Tagged: Vaqueros de Bayamon

Vaqueros de Bayamon: Campeones Olvidados Serie del Caribe 1975

Vaqueros de Bayamon 1975

Puerto Rico anda de fiesta beisbolera como sede de la Serie del Caribe 2020 y bien por segunda ocasión en el diamante del Estadio Hiram Bithorn de la ciudad capital de San Juan se conmemoró días atrás en el día inaugural el aniversario número 25 de aquel gran ‘dream team’ campeón de los Senadores de San Juan.

La historia no debe ser olvidada de ese gran conjunto pero no viene mal recordar más atrás 45 calendarios atrás cuando la Isla del Encanto fue sede de la Serie del Caribe 1975. En esa ocasión recibía su segunda Serie del Caribe en su crónica en el Estadio Bithorn pero con algo de aflicción y nostalgia. 

El equipo representativo de Puerto Rico de los Vaqueros de Bayamón eran en alma y espíritu para muchos los originales Senadores de San Juan. En la campaña 1974-1975 la franquicia de San Juan se mudó a las huestes de la ciudad llamada del chicharrón y en su primer campeonato en su historia dirigidos por José Antonio Pagan se coronaron campeones de la liga profesional de Puerto Rico.

Si vamos atrás en el tiempo no había ese concepto de los equipo de ensueño pero dándole un repaso a la historia no deben ser desdeñados que fue una de las mejores novenas reyes de Puerto Rico en Serie del Caribe. 

En aquel clásico no eran favoritos para muchos pero la tropa Vaquera puso un gran espectaculo en el diamante. Al convertirse en monarcas caribeños se convertian en la primera novena boricua que ganaba en su propio terruño desde 1954 que los Criollos de Caguas en se fueron reyes en el Estadio Sixto Escobar. Además, Bayamón seria en aquel instante el tercer monarca de Puerto Rico en la segunda etapa de las Series del Caribe uniéndose como soberanos junto a las franquicias de los Leones de Ponce y los Criollos de Caguas.

El cuadro ofensivo de aquel equipo de Bayamón pestuvo compuesto por el receptor Eliseo Rodríguez; primera base Guillermo Montañez; segunda base Félix Millán; tercera base Art Howe y en el campo corto Sergio “Cuchito” Ferrer. En los bosques Ken Griffey, padre, Jay Johnstone y Jerry Morales y el bateador designado Orlando Alvarez. 

Fue tal la ofensiva de este grupo que Montañez término la serie con el mayior destaque de Jugador Más Valioso y líder en jonrones y carreras impulsadas. Por el campeonato de bateo de la serie Griffey fue el campeón bate y Millán arribó segundo en el listado de bateadores.

Entre lanzadores la memoria nos lleva que lanzaron dos grandes Eduardo Figueroa y John Candelaria y de gran clave entre otros fueron los brazos de Tom Hilgendorf y John Montague.

En el equipo todo estrella de esa serie fueron seleccionados al final de la misma Guillermo Montañez, Félix Millán, Sergio Ferrer, Eliseo Rodríguez, Hilgendorf y Montague.

La franquicia de los Vaqueros regresó en 1976 y 1980 al clásico caribeño pero no corrieron con gran suerte de campeonato. Como organización pasó a la historia cuando en 1984 fueron trasladados a su regreso original como los Senadores de San Juan. 

Tanto los nombres de los Senadores y Vaqueros atraen grandemente por la nostalgia que son franquicias que aunque tuvieron grandes conjuntos en determinados momentos no son activas desde hace ya muchos años en el béisbol profesional de Puerto Rico. Muy importante nunca olvidar aquellos jugadores que escribieron part de la gran historia del béisbol.

Campeones en la Historia en Serie del Caribe en Puerto Rico

Roberto Alomar Senadores San Juan 1995

Puede que para muchos es tiempo de Super Bowl pero para los fans del béisbol en América Latina es tiempo del tan esperado evento la Serie del Caribe. El tazón de la región caribeña para determinar el monarca del deporte del guante y el bate.

Tal como año tras año los representantes a la contienda de la región son los reyes de las ligas invernales y este año batallarán en el diamante los Cangrejeros de Santurce del terruño boricua quienes recibirán en su hogar a las representaciones de Colombia, República Dominicana, México, Venezuela y el país campeón defensor Panamá. 

Los Cangrejeros estarán buscando el primer reinado de un equipo de Puerto Rico en su casa en 25 calendarios y como franquicia su primero en su propia casa. Santurce tiene cinco monarquias de Serie del Caribe pero ninguna conquistada en su propia Isla del Encanto.

En lo que vamos calentando los motores al primer canto de Playball !, aquí les ofrecemos para aquellos amantes de la historia o simples curiosos el listado de los equipos campeones en la historia en Puerto Rico de Serie del Caribe y ellos son:

PRIMERA ETAPA

1951-Yankees de Carta Vieja (Panama) / Estadio Sixto Escobar (San Juan)

1954-Criollos de Caguas (Puerto Rico) / Estadio Sixto Escobar (San Juan)

1958-Tigres de Marianao (Cuba) / Estadio Sixto Escobar (San Juan)

Ken Griffey Vaqueros de Bayamon 1975

SEGUNDA ETAPA

1971-Tigres del Licey (República Dominicana) Estadio Hiram Bithorn (San Juan)

1975-Vaqueros de Bayamón (Puerto Rico) / Estadio Hiram Bithorn (San Juan)

1979-Navegantes del Magallanes  (Venezuela) / Estadio Hiram Bithorn (San Juan)

1984-Aguilas del Zulia (Venezuela) / Estadio Hiram Bithorn (San Juan)

1995-Senadores de San Juan (Puerto Rico) / Estadio Hiram Bithorn (San Juan)

1999-Tigres del Licey (República Dominicana) / Estadio Hiram Bithorn (San Juan)

2003-Aguilas Cibaeñas (República Dominicana) / Estadio Roberto Clemente (Carolina)

2007- Aguilas Cibaeñas (República Dominicana) / Estadio Roberto Clemente (Carolina)

2011- Yaquis de Ciudad Obregón (México) / Estadio Isidoro García (Mayagüez)

2015-Vegueros del Pinar del Río (Cuba) /  Estadio Hiram Bithorn (San Juan)

2020- ??? /  Estadio Hiram Bithorn (San Juan)

Manny Sanguillen: El Gran Hermano de Roberto Clemente y Puerto Rico

Sanguillen Clemente 1971

Hoy día cuando tienes la oportunidad de ir a un partido de los Piratas como local en el PNC Park en Pittsburgh una de las paradas obligatorias debe ser Manny’s BBQ. En los predios detrás del jardin central excelente comida pero más tendrás la oportunidad de ver y conocer en persona a uno que fue el segundo mejor receptor en la Liga Nacional en la década de los 70’, Manny Sanguillén.

‘Sangui’ como bien le conocen en la ciudad de los bucaneros comenzamos reiterando sus credenciales porque no importa cuantas veces te sientes a charlar con el siempre su tema es su inolvidable amigo Roberto Clemente.

Para estas fechas de cierre de año para Sanguillén es recordar una y otra vez aquel 31 de Diciembre de 1972 cuando su hermano mayor cual así era su amistad con Roberto murió en aquel accidente aereo que llevaba ayuda a los daminificados de un terremoto en Nicaragua. Manny fue de los primeros que cuando llegó a la playa en Loiza donde cayó el avión se unió al grupo de buzos para buscar el cuerpo del astro del béisbol. El resto es historia.

Hoy es hoy y cuan grande es el número de historias le hemos escuchado de su confratrenidad con Clemente desde que fue su mentor en 1966 un año antes cuando arribó al gran circo en la franela de los Piratas. Desde su llegada lo palió para que en corto tiempo fuese el receptor regular de la novena bucanera y más adelante uno de los mejores bates del terruño panameño todavia al presente después de Rod Carew.

Más allá de Clemente, el propio Sanguillén fue probablemente su mejor pupilo. La historia esta escrita que fue con los Piratas un tres veces Todo Estrella; pieza importante en los campeonatos mundiales de 1971 y 1979 de Pittsburgh; y terminó su resumé grandes liga con exactamente 1,500 hits. Que cosas, misma mitad de 3,000 indiscutibles para un cierre de .296 de promedio de bateo.

Fue considerado tres veces para Jugador Más Valioso de la Liga Nacional y su mejor campaña fue en 1970 cuando arribó tercero en bateo con .325 de promedio en su circuito nacional. También en 1971 terminó entre primeros en bateo con .318 y en la Serie Mundial contra los Orioles de Baltimore conectó 11 inatrapables uno menos que los 12 conectados por Clemente que fue el reconocido como Jugador Más Valioso de ese Clásico de Otoño.

Vale añadir, que después de la Serie Mundial el momento menos de su olvido de esa temporada de 1971 fue cuando el Dirigente Danny Murtaugh de los Piratas pusó en el terreno el primero de septiembre el primer ‘lineup’ en la historia de las Ligas Mayores compuesto por sólo peloteros negros y latinos.

Para alguien que tanto nos ha chachareado y departido sobre “Momem” por tantas ocasiones y años es uno de esos peloteros que deberia ser agasajado en grande en Puerto Rico. Además de su resumé en las mayores siempre fue mano derecha de Clemente y llegó a jugar para su hermano en la temporada 1970-71 con los Senadores de San Juan.  

Hubiesen jugado juntos una vez más en la franela de San Juan en 1973 pero ya conocemos porque no sucedió. Sanguillén más adelante en su carrera jugó dos campañas con los Vaqueros de Bayamón y una con los Leones de Ponce que fue hasta su dirigente por varios partidos esa temporada.

Clemente Sanguillen 1971

Gracias a muchas de sus anéctodas e historietas es que conocemos de Clemente su deidad por Willie Mays y quien sabe cuan lejos hubiese llegado en tiempo en el béisbol en busqueda de la marca de hits conectados en las mayores. Quien sabe si hubiese sido el primer latinoamericano todavía al presente en jugar en 20 temporadas para una misma franela en las mayores y hasta el primer latinoamericano de tez negra en dirigir en el béisbol grande.

Cuantas veces ha sido Sanguillén enfático que Clemente fue la semilla y hasta como el mismo dice el mismo el Jackie Robinson de lo que en el presente es la importancia de los latinos en las Grandes Ligas.

Sanguillén es de esos hijos de Borinquén que no debe ser olvidado. Hasta quien sabe como es el destino que el año que fue inmortalizado al Salón de la Fama del Béisbol Latino uno de sus co-exaltados lo fue el posible salón de la fama para esta venidera clase Edgar Martínez.

Enhorabuena que no fue boxeador y prefirió el béisbol. Más allá de Clemente hay que reconocer quien es y escucharlo por mucho tiempo más a un grande, Manny Sanguillén.

John Candelaria: Siempre Pirata de Puerto Rico y Pittsburgh

John Candelaria 2

Hace 46 calendarios atrás John Candelaria dejo un anhelo de muchos deportistas de ir a unos Juegos Olímpicos por firmar como pelotero realizando un sueño que para muchos en su perspectiva se convertiría junto a Juan “Terín” Pizarro en uno de los dos mejores lanzadores zurdo boricua en la historia en las Grandes Ligas.

“The Candy Man” que tenia la oportunidad de integrar la selección nacional de baloncesto de Puerto Rico en esa olimpiada en Munich decidió el 15 de Agosto de 1972 prefirió canjear su camisa de los Piratas de Quebradillas del basket superior puertorriqueño por la franela de los Piratas de Pittsburgh. 

En aquel entonces no fue asombro para muchos porque en el mes de Junio los Piratas lo habían escogido en la segunda ronda en el sorteo de novatos de las Grandes Ligas. Más, el escucha que lo siguió fue Danny Murtaugh, el mismo que un año antes dirigió los Piratas para ganar la Serie Mundial de 1971 frente a los Orioles de Baltimore.

Ese mismo día de Agosto, además del bono de $30 mil que recibió de la franquicia bucanera, estampó su firma con los Senadores de San Juan de la liga invernal borincana. Quien hubiese dicho que en ese momento las dos franquicias donde jugaba Roberto Clemente.

Candelaria PR Bayamon

Con presentaciones de calidad entre 1973 y 1975 con los Senadores y los Vaqueros de Bayamón en Puerto Rico y gran dominancia en el sistema menor de los Piratas, Candelaria fue subido al circo grande y debutó el 8 de Junio del ’75 contra los Gigantes de San Francisco. Precisamente fueron ocho victorias esa primera campaña en su carrera.

Un solo año después, Candelaria le tomaría poco para arribar temprano al estrellato en el nombrado mejor béisbol del mundo. Ese día lo fue el 9 de Agosto de 1976. 

Esa noche fue el comienzo de su legado. Quien sabe si casualidad o presagio esa noche en el Estadio Tres Rios era “Candy Night Bar” y el partido era transmitido en lo que aquella época era un icono el “ABC Monday Night Baseball”. Con un “sinker” que era notable ya en las mayores dejó sin hits ni carreras a los Dodgers de Los Angeles. La hazaña lo convertía en el primer borincano en la historia y el primer latino desde Juan Marichal en 1963 en la Liga Nacional con un juego de “no hit-no run”.

Esa gesta le fue muy bien honrada y lo trocó ser el primer puertorriqueño en ser galardonado como Jugador de la Semana en la historia de la Liga Nacional en las mayores.

Tiempito atrás, Candelaria contó como su padre aunque feliz en corazón hubiese preferido un juego perfecto. En ese partido solo tres le llegaron en base pero no importando nunca ha sido olvidada su hazaña porque ese fue el primer juego de “no hit-no run”por un lanzador Pirata en el propio Pittsburgh y por consiguiente primero en el Estadio Tres Rios. Esa noche su primera llamada de su gran lid fue a su señora madre.

Candelaria esa campaña de 1976 terminó con marca de 16-7 con 3.15 de efectividad.

En 1977 su luminaria fue de mayor brillantez. Esa temporada de “Todo Estrella” cerró con marca de 20-5 convirtiéndose en el primer boricua en la historia con 20 ganados en las ligas mayores. Más que su hecho de 20 victorias, Candelaria terminó de líder de ganados y perdidos con .800 de promedio y su 2.34 de efectividad de la Liga Nacional.

Hoy todavía se debate que no fue justo su quinto lugar en el voto por el premio Cy Young que le fue conferido a Steve Carlton. Por cierto, para los historiadores obtuvo sus votos en el sufragio para Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Su siguiente gran momento en su carrera Pirata plasmada en dicho por el propio Candelaria lo fue su victoria en el sexto partido de la Serie Mundial de 1979 que mantuvo vivo a su conjunto para darle paso a su equipo de seguir vivos y jugar un séptimo contra Baltimore. La historia nos dicta que Pittsburgh volvió a vencer a los Orioles en un Clásico de Octubre y ese es hoy su ultimo campeonato mundial en su crónica.

Candelaria cerró su carrera el 9 de Julio de 1993 en el uniforme de Pittsburgh donde todo su historial comenzó en las mayores. Su carrera de 19 temporadas culminó con marca de 177- 122 con 3.33 de efectividad en ocho franquicias jugadas. Sus 19 temporadas a un punto eran la mayor cantidad por un boricua en las mayores hoy superadas a este instante por las 21 participadas por Iván “Pudge” Rodríguez.

Honor a quien merece honor. John Candelaria continua siempre en la memoria de los que le vieron jugar en Puerto Rico como baloncestista y ser uno de los mejores lanzadores en la historia en las Grandes Ligas. Nunca se olvide y eso el tiempo nos lo dirá.