Tagged: sammy sosa

Sammy Sosa: 1998 Mas Alla de Su Historia de Cuadrangulares frente a Mark McGwire

Sammy Sosa

En el transporte a 1998 fue un año que no solo pasó a los anales de los libros del béisbol organizado sino fue y sigue siendo parte de la composición histórica de los Estados Unidos. Fue uno que un “The Man” de Estados Unidos y otro de República Dominicana unieron bajo el estandarte del deporte del guante y el bate una nación entera.

Fue un año que los Yankees de Nueva York con unos verdaderos Bombarderos ganaron 114 partidos en el periodo regular y eventualmente barrieron en grande para ganar el campeonato mundial. Los Padres de San Diego se inscribían entre grandes para la posteridad al llegar a su primera Serie Mundial en su historia. Los Bravos de Atlanta ganaron 106 juegos en la campaña regular (número más alto todavía hoy de victorias en una temporada por tal franquicia) y así podemos seguir pero para muchos no importando ese 98’ el recuerdo sinónimo fue la batalla de los jonrones de Sammy Sosa y Mark McGwire.

Cada cual con su librito de su remembranzas. Esa campaña para los que trabajamos para los campeones mundiales defensores Marlins de Florida no era una nada asequible. La historia de aquellos Marlins es alta no olvidada pero Sosa y McGwire nos cambio el rumbo. Tuvimos en dos ocasiones a los Cachorros en la casa pero fue la segunda vuelta la que hizo a muchos olvidar las agonías del conjunto local. No hay quien del Sur de la Florida se desbordó en el Pro Player Stadium para ver a Sammy Sosa. 

En el segundo retorno de sus ‘Cubbies’ en el primer partido de esa serie un 17 de Julio Sosa cumplió con la fanaticada con su jonrón número 36 que lo mantenía al paso detrás de McGwire que en aquel momento llevaba 42 bambinazos.

La contienda era el momentum de ese verano y cuando le llegó su turno McGwire rebosó la casa de los Marlins con un mar de seguidores del béisbol. “El colorao” llegó para una serie de tres partidos un 31 de Agosto. En ese instante estaba a solo seis de la marca de 61 de Roger Maris y si nos remontamos aquel momento todos los ojos estaban puestos en Miami. Vale que en dos series anteriores McGwire frente a los Marlins en San Luis solo tenia dos vuelacercas conectados pero muchos entendían que al ritmo que llevaba en aquel momento era muy posible que la marca de 61 de Roger Maris estaba en juego de que pudiese sucumbir en el Sur de la Florida.

En el primer partido no hubo jonrón pero no olvidamos los siguientes dos. En el segundo y tercero, primero de Septiembre y dos de Septiembre cuatro pelotas cayeron en aquellos entornos con lonas . En resumen el cuarto era el número 59 y cuando todo el estadio vio que salió de juego la ovación fue enorme. Todo buen asiduo de la pelota entendía con respeto que el 60 y restantes en búsqueda de una nueva marca su deseo era conectarlos en San Luis.

Hoy es hoy y bien sabemos que esa batalla la ganó McGwire con 70. Por un lado en aquel entonces McGwire establecía un nuevo record de jonrones en una campaña mientras que Sosa terminó con 66 cuadrangulares. Lo que si muchos olvidan sea por la razón que sea que más allá de los jonrones fue verdaderamente el año de ‘Slammin Sosa’.

Para Sosa fue su mejor en toda su carrera. Más allá de sus bombazos individuales ayudó en el colectivo a su equipo ganar el “wild card” de la Liga Nacional. Un conjunto que cuando comenzó la temporada el primero de abril precisamente frente a los Marlins muchos entendían que sus Cubs iba ser un año largo de muy poca exposición. 

Sosa fue seleccionado el Jugador Más Valioso de su circuito nacional y Jugador del Año por las publicaciones Baseball Digest y The Sporting News y Atleta del Año por Sports Illustrated. Más que por sus jonrones algunos olvidan que es temporada fue líder en su liga en carreras impulsadas, carreras anotadas y total de bases recorridas. Se quedó a solo dos hits de la mítica marca de 200 en una campaña y tuvo el mejor promedio de bateo en su carrera. Todos números que le ganaron en aquel momento su segundo Bate de Plata.

Más allá del diamante de juego, Sosa también ese año fue el recipiente del Premio Roberto Clemente. Los que laboramos para los Marlins de Florida bien no olvidamos sus obras hechas en Miami de corazón en medio de aquel frenesí de sus cuadrangulares frente a Mark McGwire. 

“Slammin Sosa” no solo puso en la palestra a su San Pedro de Macorís y su natal Quisqueya. Bien demostró algo que hoy día hace mucha falta. Sosa probó que una competencia no tenia que ser divisiva bajo ningún factor al contrario y hasta levantó en buena lid el poder latinoamericano ante una nación entera.

Sammy Sosa nunca olvidado y quien sabe con tiempos cambiantes se levanten nuevos triunfos en su futuro. El tiempo dirá.

Juan Gonzalez y la Olvidada Liga Americana de 1998

Juan Gonzalez

En viaje a 1998 cuando es chachareo de béisbol fue el año de “La Batalla de los Jonrones”. Mark McGwire vs. Sammy Sosa. Toda la atención recayó en la llamada guerra en la Liga Nacional partido a partido hasta que llegó la post-temporada. La Liga Americana en un momento dado fue completamente olvidada.

En el circuito americano los eventuales reyes mundiales Yankees de Nueva York ganaron 114 partidos una marca que hasta el presente no han podido como franquicia replicar aquella gran gesta. Los Indios de Cleveland continuaban su ‘Wahoo’ ganador en su división central y los Rangers de Texas con un núcleo de estrellas jóvenes latinos tenían en vela a todo su circuito.

El equipo “wild card” esa campaña fueron los Medias Rojas de Boston que comenzaban a reconstruirse para unos exitosos más adelante años 2000.

A nivel individual entre latinos volvemos a admitir que fue el año de “Slammin Sosa” pero en el otro circuito uno que andaba dando cátedra y quedaba atrás en la palestra de los medios de comunicación lo era “Juan Gone”. 

Juan “Igor” González en 1998 realmente fue “gone” por muchos. En aquel momento nadie se daba cuenta que andaba en un paso ofensivo arrollador que eventualmente terminó siendo su mejor año en su carrera en las Grandes Ligas. La atención en su circuito era para Ken Griffey Jr. quien en un momento dado iba al son a la par en la guerra de los cuadrangulares con McGwire y Sosa aunque después se disiparon sus batazos de largo metraje en el enclave de la llamada guerra.

Hoy día si ciertamente analizamos bien González era el que iba en pasos más reales en aquel entonces de posiblemente ir tras un record de todo el béisbol mayor. Mientras se chachareaba de los vuelacercas, González el día 5 de Julio conectó dos bambinazos en juego frente a los Marineros de Seattle para convertirse en solo el segundo jugador en la historia en rebasar 100 carreras remolcadas antes del receso del Juego de Estrellas. Sus 101 empujadas en aquel instante se proyectaba podia sobrepasar la marca de 190 de Hack Wilson de todas la mayores establecida en 1930 en la franela de los Cachorros de Chicago.

El presente nos dice que no sucedió tal record pero si terminó González como líder en impulsadas con 157 remolcadas. Se convertía en el segundo puertorriqueño en ganar tal liderato en la historia de la Liga Americana uniéndose a Rubén Sierra que había sido el rey impulsador en 1989 en el mismo uniforme de los Rangers de Texas.

Más que sus empujadas, González realmente hacia historia al ser el primer latinoamericano en aquel momento en ser seleccionado multiples veces como Jugador Más Valioso en todas las Grandes Ligas. “Igor” que había sido “MVP” en 1996 repetía en 1998 en un año en que también terminó como líder en dobles y entre primeros cinco en otras categorías de importancia a la ofensiva en su circuito.

Por cierto, en la categoría de dobles entre boricuas se convertía en solo el segundo en ganar tal liderato en historia de la Liga Americana uniéndose a Edgar Martínez que previamente fue rey en 1992 y 1995 en el uniforme de los Marineros de Seattle. Por cierto, mismos años que Martínez fue el rey campeón bate del circuito americano.

Además de “Igor” González, 1998 fue año grande en la Liga Americana para otros de Borinquén. Bernie Williams de los Yankees de Nueva York fue el monarca de bateo con .339 de promedio y también se unía al nombre de Edgar Martínez como el segundo de su terruño en ganar tal liderato en la historia de la Liga Americana.

Por su parte el tal mencionado hoy salón de la fama Edgar Martínez terminó esa temporada 98’ de líder en porcentaje en ocasiones en base cual departamento ofensivo fue monarca en tres ocasiones en su carrera.

Entre líderes de departamentos ofensivos del circuito americano no debemos olvidar que imperó la sangre latina. Esa temporada se daba a conocer el bate de un joven llamado Alex Rodríguez con los Marineros de Seattle que fue rey en hits conectados con 213 y no podemos olvidar al quisqueyano José Offerman que fue monarca en triples con 13 en la franela de los Reales de Kansas City.

Si alguien desea rebuscar más de ese 1998 el hoy salón de la fama Roberto Alomar de los Orioles de Baltimore había sido el Jugador Más Valioso del Juego de las Estrellas y se levantaba la carrera de otro “hall of famer” llamado Iván “Pudge” Rodríguez con Texas que al año siguiente seria el Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Recordar es vivir y Juan “Igor” González se lo merece. Para las generaciones de hoy es el dirigente de Puerto Rico con medalla de oro en Juegos Centroamericanos y del Caribe y Juegos Panamericanos pero la historia no se debe relevar que en 1998 año que muchos recuerdan por otros hechos fue dorado en una liga que muchos omitieron. Si usted es de esos que colecciones tarjetas busque bien que de las de mayor valor ese año son las de Sammy Sosa y Juan González. Ya sabe porque. El tiempo no se lo tiene que decir.

Las Estrellas Latinas de los Cachorros de Chicago y Cardenales de San Luis

Javier Baez Yadier Molina

Primero fue México después Puerto Rico. Este fin de semana la ciudad de Londres era el epicentro de muchos seguidores del béisbol en especial en Europa con la segunda puesta de la denominada ‘London Series 2020’. Era la tercera serie internacional de lo que no fue la temporada 2020.

Este año el Estadio de Londres estaba destinado a recibir para dos partidos que estaban muy bien vendidos a los Cachorros de Chicago y los Cardenales de San Luis.

El año pasado para no olvidar fue un éxito la visita a la ciudad londinense. Ya que estamos en tiempos de rememoración, los Yankees de Nueva York dieron un espectáculo de bateo barriendo en dos partidos a los Medias Rojas de Boston.

El primer partido fue uno de alto carreraje con pizarra a favor de los Bombarderos del Bronx de 17 por 13 y el segundo partido lo salvó Gary Sánchez con hit de dos impulsadas en una entrada que sus Mulos anotaron siete carreras para vencer 12 por 8 a los bostonianos.

Con la cancelación este año al momento no hay palabras este momento si se volverá a jugar en Londres en un futuro. Eso el tiempo lo dirá.

En un tono muy diferente pero aprovechando teníamos hecho un trabajo para este fin de semana de Londres 2020 lo vamos a resumir con ustedes nuestros lectores.

Mucho se hubiera recalcado en los nombres en la historia de los Cachorros y Cardenales entre grandes figuras Ernie Banks y Stan Musial; Ferguson Jenkins y Bob Gibson. Como siempre le damos sal y pimienta al asunto de la historia es buen instante también de evocar los grandes latinoamericanos que han pasado por ambos uniformes en Chicago y San Luis.

Para amantes de la historia o simple curiosos aquí esta el Equipo Todo Estrella Latinoamericano de Todos los Tiempos Cachorros-Cardenales y ellos son:

C Yadier Molina (activo)

1B Albert Pujols (activo-Angelinos de Los Angeles)

2B Javier Báez (activo)

3B Aramis Ramírez

SS Starlin Castro (activo-Nacionales de Washington)

OF José Cardenal

OF Alfonso Soriano

OF Sammy Sosa

P Carlos Zambrano / Joaquin Andújar

CP Aroldis Chapman (activo-Yankees de Nueva York) 

El Pelotero Latinoamericano en la Historia de los Estados Unidos

Clemente Sanguillen Pittsburgh

A mitad en el calendario del 2020 la infinidad de adjetivos que definen el año en curso son inacabables. El COVID 19 sumado a los sucesos actuales en los Estados Unidos ha tomado una linea en la historia que no tiene dirección alguna y luz que está bien, bien distante.

Al presente hay gran diversidad de opiniones y muchos olvidan que alrededor del 20 por ciento de la nación es hispana o latina o como usted le desee o quiera llamar. Sea por nacimiento o ascendencia por inmigración cuanto venimos desde hace mucho tiempo pregonando el poder de sobre 60 millones en los USA. 

Cuando se examina a detalle la crónica de los Estados Unidos no tara el tema del béisbol. Como que se le llama todavía hoy “The National Pastime”. Ty Cobb, Babe Ruth, Joe DiMaggio, Jackie Robinson, Mickey Mantle, Lou Gehrig, Willie Mays, Ted Williams, Hank Aaron, Reggie Jackson, Cal Ripken Jr. son parte de la autobiografía de la nación fundada en sus anhelos en 1776 y realidad en 1789.

Cada cual con la historia de Esteban Bellán, Rafael Almeida y Armando Marsans. Que super temporada la del lanzador Adolfo Luque en 1923 con los Rojos de Cincinnati pero cuando se habla de la historia del béisbol mayor la primera gran referencia latinoamericana que se inscribió para la posteridad fue la atrapada de Sandy Amoros.

Si alguien ha olvidado su legado fue una super en la sexta entrada de un batazo de Yogi Berra en el séptimo juego de la Serie Mundial de 1955 que cambió el juego y fue clave para que los “Bums” de Brooklyn ganaran el campeonato mundial ante su nemesis los Yankees de Nueva York.

Para esas fechas, Amoros puso finalmente a los latinos con una simple jugada en el mapa nacional del béisbol aunque en Chicago un señor llamado Minnie Miñoso venia poniendo pauta en la franela de los Medias Blancas desde principios de la década de los 50’. Quien sabe otras circunstancias pero Miñoso debió ser el primer seleccionado en la historia de las mayores en haber sido Novato del Año y Jugador Más Valioso. Muchos concuerdan en el presente debió ser reconocido como la primera estrella latinoamericana.

Si vamos a los libros de historia de los Estados Unidos no es hasta Roberto Clemente que el latinoamericano finalmente se labro hasta el presente. Más allá del diamante de juego el llamado “The Great One” no se quedó callado. Fue vocal en todos los sentidos y habló de infinidad de temas sociales en una década que no era una nada de fácil. Fue oral del ser latinoamericano no solo en el béisbol sino en el diario vivir en los Estados Unidos. Tal como siempre nos ha recalcado su hermano Manny Sanguillén que en todos los sentidos de la vida Clemente fue la puerta de los latinos a la nación estadounidense.

Clemente nadie olvide que no importando fue campeón bate en cuatro ocasiones y el primer latino en ser seleccionado Jugador Más Valioso en la Liga Nacional en la década de los 60′ no fue hasta su heroísmo en la Serie Mundial de 1971 que se le reconoció finalmente como la luminaria que era. El resto es historia.

Desde Clemente tomó tiempo de no verse en el béisbol mayor una afición verdadera hacia un latinoamericano hasta que llegó la “Fernandomanía”. En 1981 un joven llamado Fernando Valenzuela tomó riendas desde la lomita de los suspiros en el uniforme de los Dodgers de Los Angeles y puso una vez más en la palestra el ser latinoamericano más allá con su propia historia.

Ese 1981 Valenzuela acogió una nación entera. Fue abridor del Juego de Estrellas de ese año, ganó todos sus partidos de post-temporada que sus Dodgers fueron los campeones mundiales y a nivel individual fue el ganador del Premio Cy Young y Novato del año de la Liga Nacional.

En las décadas de los 80’ y 90’ muchos nombres podemos mentar. Nombres que en tiempo en especifico cautivaban a todos los “fans” entre otros José Canseco, Roberto Alomar, Liván Hernández, Juan González  y muchos otros que tuvieron grandes momentos en partidos de las estrellas y series mundiales pero ciertamente no fue hasta 1998 que Sammy Sosa paralizó a todos los Estados Unidos. Su guerrilla de cuadrangulares contra Mark McGwire. “Slammin’ Sammy” más allá de los “friendly confines” del Wrigley Field de los Cachorros de Chicago era el a seguir por una nación entera. Puede que no habló tanto como Clemente pero su trabajo social e imagen con una bandera estadounidense justo después de los sucesos del 11 de Septiembre nunca ha sido olvidada.

Para esas mismas fechas otro que se asentó en la historia de los Estados Unidos no importando los uniformes vestidos lo fue Pedro Martínez. Cierto, en momentos controversial y hablador en temas sociales cuando lo tenia que ser pero hasta todavía hoy en debates muchos entendidos lo dan en la lista de uno de los lanzadores más dominantes en toda la historia del béisbol organizado y hasta en la Galería Nacional en Washington DC esta su retrato junto a Roberto Clemente.

En el 2013 más allá del guante y el bate se realzaron en términos de historia de los Estados Unidos tres figuras Mariano Rivera, David Ortíz y José Fernández. 

La historia de Mariano Rivera más allá de su figura dominante salvadora de los Bombarderos del Bronx es una de alteza de la figura del latinoamericano desde su llegada de Panamá a suelo newyorquino.

“Big Papi” Ortiz más allá de su bate su trabajo social y el nunca olvidado su “Boston Strong” definió el palenque latinoamericano en la nación. Ortíz tiempo atrás conversando dejo saber que aprendió de su ídolo Roberto Clemente dos cosas. Que cuando un pelotero llega al nuevo terruño americano del norte es parte de los Estados Unidos y nunca olvidar que primero es su gente y su pueblo.

José Fernández más allá de sus Marlins trascendió la frontera de Miami de tal forma que tres años más tarde no hubo quien no tiro su lagrima cuando su trágica muerte. En su corta carrera demostró similar que su gente primero. No había actividad social para la comunidad que siempre estaba presente.

Que cosas ese 2013 Mariano Rivera cerró su carrera como Regreso del Año de la Liga Americana; David Ortiz fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de sus campeones Medias Rojas de Boston y José Fernández fue seleccionado como Novato del Año de la Liga Nacional. Quien diría que Fernández era el primer lanzador latinoamericano en ser honrado con tal galardón de novel del año en su circuito desde que lo obtuvo Fernando Valenzuela.

Hoy es hoy y podemos contender como futuros al Salón de la Fama los nombres de Albert Pujols y Miguel Cabrera. No se puede disputar que hay querendones latinos en sus ciudades donde juegan entre otros Ronald Acuña Jr., José Altuve, Yadier Molina y Juan Soto. No hay duda que como “rock stars” no importa donde van lo son Javier Báez y Francisco Lindor como Aaron Judge y Mike Trout en las Grandes Ligas. No obstante, ser alguien de nivel histórico tiene sus responsabilidades.

Trascender en la historia de un país no es fácil. Menos en tierra foránea. Más allá del terreno del béisbol dejar huellas permanentes e imborrables que nunca serán olvidadas.

Nadie ha dicho que les fue fácil pero cuando se demuestra sin colores que hijos de Cuba, Puerto Rico, México, Panamá y República Dominicana pueden en tierra de los Estados Unidos eso es poder. Poder que hay que seguir cosechando y manteniéndolo y así al latino no se le para al frente nadie. Mejores días tienen que venir y así es la historia. El tiempo dirá.

Los Primeros Latinos Abridores Por Posicion en la Historia Juego de Estrellas Grandes Ligas

Cepeda Mays Clemente

Es mes de Junio y quien sabe cuantos latinoamericanos para estas fechas bajo otras circunstancias estuviéramos apuntando a ser participes en el Juego de las Estrellas que este año estaba destinado ser en el Dodger Stadium de Los Angeles.

A estas fechas ya sabemos que por segunda ocasión en la historia no habrá el partido de las luminarias y a esperar a Atlanta 2021 y como todo en este instante sigue siendo que hubiera sido continuamos en nuestro viaje histórico. 

El año pasado 20 de sangre latina o hispana como le quiera llamar unos nacidos y otros por ascendencia vieron acción en Cleveland. Cinco por cada liga fueron abridores.

En la Liga Americana desde 1988 al menos un latinoamericano ha sido seleccionado como abridor y en el circuito nacional desde 1999 en el gran partido de las luminarias. Esa racha en el circuito americano comenzó con la selección de José Canseco y en la nacional con la elección entre abridores de Sammy Sosa. El resto hasta el presente es historia.

Muy normal hubiese sido ver por su popularidad en este instante visto ser abridor bajo el sol californiano a Ronald Acuña Jr., Javier Báez y Juan Soto por la nacional y quien sabe con tantos nombres de renombre actual latinos quienes hubiesen sido escogidos para jugar por la americana.

Muchos olvidan que 69 calendarios atrás los tiempos eran muy diferentes. En 1951 fue el primero con presencia latina y solo tres latinos el Chico Carrasquel, Connie Marrero y Minnie Miñoso. Carrasquel del trio haria historia ser el primero no solo de su Venezuela sino de América Latina en abrir en un partido de las luminarias.

Por cierto, no fue hasta 1959 que se vio por vez primera que en ambos conjuntos hubiese un jugador latinoamericano. En el primer partido de estrellas de ese año (entre 1959 y 1962 se celebraban dos partidos de las estrellas) abrieron en el roster de la Liga Americana Luis Aparicio y Minnie Miñoso. Por la Nacional abría en la primera base Orlando “Peruchín” Cepeda.

Hoy es hoy y para no olvidar aquí están los sangre latina que por vez primera fueron seleccionados como abridores por posición en cada liga en Juego de Estrellas. Recordar es vivir y ellos son: 

LIGA AMERICANA

C-Santos Alomar Jr.: 1990 

1B-Rod Carew: 1976

2B-Beto Avila: 1952 

3B-Alex Rodríguez: 2001

SS-Chico Carrasquel: 1951

LF-Minnie Miñoso: 1954

CF-Vic Davalillo: 1956

RF-Tony Oliva: 1964

DH-Danny Tartabull: 1991

SP-Luis Tiant: 1968

LIGA NACIONAL

C-Benito Santiago: 1989

1B-Orlando “Peruchín” Cepeda: 1959

2B-Julian Javier: 1963

3B-Tany Pérez: 1970

SS-Leo Cardenas: 1966

LF-Orlando Cepeda: 1961

CF-Mateo Alou: 1969

RF-Roberto Clemente: 1961

DH-Pedro Guerrero: 1989

SP-Juan Marichal: 1965

Los Lideres Latinos Por Posicion en Jonrones y Carreras Impulsadas en las Grandes Ligas

Ivan Rodriguez - Sammy Sosa

En estos días que se anda visitando las marcas de las Grandes Ligas damos un viaje por posición de los líderes actuales latinoamericanos en cuadrangulares y carreras impulsadas.

En cuanto a sangre latina muchos andan esperando sobre todo en Quisqueya cuando se regrese al play cada turno de Albert Pujols quien en ambas categorías está a números posibles de sobrepasar a Alex Rodríguez.

Para los amantes de la historia o simples curiosos del deporte del guante y el bate aquí están los líderes actuales de todos los tiempos latinoamericanos por posición en cuadrangulares y carreras empujadas y ellos son:

Cuadrangulares
C-Iván Rodríguez (311)
1B-Albert Pujols (656) activo
2B-Alfonso Soriano (412)
3B-Adrian Beltré  (477)
SS-Alex Rodríguez (696)
OF-Sammy Sosa (609)
DH-David Ortiz (541)

Carreras Impulsadas
C-Iván Rodríguez (1,332)
1B-Albert Pujols (2,075) activo
2B-Robinson Canó (1,272) activo
3B-Adrian Beltré  (1,707)
SS-Alex Rodríguez (2,086)
OF-Manny Ramírez (1,831)
DH-David Ortiz (1,768)

Quien Sera el Proximo Barry Bonds Rey de los Cuadrangulares en las Grandes Ligas

barry Bonds

En estos días del COVID-19 entre tantas chacharas de béisbol que tanto andan corriendo es la cantidad de marcas afectadas por no jugarse y quien sabe el inmediato futuro de esta temporada 2020. Nadie puede borrar que la coyuntura de las mayores son los números y como serán vistas a largo plazo a la hora de evaluaciones de un sin número de jugadores.

Una de las marcas más comentadas en la primavera era la posibilidad de Albert Pujols llegar a los 700 cuadrangulares en su carrera y ser el primer latinoamericano en llegar a tan exclusivo grupo en la historia del béisbol organizado. Más aún cuan lejos podía llegar al hombre que está en la cima llamado Barry Bonds.

En este momento como todo es especulación es mejor que el tiempo nos diga y nos remontamos en estos instantes de nostalgia a Miami al 2001 desde donde seguíamos a Barry Bonds.

Ese año mucho se comenzó a especular que Bonds tenia la herramienta poder de quebrantar la marca de jonrones en una temporada que estaba en posesión desde 1998 de Mark McGwire. Una tarde de Mayo en el Estadio Pro Player frente a los entonces Marlins de Florida fuimos testigo de uno de los 73 bambinazos que actualmente es el número marca en una campaña.

Un año más tarde ante los envíos de Josh Beckett en el Pro Player conectó su número 601 en su carrera y muchos comenzábamos entre colegas a tocar el tema de la marca máxima de Hank Aaron. En el 2003 para fechas de Mayo ante Carl Pavano reanudamos el tema cuando le vimos conectar su número 623 en su carrera.

Bien recordamos que cuando llegó Bonds a la Serie Divisional de la Liga Nacional ese final de Septiembre del 2003 llegó frente a los Marlins de Florida con 658 a menos de un centenar de la gran marca de los 756 jonrones. En aquella serie por aquellas cosas de la vida no dio ningún cuadrangular y si bien recuerdan la historia esa fue de campeón mundial para los Marlins.

Desde el 2003 no le volvimos ver a Bonds conectar un vuelacerca hasta el 2007 en el Sur de la Florida en el entonces llamado Dolphins Stadium año que superó la marca de los 755 del gran “Hammerin Hank”. Ese cuadrangular visto fue el 760 frente al lanzador Rick Van den Hurk. Mismo lanzador que en San Francisco le conectó el número 754 y días después conectó frente a los Padres de San Diego el del empate de 755 y más adelante rompió la marca con enorme cuadrangular en partido frente a los Nacionales de Washington.

El resto es historia y bien sabemos la marca actual de Barry Bonds son 762 vuelacercas. Para los latinoamericanos sus dos marcas de jonrones son de gran curiosidad y quien no desearía fueran quebrantadas.

En la marca de cuadrangulares en una misma campaña el único en conectar sobre 60 en una misma temporada lo fue Sammy Sosa y lo logro en tres ocasiones entre finales década de los 90’ y el año 2001. En el caso de su gran total mucho se especuló podia ser Albert Pujols. Otro lo era Miguel Cabrera pero en este instante su prioridad es llegar a la marca de 500. Muy probable la mítica marca de todos los tiempos sea una nueva cara latina y mucho tiempo tomará en los calendarios.

Recordar es vivir. Quien sera el proximo Bambino en las Grandes Ligas eso el tiempo nos lo dirá.

Latinos y las 150 Carreras Impulsadas en la Historia en las Grandes Ligas

jose Abreu White Sox

Cuando Orlando Cepeda en 1961 fue el primer latinoamericano en ser rey impulsador de carreras en todas las Grandes Ligas tomo más de tres décadas que un latino fuese rey en todo el béisbol en carreras remolcadas. Hoy es hoy y con todo que este es el año del  jonrón son pocos los que han logrado una gran marca que no se ha superado en largos calendarios.

Puede que los cuadrangulares estén volando bardas a tutiplén esta temporada pero de esas cosas del béisbol va para más de 10 calendarios que no hay pelotero que haya arribado al exclusivo grupo numeral de 150 empujadas.

Para no olvidar, no fue desde 1962 en la Liga Nacional que por vez primera un pelotero llegaba a la lid de 150 impulsadas. Ese lo fue Andrés ‘Galarraga en el uniforme de los Rockies de Colorado. El conocido como “El Gato” hizo historia en 1996 al ser el primer latinoamericano en llegar a tal marca y solo el segundo latino en ser líder en aquel entonces de tal departamento en la Liga Nacional.

Dos campañas después, Sammy Sosa conquistaría la monarquía de las impulsadas del circuito nacional con 158 en 1998 y más adelante repetiría como rey con 160 en el 2001 cuales ambas conquistas en la camisa de los Cachorros de Chicago. Por cierto, ese mismo 1998 en el circuito de la americana Juan ‘Igor’ González en la camisa de los Rangers de Texas fue el rey en empujadas con 157 remolcadas. En parte, número que le impulsó ser seleccionado en aquel entonces con su segundo galardón de Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Entre esos reinados de Sosa en la Nacional, por otro lado, Manny Ramírez se convertía en rey de las remolcadas de la Liga Americana con 165 empujadas. El quisqueyano en aquel entonces con los Indios de Cleveland era el primero desde Jimmy Foxx en 1938 en rebasar el número de 160 impulsadas en una temporada en la Americana. Además, en aquel momento era solo el sexto latino en ser monarca en empujadas en el llamado más joven de ambos circuitos.

Los últimos dos de sangre latina que superaron las 150 carreras impulsadas en todas las mayores lo fueron Miguel Tejada en el 2004 y en el 2007 Alex Rodríguez. Por cierto, el conocido como “A Rod” en esa temporada antes mencionada fue el último todavía a estas fechas en sobrepasar el numero de 150 con exactamente 156 empujadas ese año con los Yankees de Nueva York.

Al presente a este escrito,  hay muy buenas probabilidades que el cubano José Abreu de los Medias Blancas de Chicago sea rey de las remolcadas en la Liga Americana. Por cierto, si lo logra mantendria una seguidilla al ser el cuarto monarca latinoamericano consecutivo en empujadas del llamado meas joven de ambos circuitos. 

A estas alturas Abreu no llegará a las 150 impulsadas pero es de sumo orgullo que el poder latino sigue en impulso de poder y más marcas esperamos ver al cierre de esta temporada de cierre de década. Todo los asiduos gustan de reyes pero ver quien llegará a 150 impulsadas en un futuro cercano y eso el tiempo nos dirá.

Los Latinos Con 50 Jonrones en Una Temporada en las Grandes Ligas

Jorge Soler

El jonrón es uno de los grandes chachareos y mucho se anda apuntando en este momento es la cantidad de marcas y récords que se han establecido en el departamento de cuadrangulares esta temporada 2019 de las mayores.

Con todo que un gran número de peloteros latinoamericanos han superado sus números en vuelacercas esta campaña es buen instante dejar caer que un número mágico que latino alguno no ha superado desde el 2010 es el conectar 50 ó más cuadrangulares en una campaña.

El cierre de esta temporada 2019 esta a la vuelta de la esquina en el calendario y quien sabe si de clausura de esta década un latino se pone en los libros del béisbol de este club de bambinos.

Si bien en la década de los 90’ nombres entre otros José Canseco, Andrés ‘El Gato’ Galarraga,  Juan ‘Igor’ González y Rafael Palmeiro pusieron un nuevo capitulo en cuanto a poder con el bate fue a finales del mismo tiempo quien el que pusó un nuevo acento al madero latinoamericano lo fue Sammy Sosa.

El quisqueyano fue el primero latinoamericano que no solo superó el número de 50 vuelacercas por vez primera en las mayores sino conectó 66 y 63 en los años consecutivos de 1998 y 1999 en la camisa de los Cachorros de Chicago.

Sosa comenzaria el nuevo siglo con 50 en el 2000 y 64 en el 2001. Como de esas cosas increible con todo y tales números fue solo en el 2000 que obtuvo la corona de jonrones de la Liga Nacional.

Después del cuarteto de años puestos por Sosa los únicos sangre latina en conectar sobre 50 vuelacercas en una temporada lo fueron Alex Rodríguez (2001, 2002, 2007), David Ortíz (2007) y José Bautista (2010) en todas las Grandes Ligas.

Los más cercanos a 50 por vez primera en largo tiempo es en este momento. En la Liga Americana el cubano Jorge Soler de los Reales de Kansas City está en este momento a tal lid de solo cinco con 45 mientras que por el otro lado del circuito nacional lo es venezolano Eugenio Suárez a solo dos con 48 bambinazos. 

Por cierto, ambos andan en buen paso en busqueda de terminar esta campaña como reyes en sus respectivas ligas en cuadrangulares. Por ciuerto, última ocasión que dos latinoamericanos se quedaron con la monarquia completa en jonrones lo fue en el 2010 los fueron los dominicanos José Bautista con los Azulejos de Toronto  y Albert Pujols con los cardenales de san Luis en la Liga Americana y Nacional respectivamente.

Ambos, tanto Soler como Suárez hasta superaron lo mejor de lo mejor en la presente década de 44 jonronazos conectados por Miguel Cabrera (2012 y 2013) y Nelson Cruz (2015) en todas las mayores.

Falta muy poco béisbol pero pendientes a Jorge Soler y Eugenio Suárez. Quien sabe 50 jonrones no vienen mal para los libros de historia. El tiempo nos dirá.

Latinos: Marca de Jonrones Por Pais en una Temporada en las Grandes Ligas

Gio Urshela

Jonrones es el batazo del momento  esta campaña 2019 de las mayores. Entre tantas marcas y récords varios latinoamericanos andan dejando sus huellas en este año del bambino.

Entre marcas establecidas, sin todavia terminar la actual temporada, varios latinos han quebrantado la marca de sus paises en vuelacercas conectados en una campaña.

Sin mucho bombo ni platillos Gio Urshela se convirtió hace tiempo atrás en el colombiano con más cuadrangulares conectados en una temporada. El tercera base de los Yankees de Nueva York superó los 17 conectados por Orlando Cabrera en el 2003 con los Expos de Montreal.

Eugenio Suárez de los Rojos de Cincinnati también estableció varios días atrás la nueva marca entre venezolanos al irse por encima de los 47 conectados por Andrés ‘El Gato’ Galarraga en 1996 con los Rockies de Colorado.

Para formar un trio del gran 2019 del bambinazo pocos han dado cuño que Jorge Soler podria ser el nuevo sultán de Cuba. La marca actual la ostenta Rafael Palmeiro y el bosque de los Reales de Kansas City al escribir estas lineas está solo dos de empatar y tres para establecer un nuevo vestigio cubano en el béisbol mayor.

Falta poca pelota este 2019 pero para aquellos seguidores del deporte del bate y el bate, historiadores o simples curiosos aquí les ofrecemos al momento de escribir esta columna los latinoamericanos por país con más jonrones conectados en una temporada en las Grandes Ligas y ellos son: 

COLOMBIA

Gio Urshela, Yankees de Nueva York, 20, 2019 (activo)

CUBA

Rafael Palmeiro, Rangers de Texas, 47, 1999 & 2001 

MEXICO

Vinny Castilla, Rockies de Colorado, 46, 1998

PANAMA

Ben Oglivie, Cerveceros de Milwaukee, 41, 1980 

PUERTO RICO 

Juan ‘Igor’ González, Rangers de Texas, 47, 1996

REPUBLICA DOMINICANA

Sammy Sosa, Cachorros de Chicago, 66, 1998

VENEZUELA

Eugenio Suárez, Rojos de Cincinnati, 48, 2019 (activo)