el más joven de ambos circuitos desde el “home plate” con Wilson Ramos y dandole la vuelta al diamante en el orden acostumbrado nos encontramos con José Abreu, José Altuve, José Ramírez y Manny Machado. En la Nacional en su cuadro interior dos Javier Báez y Nolan Arenado se ganaron los votos para estar en la alineación abridora.

Esperamos que este año el Jugador Más Valioso continue la racha comenzada el año pasado por Robinson Canó en Miami. en San Diego sea de sangre latina. La última ocasión que hubo una seguidilla de  ‘MVP’ lo fue Alfonso Soriano en el 2004 y en el 2005  Miguel Tejada.

A celebrar el gran partido de las luminarias y aquí para los amantes de la historia o simples curiosos del béisbol están los sangre latina con más participaciones como ‘All-Star’ en la historia de Juego de Estrellas en las Grandes Ligas y ellos son:

Colombia: Edgar Renteria (5)

Cuba: Tony Oliva (8)

México: Fernando Valenzuela (6)

Nicaragua: Dennis Martínez (4)

Panamá: Rod Carew (18)

Puerto Rico: Roberto Clemente (15)

República Dominicana: Alex Rodríguez (14)

Venezuela: Luis Aparicio (13)

NOTA DEL AUTOR: Entre 1959-1962 se celebraron dos Juegos de Estrellas. Por tal razón es la cantidad aceptada como “Todo-Estrella” en el número total de los salón de la fama Luis Aparicio, Roberto Clemente y Juan Marichal.

Copa del Mundo: Corazon y Pasion de America Latina

Roberto Clemente 1966

Argentina tiene a Lionel Messi; Brasil a Neymar; Colombia a James Rodríguez; México tiene a  Javier “Chicharito” Hernández y Uruguay a Luis Suárez. Cruzando el Oceano Atlántico hoy desde Rusia a los USA el terruño de Cuba sigue a José Abreu; Dominicana a José Ramírez; México a Christian Villanueva: Puerto Rico a Francisco “Paquito” Lindor y Venezuela a José Altuve. Los propios hispanos o latino nacidos en USA siguen muy de cerca entre otros a  Nolan Arenado, Manny Machado, J.D. Martínez y George Springer.

En el futbol los grandes por el camino que voy Pelé, Garrincha, Ronaldo, Zico y Maradona. Béisbol es Roberto Clemente, Roberto Alomar, Orlando Cepeda, Iván “Pudge” Rodríguez, Tany Pérez, Rod Carew, Luis Aparicio, Juan Marichal, Pedro Martínez, Martín Dihigo, José Mendéz y Cristóbal Torriente. En un futuro bien, bien cercano este mismo año quien sabe Edgar Martínez y Mariano Rivera.

En el deporte del balón es gran sinónimo Argentina, Brasil y Uruguay. Con el bate y la pelota Cuba, Colombia, México, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela todos de alguna forma campeones del mundo.

En los 2000 Brasil rey del mundo y Argentina subcampeón en el 2014. Desde que nació el Clásico Mundial de Béisbol que reemplazo lo que era la Copa del Mundo beisbolera en el 2006 un monarca en República Dominicana en el 2006 y sub-campeonatos de la Isla del Encanto de Borinquén con dos en el 2013 y 2017 y Cuba en el 2006 en el torneo inaugural.

En el mejor futbol del mundo los nombres se repiten. Nadie le quite al Balón de Oro pero en el llamado mejor béisbol del mundo 16 han sido nombrados Jugador Más Valioso. En la Liga Americana desde Zoilo Versalles a José Altuve. En el circuíto nacional desde Clemente a Albert Pujols.

Lanzadores de calidad conocidos como los ‘Cy Young’ son un. Exclusivo grupo en la Americana desde Mike Cuellar a Félix Hernández y en la Nacional el planeta los conoció simplemente como Pedro y Fernando. 

Como el número del “The Great One” 21 han sido nombrados Novato del Año.  En la Americana desde Tony Oliva a Carlos Correa. En la Nacional desde “Peruchin” Cepeda a José Fernández. 

En Juegos de Estrellas ‘MVP’ son 12, el 21 al revés, en seis décadas desde Juan Marichal a Robinson Canó.   En Serie Mundial de Jugador Más Valioso en cinco décadas en gran lid en el onceno “mundialistas” no se deben olvidar entre otros  Roberto Clemente, Liván Hernández, Mike Lowell, Mariano Rivera, David “Big Papi” Ortíz, Salvador Pérez y Edgar Renteria.

Felipe Alou, Tony Peña y Ozzie Guillén es el trio exclusivo de los manda más honrados como Dirigente del Año en el béisbol organizado.

A esta columna no le añadimos entre otros tantos los Premios Hank Aaron, Roberto Clemente, Edgar Martínez. Más los Bate de Plata y Guante de Oro que muchos latinoamericanos y de ascendencia Esteban en sus listados de honra y gloria.

América Latina esta en su momento. Dondequiera que sea el Poder Latino esta potente y vivo. El deporte es nuestra pasión y el béisbol no debe ser desdeñado ni omitido. Más triunfos serán vistos y eso el tiempo nos lo dirá.

John Candelaria: Siempre Pirata de Puerto Rico y Pittsburgh

John Candelaria 2

Hace 46 calendarios atrás John Candelaria dejo un anhelo de muchos deportistas de ir a unos Juegos Olímpicos por firmar como pelotero realizando un sueño que para muchos en su perspectiva se convertiría junto a Juan “Terín” Pizarro en uno de los dos mejores lanzadores zurdo boricua en la historia en las Grandes Ligas.

“The Candy Man” que tenia la oportunidad de integrar la selección nacional de baloncesto de Puerto Rico en esa olimpiada en Munich decidió el 15 de Agosto de 1972 prefirió canjear su camisa de los Piratas de Quebradillas del basket superior puertorriqueño por la franela de los Piratas de Pittsburgh. 

En aquel entonces no fue asombro para muchos porque en el mes de Junio los Piratas lo habían escogido en la segunda ronda en el sorteo de novatos de las Grandes Ligas. Más, el escucha que lo siguió fue Danny Murtaugh, el mismo que un año antes dirigió los Piratas para ganar la Serie Mundial de 1971 frente a los Orioles de Baltimore.

Ese mismo día de Agosto, además del bono de $30 mil que recibió de la franquicia bucanera, estampó su firma con los Senadores de San Juan de la liga invernal borincana. Quien hubiese dicho que en ese momento las dos franquicias donde jugaba Roberto Clemente.

Candelaria PR Bayamon

Con presentaciones de calidad entre 1973 y 1975 con los Senadores y los Vaqueros de Bayamón en Puerto Rico y gran dominancia en el sistema menor de los Piratas, Candelaria fue subido al circo grande y debutó el 8 de Junio del ’75 contra los Gigantes de San Francisco. Precisamente fueron ocho victorias esa primera campaña en su carrera.

Un solo año después, Candelaria le tomaría poco para arribar temprano al estrellato en el nombrado mejor béisbol del mundo. Ese día lo fue el 9 de Agosto de 1976. 

Esa noche fue el comienzo de su legado. Quien sabe si casualidad o presagio esa noche en el Estadio Tres Rios era “Candy Night Bar” y el partido era transmitido en lo que aquella época era un icono el “ABC Monday Night Baseball”. Con un “sinker” que era notable ya en las mayores dejó sin hits ni carreras a los Dodgers de Los Angeles. La hazaña lo convertía en el primer borincano en la historia y el primer latino desde Juan Marichal en 1963 en la Liga Nacional con un juego de “no hit-no run”.

Esa gesta le fue muy bien honrada y lo trocó ser el primer puertorriqueño en ser galardonado como Jugador de la Semana en la historia de la Liga Nacional en las mayores.

Tiempito atrás, Candelaria contó como su padre aunque feliz en corazón hubiese preferido un juego perfecto. En ese partido solo tres le llegaron en base pero no importando nunca ha sido olvidada su hazaña porque ese fue el primer juego de “no hit-no run”por un lanzador Pirata en el propio Pittsburgh y por consiguiente primero en el Estadio Tres Rios. Esa noche su primera llamada de su gran lid fue a su señora madre.

Candelaria esa campaña de 1976 terminó con marca de 16-7 con 3.15 de efectividad.

En 1977 su luminaria fue de mayor brillantez. Esa temporada de “Todo Estrella” cerró con marca de 20-5 convirtiéndose en el primer boricua en la historia con 20 ganados en las ligas mayores. Más que su hecho de 20 victorias, Candelaria terminó de líder de ganados y perdidos con .800 de promedio y su 2.34 de efectividad de la Liga Nacional.

Hoy todavía se debate que no fue justo su quinto lugar en el voto por el premio Cy Young que le fue conferido a Steve Carlton. Por cierto, para los historiadores obtuvo sus votos en el sufragio para Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Su siguiente gran momento en su carrera Pirata plasmada en dicho por el propio Candelaria lo fue su victoria en el sexto partido de la Serie Mundial de 1979 que mantuvo vivo a su conjunto para darle paso a su equipo de seguir vivos y jugar un séptimo contra Baltimore. La historia nos dicta que Pittsburgh volvió a vencer a los Orioles en un Clásico de Octubre y ese es hoy su ultimo campeonato mundial en su crónica.

Candelaria cerró su carrera el 9 de Julio de 1993 en el uniforme de Pittsburgh donde todo su historial comenzó en las mayores. Su carrera de 19 temporadas culminó con marca de 177- 122 con 3.33 de efectividad en ocho franquicias jugadas. Sus 19 temporadas a un punto eran la mayor cantidad por un boricua en las mayores hoy superadas a este instante por las 21 participadas por Iván “Pudge” Rodríguez.

Honor a quien merece honor. John Candelaria continua siempre en la memoria de los que le vieron jugar en Puerto Rico como baloncestista y ser uno de los mejores lanzadores en la historia en las Grandes Ligas. Nunca se olvide y eso el tiempo nos lo dirá.