Tagged: salon de la fama

Serie del Caribe: Casa de Grandes del Salon de la Fama de Cooperstown

edgar martinez seattle

En estos dias que esta por llegar la celebración de la Serie del Caribe 2019 en Ciudad Panamá siempre se platica un poco sobre la historia de este evento que todavía muchos lo designan como la pequeña serie mundial latinoamericana.

Es de norma departir sobre los mejores equipos que cada país ha presentado en la historia de las Series del Caribe. Aquellos conjuntos clásicos que jugaron en la primera etapa de la serie como muchos grandes en esta segunda etapa que entre tanto uno que si no le falla a la memoria a nadie fue aquel Equipo de Ensueño de Puerto Rico en 1995 presentado por los Senadores de San Juan.

En los 2000 muchos conjuntos de calidad han sido visto y quien sabe ocurrirá este año que cuatro de las seis franquicias participantes son debutantes en este evento. Las franelas de los Cangrejeros de Santurce (Puerto Rico) y los Cardenales de Lara (Venezuela) son las únicas veteranas en serie caribeña.

Muy similar a la discusión de conjuntos, en esos viajes al pasado mucho también se charla y escribe de todos aquellos grandes liga que alguna vez pasaron por este evento y hoy sobre 60 peloteros están inmortalizados en el Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe que tiene su hogar en el Museo del Deporte en Guaynabo en Puerto Rico.

En forma similar que mucho chachareamos de nuestros grandes de América Latina en las mayores no debemos olvidar de esos mismos grandes que vieron acción aunque fuese una sola ocasión en Serie del Caribe.

Es este buen momento sea para historiadores o simples curiosos del béisbol recordar todos aquellos que hoy residen en el Salón de la Fama en Cooperstown que no solo brillaron en las Grandes Ligas sino también muchos dieron sus primeros pasos en nuestros países y en la serie caribeña.

Los “HOF” Roberto Alomar, Luis Aparicio, Rod Carew, Orlando Cepeda, Roberto Clemente, Martin Dihigo, Edgar Martínez, Pedro Martínez, Tany Pérez, Iván Rodríguez y Vladimir Guerrero todos vieron acción en Serie del Caribe.

Igual, los hoy también inmortales Willard Brown, Gary Carter, Rickey Henderson, Monte Irvin, Reggie Jackson, Willie Mays, Eddie Murray, Tom LaSorda, Frank Robinson, Mike Schmidt y Hoyt Wilhelm.

Esperamos que en el futuro a este grupo selecto de nombres antes mencionados sean también parte entre otros Bobby Abreu, Carlos Beltrán, David Ortíz y Omar Vizquel que bien los vimos en acción en sus días de pelotero de activos en Serie del Caribe como entre otros los activos hoy Miguel Cabrera y Yadier Molina. Todos grandes de nuestra América Latina que merecen estar en el Salón de la Fama y quienes brillaron en Series del Caribe en sus momentos de gloria.

Enhorabuena a celebrar nuestros ilustres en Serie del Caribe. El tiempo dirá.

Advertisements

Edgar Martinez y Mariano Rivera 2019: Despues Quien al Salon de la Fama ?

mariano edgar

Cuando se habla y escribe este año de “HOF” el 2019 es propiedad de Edgar Martínez y Mariano Rivera. Tal como predecimos el verano pasado después de la exaltación de Vladimir Guerrero, ambos son concurrentes al pabellón de la inmortalidad del béisbol por sus hazañas en el diamante durante sus años activos en el llamado gran circo.

En ocasiones hay que reseñar que meas allea de sus números uno como bateador designado y el otro como lanzador tanto “Gar” y “Mo”  ambos cumplieron sus terminos en las mayores en un mismo uniforme. Martínez con los Marineros de Seattle y Rivera con los Yankees de Nueva York. Una rareza en estos tiempos en el deporte del guante y bate mayor.

Hoy es hoy y Edgar se unirá con los de su tierra borincana a Roberto Alomar, Orlando Cepeda, Roberto Clemente e Iván “Pudge” Rodríguez y al hijo por adopción de Borinquén el nacido en Ciego de Avila, Tany Pérez. Por otro lado, Mariano se juntará para la eternidad de su terruño panameño con otro gran inmortal Rod Carew.

La ceremonia de exaltación de ambos no es hasta el mes de Julio pero para todos los latinoamericanos es de sumo orgullo el grado logrado por “Mr. Mariner” y “The Sand Man” pero como somos así por sangre con pasión y vehemencia muchos asiduos están hojeando ya quienes llegarán la próxima década a Cooperstown.

Si bien revisamos posiblemente de más alta posibilidad de ser considerado al gran salón lo será en el 2022 el “Big Papi” David Ortíz.  En el 2023 gran ojo con Carlos Beltrán y en el 2024 Adrian Beltré.

Entre los años antes mencionados interesante será ver cual será la reacción de los periodistas votantes con Alex Rodríguez y varios de la tierra de Simón Bolivar el bosque Bobby Abreu y el relevista Francisco Rodríguez.

Durante todo este tiempo habra que observar en la boleta cual será el camino que tomarán en referencia a Omar Vizquel y quienes revisitará el Comité de Veteranos.

Mucho se anda discutiendo de reconstituir los casos entre otros de Carlos Delgado, Jorge Posada, Johan Santana y Bernie Williams. Desde hace ya mucho tiempo nadie olvide que se siguen en el tintero de discusión los nombres de Minnie Miñoso, Tony Oliva y Luis Tiant .

Enhorabuena para Edgar Martínez y Mariano Rivera ! Quienes más latinos al Salón de la Fama del Béisbol más adelante en los calendarios eso solo el tiempo nos lo dirá.

Edgar Martinez: Finalmente Su Casa Salon de la Fama Beisbol en Cooperstown

img_7178

En 1991 durante las festividades del Juego de Estrellas en la ciudad de Toronto tanto Tony La Russa como Lou Piniella coincidieron que un hombre que debió estar presente en ese partido lo era Edgar Martínez. Las citas de ambos están plasmadas en las páginas de El Vocero de Puerto Rico de aquel entonces hace 28 años atrás. Ambos concordaban que Martínez no recibió el apoyo de estar entre las luminarias por ser un bateador designado a tiempo completo.

Hoy conocemos que entre tantos reconocimientos y honores llego estar presente en siete partidos de las estrellas como bateador designado cual trabajo realizo tan bien que desde hoy finalmente ‘Gar’ podrá firmar como ‘EdgarHOF’. Enhorabuena, Martínez llego su hora de más allá del Noroeste Pacifico ser finalmente reconocido como un inmortal del deporte del guante y el bate en Cooperstown.

Su apellido de nacimiento en la Ciudad de la Gran Manzana y criado en el llamado pueblo más limpio de Puerto Rico finalmente está ligado su apelativo a Alomar, Cepeda, Clemente y Rodríguez. Quinto en la historia de la pelota de Borinquén. Y en cierta forma son seis porque si alguien ha estado apoyando desde hace muchos calendarios su elección al pabellón de los grandes es el boricua de adopción,Tany Pérez.

Todo cronista tiene su experiencia en la carrera de Edgar pero desde que fue firmado en 1984 por los Metros de San Juan bien seguimos desde arrancada sus altos y bajos pero no había duda que su swing iba dejar saber algún día que era un colosal bateador. Para muchos fue fácil seguir sus andanzas porque siempre fue fiel como Metro o Senador a la franquicia de San Juan por 11 temporadas en la pelota invernal puertorriqueña y desde arrancada en 1983, un año antes en los USA, siempre fue leal hasta su retiro como pelotero activo en el 2004 un Marinero de Seattle.

img_7180

En nuestro recordar breve para esta columna evocamos cuando en 1987 muy pocos se dieron cuenta que Martínez hizo mucho de los ajustes que recibió en la liga invernal borincana y bateo con el equipo de Calgary al son de .329 de promedio. Un giro más y en 1988 en la misma franela Triple A de los Marineros fue el campeón bate de la Liga de la Costa del Pacifico con .363 de promedio.

En términos de béisbol su madero exploto en la Isla del Encanto el invierno de 1989-1990 con ritmo campeonil bate de .424 de promedio de bateo y fue seleccionado co-Jugador Más Valioso de esa temporada junto a su compañero de equipo Carlos Baerga.

Además de aquella gran campaña, ‘nadie ha borrado de su memoria que ‘Papi’ era el segundo bate de la potente alineación ofensiva de aquellos Senadores de ensueño en la Serie del Caribe de 1995. Por cierto, por sus records en la llamada por algunos serie mundial latinoamericana fue exaltado en el 2007 al Pabellón de la Fama de la Fama de la Serie del Caribe.

Más tarde, Martínez en el 2012 por muchas de sus consagraciones fue exaltado entre otros grandes junto a Juan ‘’Ígor” González al Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño.

Para no olvidar, en las Grandes Ligas fue campeón de bateo (1992 y 1995) de la Liga Americana, fue cinco veces ganador del Bate de Plata y en el 2004 le fue otorgado el Premio Roberto Clemente. En ese mismo 2004 el béisbol organizado le dio su nombre al galardón del bateador designado del año. Si bien mira los records grandes liga por eso es que Edgar Martínez obtuvo en su carrera en cinco ocasiones el Premio Edgar Martínez.

Cada cual con su opinión pero su mejor temporada fue en 1995 arribando tercero en la votación para Jugador Más Valioso de la Liga Americana No importando la temporada favorita de cada cual su persona es tan querida en Seattle que si usted camina por el lado sur del estadio de los Marineros usted está en el ‘Edgar Martínez Drive’.

Por los pasados 10 años hemos plasmado en diversas plataformas de comunicación el merecido honor a Mr. Mariner de ser residente en Cooperstown. El venidero mes de Julio entrara con otro grande de América Latina e hijo de Panamá Mariano Rivera. El tiempo lo dijo que finalmente es un Salón de la Fama. Bravo, Edgar Martinez.

Carmelo Martinez: El Guia de Edgar Martínez al Salón de la Fama

edgar and carmelo martinez 1995

Mucho hoy se chacharea y escribe de Edgar Martínez en su paso ser el próximo Boricua en el Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown. Martínez se unirá a los apellidos Alomar, Cepeda, Clemente y Rodríguez en enorgullecer el deporte del bate y el guante puertorriqueño en la residencia de los inmortales pero como para todo grande hubo una figura clave en un comienzo y nadie debe olvidar otro gran liga mayorista, su primo Carmelo Martínez.

Carmelo, como mejor conocido por todos sus seguidores simplemente por su nombre de pila, fue su empuje que logró que el apodado como ‘Gar’ firmará su primer contrato profesional como pelotero. Ambos se criaron juntos en el pueblo de Dorado a tres casas de diferencia donde Edgar vivia con sus abuelos maternos. Bien sabia Carmelo del talento y las herramientas de su pariente que eran de mucho más allá como lo andaba demostrando en la pelota superior borincana con el conjunto de Vega Baja mientras trabajaba para una planta de la firma General Electric.

carmelo martinez cubs

No debe quedar en el olvido, Carmelo debutó en las mayores en 1983 el mismo año que Edgar debutaba con el Bellingham en Clase A menor de los Marineros de Seattle. En un pequeño viaje en el tiempo, Carmelo se estrenó en el gran circo con los Cachorros de Chicago un 22 de Agosto con una inolvidable iniciación ofensiva al conectar en su primer turno al bate un enorme cuadrangular a Frank Pastore de los Rojos de Cincinnati.

Quien hubiese dicho que el debut de Carmelo que su escalada con el equipo grande de los Cachorros fue tomando el puesto en el roster de su compatriota Jerry Morales que habia sufrido una lesión en su hombro derecho.

Para sus patrios puertorriqueños su buen comenzar grandes liga no tomó a nadie de sorpresa. Carmelo en las huestes de los Vaqueros de Bayamón mucho convencia que era una estrella por pulir. En la temporada 1981-1982 fue escogido como Novato del Año de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico y solo le tomó una campaña para ser el Jugador Más Valioso.

Esa temporada de 1982-1983 Carmelo fue líder en cuadrangulares, carreras anotadas y porcentaje de slugging.

Ese invierno de 1983 por ser “MVP” reforzó a los campeones Lobos de Arecibo a ganar el campeonato de la Serie del Caribe. Uno de tres campeonatos que obtuvo en la todavia hoy llamada por algunos la serie mundial latinoamericana. Sus otros dos campeonatos caribeños fueron con los Criollos de Caguas en 1987, año que fue el campeón bate y Jugador Más Valioso de la serie, y en 1995 como la primera base de aquel equipo de ensueño de los Senadores de San Juan.

Precisamente, Carmelo hoy día está exaltado en el Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe. Fue encumbrado a tal salón en el 2004 junto entre otros grandes con Luis “El Jibaro” Rodríguez Olmo.

Ese mismo invierno de 1983 fue canjeado a los Padres de San Diego y fue la segunda de seis franelas que vistió en nueve años en las ligas mayores. Solo vió acción en dos post-temporadas una con San Diego otra con los Piratas de Pittsburgh.

En su Puerto Rico, Carmelo continuó en la pelota por nueve campañas más y llegó ser el Jugador Más Valioso de la temporada 1993-1994 con los Senadores de San Juan. Su carrera como pelotero activo culminó en la temporada 1999-2000 con los Vaqueros de Bayamón.

Su amor por el béisbol nunca lo perdió y dos temporadas después 2001-2002 fue dirigente campeonil de sus Vaqueros. Todavia hoy Carmelo junto a José Antonio Pagán son los únicos dos en ser novato del año, jugador más valioso y obtener un campeonato como dirigente en el béisbol profesional de Puerto Rico.

Hoy es hoy y Carmelo se le ve muy activo como Coach del Banco de los Cangrejeros de Santurce. Su pasión de dirigir en la pelota borincana no la ha perdido donde en el pasado ha obtenido la oportunidad de ser el manda más de los Leones de Ponce, Senadores de San Juan y los Gigantes de Carolina.

Hoy Carmelo Martínez no debe ser olvidado que fue el guia que convenció a Edgar firmar aquel contrato por $4 mil en 1982 con los Marineros. Lo demas es historia y el tiempo nos dirá mucho más de Carmelo Martínez. 

Puerto Rico: A Revivir su Salon de la Fama del Beisbol Profesional

Juan Gonzalez Roberto Alomar San Juan

En Puerto Rico un gran número de sus asiduos del deporte del bate y el guante andan siguiendo las votaciones al Salón de la Fama del Béisbol. Este año es el último al bate de su querendón Edgar Martínez.

En esta época que tanto se habla y escribe de reconocimientos y pabellones de la fama en el Caribe varios colegas de nuestra area geográfica latinoamericana me requieren información sobre el Salón de la Fama del Béisbol Profesional de Puerto Rico.

Es un honor para la Isla del Encanto ser el país sede en la actualidad del Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe pero dice un viejo dicho que el buen ejemplo comienza por la casa.

Un granito de arena estoy acostumbrado a dar y más que el espectáculo en el terreno la liga invernal debe buscar revivir a la velocidad de una buena recta lo que es la conservación de su historia porque el béisbol es más allá de la crónica de la enciclopedia del terruño boricua.

Hoy día su crónica son Cangrejeros, Criollos, Gigantes e Indios pero hay que retener también lo que fue pasado. Hoy día en Borinquén, Edgar Martínez es sinónimo de Seattle pero a lo grande que llegó primero fue con los desaparecidos Senadores / Metros de San Juan.

Mucho se anda reclamando en estos días desde la elección de Harold Baines que el Comité de Veteranos allegado a Cooperstown vuelva a visitar los casos de Carlos Delgado, Juan “Igor” González y Bernie Williams. Cada uno con su gran resumé en las mayores pero son pocos al presente que conocen que formaron el conjunto más imponente antes de que se conociera el “Team Rubio”.

Por la razón que sea en la primera mitad de la década de los 90’ hubo cuatro exaltaciones de lo que se denominó el Salón de la Fama del Beisbol Profesional de Puerto Rico que si existe pero por alguna razón no se continuo la practica y quedo en el olvido.

Para estas fechas que bien seria si esta quimera es revivida y emprender lo comenzado 27 años atrás. Para contribuir a la causa beisbolera borincana porque no comenzar en el 2019 con un renacer con la quinta clase del Salón de la Fama del Beisbol Profesional de Puerto Rico.

Para ese revivir de exaltar a los grandes pueden comenzar con una clase de carácter de orden ofensivo que merecen la inmortalidad. En el 2020 una clase de lanzadores inmortales.

Para tal quinta clase merecen el gran honor de eternos Roberto Alomar;  Santos Alomar, padre,; Carlos Baerga; Juan José Beniquez; José “Cheo” Cruz; Juan ‘Igor’; González; Edgar Martínez; Felix Millán; Candido Maldonado; Guillermo Montañez; Jerry Morales; José Antonio Págan (postumo); y Dickie Thon. 

En esta clase también debe ser exaltado como inmortal el máximo de los dirigentes del patio boricua Mako Oliveras.

Quien dice que si a que esto más que una idea debe ser realidad. El tiempo nos dirá.

EXTRA DEL AUTOR:

Para los asiduos de la historia o simples curiosos seguidores de la pelota boricua aquí están  los jugadores exaltados previamente de lo que se conoce como el Salón de la Fama del Béisbol Profesional y ellos son:

PRIMERA CLASE

Willard Brown

Orlando ‘Perucho’ Cepeda

Orlando ‘Peruchin’ Cepeda

Roberto Clemente

Francisco ‘Pancho’ Coimbre

Rubén Gómez

Luis ‘Canena’ Márquez

Juan ‘Terín’ Pizarro

Victor Pellot Power

Bob Thurman

SEGUNDA CLASE

Luis ‘Tite’ Arroyo

Carlos Bernier

Pedro Miguel Caratini

Ceferino ‘Cefo’ Conde

Saturnino ‘Nino’ Escalera

José Antonio Figueroa

Juan Guilbe

Emilio ‘Millito’ Navarro

Luis Rodriguez Olmo

Rafael Ortiz

Rafael Pont Flores

Jorge ‘Griffin’ Tirado

Juan ‘Tetelo’ Vargas

Pedro Vázquez

Pedro ‘Pedrín’ Zorrilla

TERCERA CLASE

Pito Alvarez de la Vega

Leon Day

Manuel ‘Manolo’ García

Demetrio ‘Menchín’ Pesante

Tomás ‘Planchardón’ Quiñones

Carlos Manuel Santiago

José ‘Pantalones’ Santiago

Luis Villas

Artie Wilson

CUARTA CLASE

James ‘Buster’ Clarkson

Leroy ‘Satchel’ Paige

Raymond Brown

Josh Gibson

George Scales

Francisco Márquez

Juan ‘Chico’ Sánchez

Atanasio ‘Tany’ Pérez

José Manuel Morales

Félix Mantilla 

Minnie Miñoso, Tony Oliva y Luis Tiant: Cuando al Salon de la Fama de las Grandes Ligas ?

Tiant Oliva

Desde la elección de Harold Baines al Salón de la Fama del Béisbol hacia mucho tiempo no veíamos una buena controversia por la elección de un pelotero realizada por el Comité de Veteranos.

Muchos críticos hasta en los Estados Unidos entienden que su selección fue para ayudar a la del boricua Edgar Martínez por su rol de bateador designado. Eso estará por verse el venidero mes de Enero pero una vez más aprovecho estos tiempos que tanto se habla del pabellón de la fama de tres del terruño de José Martí que deberían estar ya en Cooperstown.

Tiempito atrás encontre una de mis columnas escritas en el 2000 publicada en el El Vocero de Puerto Rico sobre quien seria el próximo cubano después de Tany Pérez en entrar en el Salón de la Fama. En tal mencionaba a Minnie Miñoso, Luis Tiant y Tony Oliva.

Por aquello de un pequeño repaso, Miñoso es mejor conocido por muchos como uno de los dos hombres en jugar en cinco décadas pero realmente su resumé es digno de discusión y más cuando por cuestiones de racismo de la época comenzó tarde su carrera en las Grandes Ligas.

En 1951 el “Cometa Cubano” fue el primer jugador de la raza negra en jugar para los Medias Blancas de Chicago. Ese mismo año fue seleccionado como Novato del Año por la revista The Sporting News pero llegó segundo en la votación oficial por el mismo premio del béisbol mayor.

En adelante, su curriculum beisbolero jugó en nueve Juegos de Estrellas; ganó tres Guantes de Oro y en cuatro ocasiones estuvo cercano para la elección de Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

“El Tiante” hoy 2018 tiene mejor record de por vida que muchos que son residentes inmortales actuales en Cooperstown. Punto. Es cierto que nunca obtuvo el premio Cy Young pero su marca de 229 victorias en 19 temporadas lanzadas debe ser considerada por los votantes. Tiant ganó sobre 20 partidos en cuatro temporadas y fue lider en dos ocasiones en efectividad y en tres en blanqueadas en el circuito americano.

Otro que debería estar ya entre los inmortales lo es Tony Oliva. El siempre Mellizo de Minnesota, quien jugó sus 15 campañas de carrera en las mayores entre 1962 y 1976, en su grandiosa carrera fue electo Novato del Año en 1964 de la Liga Americana, conquistó en tres ocasiones el título de bateo del joven circuito; fue un ocho veces Todo-Estrella y en 1966 un Guante de Oro.

Para añadir un poquito más fue líder de la Liga Americana en cinco ocasiones en hits, cuatro en dobles; en 1964 en total de bases recorridas y en 1971 en porcentaje de slugging.

Esta columna vuelve a ser un recordatorio cuando será el gran momento de Miñoso, Tiant y Oliva en el gran salón de la fama. Esperamos, no sea muy lejos en los calendarios. El tiempo nos lo dirá.

Edgar Martinez: Proximo al Salon de la Fama de la Cuna de Puerto Rico

Edgar Martinez San Juan Metros

Puede que sea la añoranza o nostalgia para los que somos del Caribe pero muchos nunca hemos olvidado cuantos grandes hemos  avistado en los diamantes en las ligas de invierno.

La liga de Puerto Rico cumple su aniversario 80 este 2018 en uno que puede sea de gran envergadura para los de la Isla del Encanto si finalmente Edgar Martínez recibe su pase bien merecido a la inmortalidad del béisbol en Cooperstown.

“El Señor Mariner” de ser electo se unirá a los de su terruño Roberto Alomar, Orlando Cepeda, Roberto Clemente e Iván “Pudge” Rodríguez.

Martínez nunca lo hemos olvidado que antes de ser un hijo predilecto de Seattle lo fue toda su carrera de jovenzuelo de invierno con la franquicia de San Juan.

Este año Lee Smith, uno de los mejores relevistas en la historia, fue electo por el Comité de Veteranos y los que lo vimos bien en sus principios no debe ser desdeñado que de sus primeros pasos los dio en la temporada 1980-81 con los Cangrejeros de Santurce.

Para los amantes de la historia del béisbol o simples curiosos aquí todos los jugadores y/o dirigentes que vieron acción en la liga profesional de Puerto Rico y hoy están exaltados en Cooperstown y ellos son

Roger Hornsby

Roy Campanella 

Leroy ‘Satchel’ Paige

Johnny Mize

Joshua Gibson

Walter ‘Buck’ Leonard

Raymond “Talua” Dandridge

Martín Dihigo

Leon Day

Johnny Bench

Tom LaSorda

Jim Palmer

Bob Gibson

Steve Carlton

Fergunson Jenkins

Phil Niekro

Orlando Cepeda

Tany Pérez

Robin Yount

Mike Schmidt

Willie Wells

Roberto Clemente

Larry Doby

Monford ‘Monte’ Irvin

Reggie Jackson

Willie Mays

Frank Robinson

Hank Aaron

Jim Bunning

Earl Weaver

Sparky Anderson

Hilton Smith

Eddie Murray

Gary Carter

Wade Boggs

Willard Brown

Raymond ‘Ray’ Brown

Ernest ‘Jud’ Wilson

Cal Ripken Jr.

Tony Gwynn

Rick Gossage

Rickey Henderson

Roberto Alomar

Iván Rodríguez

Jim Thome 

Jack Morris

Lee Smith